Carlos Fina: “El futuro de la atención está en tratar más a los pacientes en el domicilio”

El máximo responsable de la compañía cree que este servicio se puede implantar en neurología y oncología, además de respiratorio, toda vez que la regulación lo permita

Carlos Fina, director general de Esteve Teijin.
Carlos Fina, director general de Esteve Teijin.

En 2008, la farmacéutica catalana Esteve y la japonesa Teijin crearon una empresa conjunta para atender en el domicilio a pacientes con enfermedades respiratorias graves, como EPOC, y menos graves, como apnea del sueño.

Hoy, 14 años después, la compañía supera los 30 millones de euros de facturación, cuenta con más de 30 centros en cinco comunidades, casi 300 empleados y atiende a más de 100.000 pacientes. Un negocio pequeño –menos de 10 empresas– pero en alza, que mueve en España unos 300-400 millones de euros y da servicio a 1,2 millones de enfermos, destaca por teléfono desde Barcelona su director general, Carlos Fina (Figueres, Girona, 1963), con más de 30 años de experiencia en el negocio farmacéutico, 10 de ellos en el área de cuidado domiciliario.

¿Por qué se crea esta empresa enfocada en asistencia domiciliaria?

Se funda en 2008 gracias al interés de Esteve, una empresa farmacéutica líder en España, y Teijin, una compañía desconocida en Europa pero muy conocida en Japón, dedicada al mundo respiratorio de las terapias domiciliarias desde hace décadas. Y crean una joint venture pura, 50-50, que no es muy habitual en el mercado, un proyecto innovador, empezando en España, pero con cierta voluntad de, en el futuro, ir hacia Europa para entrar en el mundo de las terapias domiciliarias con una visión más de healthcare [autocuidado].

¿Y por qué solo se centra en respiratorio?

Porque es la única área sanitaria en España que está regulada con una asistencia en el domicilio. Este tipo de servicio está estructurado por comunidades autónomas en función de concursos públicos.

¿Qué patologías atiende?

El 70% de las terapias es apnea del sueño, una enfermedad respiratoria creciente, en torno al 8% y el 10% anual, porque hay mucho infradiagnóstico. Es una patología con unos 20-30 años y que afecta a personas jóvenes, de 50 [años]. El 20% es EPOC y el 10%, pacientes que necesitan ventilación mecánica.

La apnea del sueño, que afecta a pacientes jóvenes, es la patología que más crece, en torno al 8% y el 10% anual

¿A qué otras terapias podría trasladarse este servicio asistencial de ampliarse la regulación?

El potencial del servicio domiciliario es enorme. Pienso en neurología y oncología, pero no está aún regulado así en España.

¿Este modelo es el futuro?

El futuro está en tratar más a los pacientes en el domicilio. Es una tendencia creciente. Hay una famosa frase, keep patients out the hospital, mantén a los pacientes fuera de los hospitales, porque están colapsados. Por tanto, tratarlos en el domicilio es una tendencia de futuro clarísima, que la vemos en el mundo respiratorio, pero que deberá en los próximos años o décadas desarrollarse en otras áreas y dotar de recursos. También por el envejecimiento.

¿En qué consiste esta asistencia?

Nosotros actuamos en nombre de los médicos. Cuidamos al paciente en el domicilio y también en los puntos de atención que tenemos cerca de los hospitales de referencia o dentro, porque algunos prefieren venir a nuestras instalaciones, como el de apnea del sueño. El personal que los asiste es de dos tipos: enfermera y fisioterapeuta, porque es nuestro ADN.

¿Cuántos centros tienen?

Más de 30 centros en toda España, que llamamos Creta (Centro Respiratorio de Esteve Teijin Asistencial), y una presencia muy importante en Cataluña. Con este servicio evitamos que colapse el hospital, el médico, porque actuamos en su nombre, con lo cual somos un agente de optimización del tiempo de los hospitales.

Estamos en una fase de consolidación en España, pero no descartamos dar el salto a otros mercados

¿Ha calculado la empresa el ahorro que supone para el sistema?

