_
_
_
_
_

Coches eléctricos ‘made in’ China y a precio de derribo: MG dispara ventas en España

El fabricante de origen británico y capital chino crece en cuota a lomos del MG 4, un eléctrico de menos de 21.000 euros

Un vehículo MG 4 expuesto en el Salón del Automóvil de Bruselas celebrado en enero de 2023.
Un vehículo MG 4 expuesto en el Salón del Automóvil de Bruselas celebrado en enero de 2023.Sjoerd van der Wal (Getty Images)

El sector del automóvil europeo lleva un tiempo advirtiendo de la llegada en masa de nuevos competidores, sobre todo chinos, a los mercados del Viejo Continente. En España han aterrizado ya marcas con capital de ese país como Polestar, Aiways o Lynk & Co, pero MG es la que más rápido está creciendo en ventas. Esta compañía de origen británico (comprada por la china SAIC Motor en 2007), fundada en 1924 y reintroducida en el mercado español en 2021, ya tiene una cuota de mercado del 1,28%, con 1.769 unidades vendidas entre enero y febrero, según los datos facilitados por los fabricantes (Anfac), los concesionarios (Faconauto) y los vendedores (Ganvam).

El objetivo de esta marca es llegar a un volumen de entre 22.000 y 23.000 matriculaciones en España este año, lo que le dejaría una cuota de aproximadamente de entre el 2% y el 2,5% si se cumplen las estimaciones de los fabricantes, que tienen como objetivo superar las 900.000 unidades entregadas este año. La compañía está basando su éxito en una oferta de modelos con varias tecnologías a precios muy asequibles. Al contrario que otras marcas que han desembarcado recientemente en España que solo venden eléctricos, MG apuesta por modelos de combustión, híbridos enchufables o eléctricos y no descarta ampliar su gama de tecnologías en un futuro.

En su oferta de eléctricos, la compañía lanzó en septiembre el MG 4, un vehículo llamado a ser un éxito de la marca, que cuenta con una autonomía de hasta 450 kilómetros por un precio inferior a los 21.000 euros si se incluyen las ayudas del Plan Moves III. Con poco tiempo en el mercado, en febrero consiguió posicionarse como el tercer vehículo eléctrico más vendido de España, con 253 adquisiciones, solo por detrás del Tesla Model Y (591 matriculaciones) y del Fiat 500 eléctrico, del que se entregaron 316 coches.

El MG 4 no es el único vehículo que la compañía ofrece a un precio muy competitivo: su MG ZS de gasolina se puede conseguir desde 13.990 euros en su versión básica. Una de las claves para estos bajos precios, indica la compañía, es su escasa variedad de equipamientos y paleta de colores, lo que facilita fabricar en un gran volumen ahorrando costes. Además, todo lo que se vende en Europa se ensambla en Shanghái, China, un país con menos costes laborales, aunque el diseño del producto comercializado en Europa se decide en el centro de diseño que la firma tiene en el Reino Unido. Otro chino, el gigante CATL, es el que provee de baterías a sus vehículos eléctricos.

Un éxito inesperado

“Nos ha sorprendido el éxito que estamos teniendo en España”, indica a CincoDías José Antonio Galve, jefe de producto y relaciones públicas de la marca en nuestro país. Galve explica que está siendo tal el éxito de la firma en el mercado español, que este es ya el segundo más importante en Europa, solo por detrás del Reino Unido. Actualmente, la compañía solo fabrica en Asia, pero si continúa creciendo en cuota de mercado no descarta producir en un futuro en Europa, tal y como están barajando otros fabricantes chinos como Chery, que estudia la posibilidad de implantar una fábrica en Cataluña.

En cuanto a su modelo de venta en España, MG apuesta por un modelo tradicional de distribución (al contrario que otras compañías que han aterrizado recientemente en este mercado, como Polestar, que vende exclusivamente por el canal online), mediante acuerdos con grandes concesionarios multimarca como el grupo Marcos, Quadis y Cars.

Competencia para fabricantes europeos

Manu Granda

Barreras de entrada. En el Salón del Automóvil de París, el CEO de Stellantis (el mayor productor de coches en España en 2022), Carlos Tavares, aseguró que habría que poner trabas a la llegada de fabricantes chinos. “No hay ninguna razón por la que se lo pongamos más fácil en Europa al fabricante chino que a lo que nos enfrentamos nosotros cuando entramos en su mercado. Todos sabemos que esto no es simétrico”, dijo Tavares. El presidente de Volkswagen Group España Distribución, Francisco Pérez Botello, señaló la semana pasada que VW no es partidario de poner trabas, pero sí de pedir una igualdad de trato a todos los fabricantes. “Cualquiera que esté en Europa debería de cumplir con una serie de normas, no solo donde vende sino también donde fabrica su producto. Si no, se desindustrializa Europa”, explicó.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Sobre la firma

Manu Granda
Cubre la industria del automóvil en Cinco Días, periódico en el que también escribió en la sección de laboral. Como 'freelance', cubrió la temporada de incendios del verano 2019-2020 en Australia para EL PAÍS. Es graduado en periodismo por la Universidad Rey Juan Carlos y cursó el Máster de periodismo de EL PAÍS.

Archivado En

_
_