_
_
_
_
_

El comprador, ¿comprado? El mercado cree que una oferta sobre Cellnex tiene sentido

La caída en Bolsa del 39% que las acciones de la cotizada española registraron en 2022 han puesto al valor a tiro de compra

Cellnex
Fernando Belinchón

Los rumores de una posible opa por parte de American Tower y el fondo Brookfield sobre Cellnex han disparado las acciones de la cotizada española un 9,84% en la sesión de este viernes hasta los 36,5 euros por título. Aunque la posibilidad de este matrimonio entre la mayor compañía de infraestructuras de telecomunicaciones del mundo y el número uno del sector en Europa no se haya confirmado, los inversores y los analistas consideran que una oferta sería un movimiento corporativo con sentido. La operación podría oscilar entre 45.000 y 50.000 millones de euros, teniendo en cuenta la deuda de Cellnex y la capitalización bursátil. La compañía que creció en el pasado a base de compras, ahora, tras comprometerse a un giro estratégico que apostará por el crecimiento orgánico, podría ser comprada. No obstante, tal y como advierten diferentes expertos, de sonar las campanas de boda, quedaría un largo camino hasta el altar.

Lo primero que destacan los diversos analistas consultados por este periódico es que, efectivamente, todavía no hay ninguna confirmación ni desmentido oficial de este supuesto interés de American Tower y Brookfield por Cellnex. La noticia, que adelantó Ok Diario, aseguraba que Cellnex había acudido a Goldman Sachs en busca de asesoramiento. Según han comentado a este periódico fuentes del mercado que contactaron directamente con Cellnex y que prefieren mantenerse en el anonimato, la compañía les desmintió esa afirmación. 

Pese a las dudas y la falta de oficialidad de este interés, los diversos analistas consultados señalan de forma unánime que esta opa tendría mucha lógica. "La operación tendría todo el sentido del mundo para American Tower. La estadounidense tiene una muy escasa presencia en Europa, que yo recuerde, solo tienen presencia en una serie de activos en España, Alemania y Francia. American es la compañía líder en esta industria a nivel mundial. No entrarían en Europa para quedarse con las migajas. Si entran en Europa es para ser el líder del mercado. Cellnex les permitiría adquirir de la noche a la mañana esa condición", reflexiona José Ramón Ocina, analista de Mirabaud Corporate Finances.

Por su parte, Juan Peña, analista de GVC Gaesco, añade que esto confirmaría aún más el liderazgo de American Tower a nivel mundial, mientras que Ángel Llamazares, analista en Renta 4, coincide con lo que señalaba Ocina y apunta que, si se quiere crecer en Europa, esta sería sin duda la mejor manera de hacerlo para la estadounidense. Aunque los dos primeros expertos mencionados creen que la operación puede ser perfectamente real, Llamazares no se la termina de creer, ya que tiene una serie de impedimentos en contra. 

Competencia y escudos

Una operación de esta magnitud necesita de la bendición de las autoridades. Por el lado de la competencia, los expertos no creen que hubiera mayores problemas, ello pese a la concentración que supondría en algunos mercados, que en el caso español, alcanzaría el 55%. "A nivel estratégico Cellnex es muy complementaria para American Tower. En Europa tienen poca presencia, tienen en Alemania, España y Francia. En Alemania Cellnex no está, en España y Francia sí, pero vemos que la cartera de torres es bastante complementaria. Teniendo esto en cuenta, en el ámbito de competencia, no creo que haya mucho impedimento, como mucho, podrían tener algún problema en Francia. En ese caso, no creo que les supusiera un impedimento mayor. Si tienen que vender 1.000 torres, sería algo de poca importancia en comparación con el tamaño que tendrían", resume LLamazares.

Si bien por parte de competencia no se esperarían a priori impedimentos insalvables, sí quedan más dudas entorno al escudo antiopas que España tiene desde 2020. El pasado mes de diciembre el Gobierno decidió prorrogar esta medida creada con la idea de evitar que los inversores extranjeros se aprovecharan de las bajas valoraciones en Bolsa por la pandemia para comprar sectores estratégicos. Otros países crearon mecanismos similares. Al seguir este escudo activo y tratarse de una compra de acciones que implicaría a más del 10% del capital, el Gobierno español tendría que dar su bendición.  

Deuda

Tanto American Tower como Cellnex son compañías bastante endeudadas. "Desde el punto de vista del hipotético precio, el momento es idóneo porque Cellnex está en unos de los momentos de cotización más bajos de los últimos años (en 2022 sus acciones bajaron un 39%). Lo que sí vemos haciendo números es que la situación financiera de American Tower tampoco es la mejor ahora mismo. En sus últimos resultados reportó un ratio de deuda-ebitda de 5,5 veces y, evidentemente, cualquier tipo de operación corporativa que acometa repercutiría en este ratio. Estamos calculando que puede situarse en siete veces, lo cual, por mucha compañía de infraestucturas que sea, no es lo más recomendable", sostiene Peña.

"Estamos pensando qué opciones podría tener American Tower para pujar con este endeudamiento, y entre ellas, podría estar el intercambio de acciones. Lo que no queda tan claro es si los principales accionistas de Cellnex, por ejemplo el Grupo Edizione, estaría de acuerdo en recibir acciones", agrega el experto de Gaesco.

Estrategia

Llamazares indica que en la última presentación de resultados, American Tower, al igual que Cellnex, se comprometió a dar un giro de estrategia y cambiar el crecimiento inorgánico por el orgánico. 

"Si American Tower dijo que iba a abandonar la estrategia de compras, al igual que hizo Cellnex, que unos meses después cambien de criterio con la compra de una empresa de esta magnitud no sé si tiene mucho sentido", comenta Llamazares.

Incluso en el caso de confirmarse este interés, ello no implicaría que la compra de Cellnex llegara a buen puerto. "Lo único que Cellnex puede decidir es si acepta o no la oferta. Esto está sujeto a muchas cosas. Primero no sabemos al 100% si hay interés. Tampoco se conoce el precio que van a ofrecer. Si ofrecen un precio de risa, entonces, obviamente, los accionistas no van a vender", aprecia Ocina.

De producirse, a Juan Peña de Gaesco le cuesta ver un precio por debajo de 50 euros por acción. "One Touch o American Tower están cotizando en torno a 20 veces ebitda y Cellnex lo hace a entre 13 y 14. Hemos calculado que una opa a 45 euros por acción situaría el ratio en 17,5 veces. Incluso en 50 euros por acción, todavía estaría por debajo del ratio de American Tower o One Touch", concluye.  

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Fernando Belinchón
Madrid. 1994. Máster en periodismo económico por la Universidad Rey Juan Carlos. Redactor de la Mesa Web de CincoDías. En el periódico desde 2016.

Más información

Archivado En

_
_