_
_
_
_

Vía Célere estudia traspasar a Greystar su vivienda en alquiler en una sociedad conjunta

Las 2.400 casas, en construcción, están valoradas en 400 millones. La promotora baraja quedarse como socio minoritario

Promoción de Vía Célere en Vilanova i la Geltrú (Barcelona).
Promoción de Vía Célere en Vilanova i la Geltrú (Barcelona).
Alfonso Simón Ruiz

La promotora Vía Célere está dispuesta a buscar una original fórmula para dar salida a su gran cartera de vivienda en alquiler, que actualmente está en construcción. La compañía, controlada por el fondo estadounidense Värde Partners, negocia desde hace meses con Greystar la venta de este parque por alrededor de 400 millones de euros. Ahora se plantea ser socio minoritario de una sociedad conjunta con Greystar que aúne todos estos activos y en el que la promotora se convierta en socio minoritario.

Esta fórmula permitiría a Vía Célere, una de las grandes inmobiliarias del país, garantizarse en un futuro ser el socio promotor de viviendas adicionales para Greystar, según explican fuentes del sector inmobiliario conocedoras de las negociaciones. La intención de las partes es cerrar la operación en el primer trimestre.

El fondo Värde lleva meses intentando salir del accionariado de la promotora Vía Célere, que compró en 2017 y al que añadió el negocio de la inmobiliaria Dospuntos. Una fórmula que ha encontrado para recoger ganancias ha sido trocear la compañía. Por eso, puso en el mercado la cartera de vivienda en alquiler que está construyendo, para lo que el pasado año pidió el asesoramiento de Credit Suisse, tal y como adelantó Cinco Días.

De ese proceso de venta surgió el interés de Greystar, un fondo de Carolina del Sur (EE UU) especializado en inmobiliario y que en los últimos meses ha apostado por la vivienda en alquiler en España.

La fórmula que sondean las dos compañías es crear una spin-off de Vía Célere que se dedique al alquiler de vivienda. Greystar se convertiría en el principal accionista para quedarse con esa cartera valorada en alrededor de 400 millones, y la promotora madrileña sería el socio minoritario (aunque relevante) y se encargaría de la construcción de futuros proyectos residenciales. La promotora, que tiene a José Ignacio Morales como consejero delegado, informó el pasado año que dispone de una de las mayores carteras de build to rent (construir para alquilar, en inglés en la jerga del sector), con 2.431 viviendas. Eso supone destinar más del 10% del banco de suelo actual de la compañía al negocio de arrendamiento. Estas casas están repartidas principalmente entre Madrid, Valencia, Sevilla, Málaga y Bizkaia.

Greystar es uno de los nuevos actores que están posicionándose con fuerza en vivienda en alquiler, un producto con alta demanda en las grandes ciudades por las dificultades para el acceso a las hipotecas por parte de las familias.

Recientemente, Greystar desveló su interés en el arrendamiento con la presentación de la plataforma Be Casa, con el objetivo de lanzar 2.500 casas al mercado. En este caso, se trata de residencial con diversos servicios comunes, una tendencia conocida en el sector como coliving.

El pasado año, junto a sus socios Axa y CBRE IM, vendió por 900 millones la mayor compañía de residencias de estudiantes, Resa, al fondo PGGM.

Diversos grandes fondos internacionales como el caso de Greystar (que gestiona más de 230.000 millones de activos en todo el mundo) están entrando en el alquiler en España. Ya existen algunas alianzas entre este tipo de firmas y promotoras que están lanzando iniciativas de tamaño relevante. Es el caso del fondo Nuveen con la promotora Kronos (para construir 5.000 viviendas); el del francés Primonial con Grupo Lar (igualmente 5.000 viviendas), y el del fondo soberano de Singapur GIC con Azora (8.000 unidades).

20% menos en promoción

La construcción de vivienda en alquiler (traspasando edificios completos a fondos) es un negocio adicional para las promotoras y diferente de su actividad tradicional de venta de piso por piso.

Este negocio llega en un momento en el que el tradicional parece estar echando el freno por el alza de los tipos de interés. De hecho, desde el sector promotor se considera que la coyuntura macroeconómica adversa puede bajar el número de viviendas vendidas en 2023. Así lo aseguró ayer Carolina Roca, presidenta de la patronal madrileña de los promotores Asprima, quien indicó que después del récord de compraventas del pasado año es probable que se contraiga en un 20%, según señaló en el encuentro inmobiliario organizado en Madrid por IESE en colaboración con Savills y Tinsa.

Roca se mostró convencida de que los promotores tienen “capacidad y cintura” para sortear el actual ciclo. En general, las empresas del sector consideran que debido a la carencia de oferta de obra nueva, los precios seguirán subiendo y compensarán en ingresos.

Precisamente, el director gerente para el sur de Europa de Greystar, Juan Manuel Acosta, presente en el acto de IESE, recalcó también que el de hoy “no es el mejor contexto para la vivienda asequible desde el punto de vista del capital”, aunque destacó Madrid como un buen mercado.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Alfonso Simón Ruiz
Graduado en Economía y máster de Periodismo UAM / EL País. En Cinco Días desde 2007. Redactor especializado en información empresarial, especialmente sobre el mercado inmobiliario, operaciones urbanísticas y, también, sobre la industria farmacéutica y compañías sanitarias.

Archivado En

_
_