Windows 7 muere definitivamente, pero lo hace con una gran noticia final
Microsoft

Windows 7 muere definitivamente, pero lo hace con una gran noticia final

Hay una nueva funcionalidad en el sistema operativo de Microsoft

Desde hace un tiempo Windows 7 era un sistema operativo desahuciado. Este desarrollo que tan buenos resultados le ha dado a la compañía de Redmond dejaba de recibir nuevas funcionalidades -y solamente llegaban nuevos parches de seguridad para aquellos que tenían el soporte extendido-. Pues bien, hoy estos últimos también se quedan sin el paraguas de la compañía norteamericana. Pero, curiosamente, se ha conocido una sorpresa inesperada.

Esta tiene que ver con una nueva función que muchos pidieron cuando Windows 7 estaba todavía vivo, pero que nunca llegó -y esto fue considerado casi como frustrante para algunos-. Hablamos de la inclusión en el software de Microsoft de la herramienta Secure Boot para UEFI. Toda una sorpresa y que permite estar mucho más tranquilo a la hora de trabajar con el sistema operativo. Lo cierto, es que los caminos de la tecnología en muchos casos son casi inescrutables. Sea como fuere, ahora esta opción es parte del desarrollo.

Una sorpresa que llegó hace unas semanas a Windows 7

Según los datos que ha mostrado la fuente de la información, queda muy claro que la función que antes mencionamos es ahora aparte del sistema operativo. Y, por lo tanto, se puede utilizar de forma habitual dentro de los trabajos de la compañía. Y esto es así desde que hace unas semanas se lanzó una actualización (la KB5017361) donde se incluía esta mejora de la que no se dijo absolutamente nada. Curioso este movimiento, la verdad, especialmente si se tiene en cuenta que desde ahora si el funcionamiento no es bueno, no existirá arreglo alguno.

Uso de UEFI en un ordenador con Windows 7
Neowin

Lo que se gana con la llegada de Secure Boot para UEFI es que, si se activa en Windows, no es posible ejecutar nada que no tenga la correspondiente firma o certificado, por lo que se evitan problemas por el uso de aplicaciones de terceros que son de dudosa fiabilidad. Un salto cualitativo importante, que no puede ser más extraño que llegue ahora que el soporte para el sistema operativo del que hablamos toca a su fin.

Fin de una era

Esto es lo que significa que ya no exista soporte para Windows 7 (ni para la versión 8.1). El desarrollo del que hablamos fue un salto cualitativo muy importante para Microsoft, y supuso la piedra en la que se han basado las versiones que existen actualmente. Por lo tanto, fue el comienzo del buen hacer de la firma de Redmond y, por ello, no son pocos los que le tienen un cariño especial. Ahora, se desentiende de este producto -el paso del tiempo no perdona-, y aquellos que deseen seguir utilizando el software ya saben lo que hay… y que únicamente podrán recurrir a mejoras de terceros que, eso sí, se desconoce si tienen la fiabilidad adecuada.

Normas
Entra en El País para participar