No tengo datos, pero sería interesante demostrar al sistema público de salud que es eficiente tenerlo en respiratorio y en otras áreas.

Ha resaltado su mayor presencia en Cataluña, ¿a qué se debe?

España tiene un sistema de salud muy complicado, que está totalmente descentralizado, con lo cual, cada comunidad autónoma organiza su concurso de lo que se llaman lotes. Hay comunidades que tienen uno y otras, dos, tres o diez; las empresas competimos y en el momento en que eres adjudicatario de un lote, durante un periodo de tiempo que suele ser de cuatro o cinco años, das servicio a todos los pacientes, actuales y futuros. En Navarra, por ejemplo, tenemos el 100%. Y en Cataluña acabamos de renovar el contrato: hemos ganado 6 lotes de 13, lo que representa más del 50% del mercado y refuerza nuestra presencia en una comunidad en la que prestamos servicio desde hace 14 años, y el año que viene alcanzaremos aquí alrededor de los 80.000 pacientes. Nuestra posición en Cataluña va a ser de liderazgo.

¿En qué otras están presentes y cuántos pacientes tienen en total?

En Aragón, Castilla León y Galicia. Y estamos ateniendo a más de 100.000 pacientes. Consideramos que a finales de 2023 deberemos estar cercanos a los 140.000-150.000. Tenemos dos objetivos en el futuro: renovar nuestra presencia en los concursos que tenemos y observar estratégicamente si hay algún otro en el que podemos también competir y ganar en el futuro.

¿Qué otros planes contemplan para crecer?

Estamos desarrollando una actividad de negocio nueva, de soporte a las multinacionales farmacéuticas para cuidar en el domicilio a los pacientes con patologías minoritarias respiratorias, convirtiéndose en nuestro cliente en vez de la Administración. Este programa se denomina Pharmate, lo lanzamos en 2020 y tiene 400-500 pacientes en activos.

Carlos Fina, previo a la entrevista, en la sede de la empresa en Castelldefels, Barcelona.
Carlos Fina, previo a la entrevista, en la sede de la empresa en Castelldefels, Barcelona.

¿Puede detallar este proyecto?

Tenemos dos iniciativas en marcha con AstraZeneca y Boehringer Ingelheim. Con la primera hemos implantado un patrocinio en una serie de hospitales de Cataluña y Galicia, y esperamos llevarlo a más hospitales, y con la segunda hemos establecido una alianza estratégica, que funciona desde hace tres años, para todos aquellos pacientes que sufran fibrosis pulmonar idiopática y que reciban una prescripción por parte del prescriptor. El servicio se ofrece siempre bajo la voluntad del prescriptor y del paciente.

¿Cuál es la previsión de facturación para este ejercicio?

La facturación va a superar este año por primera vez los 30 millones y en 2023 deberíamos estar en 34-35 millones.

¿Planean dar el salto al exterior?

No está previsto a corto plazo, pero no es algo que descartemos en el futuro; estamos en una fase de consolidación en España.

¿Cómo puede afectar a la empresa el enfriamiento económico actual o los problemas en la cadena de suministro?

Hay un reto de la Administración, que cada vez tiene recursos más limitados y cuando hacen un concurso nuevo, hay que pensar que los pacientes crecen y si crecen, hay que dotar presupuestariamente de más recursos para que en un concurso público la empresa que gane pueda dar un servicio de manera adecuada. Estos incrementos de presupuestos a nivel de las consejerías de salud cuestan mucho que se produzcan. Ese equilibrio entre recursos limitados y necesidades incrementadas en número de pacientes y de costes variables es un reto que preocupa en todo el sector. Otro importante es que, para atender a los pacientes en el domicilio, necesitamos comprar muchísimos dispositivos médicos, equipos sofisticados y cada vez más tecnológicos, que telemonitorizan al paciente y dan datos del paciente. Esta actividad también está sufriendo por la crisis mundial que hay de componentes y de materias primas. Muchos vienen de China, de Asia, y lógicamente, la pandemia y la crisis de componentes ha afectado. Ahora mismo hay una dificultad creciente porque los fabricantes tienen dificultades para proveerlos.

Normas
Entra en El País para participar