El D-Hub consigue su primer gran pedido con 1.500 furgonetas eléctricas para Bimbo

Se usarán para tareas de reparto en México

La compañía española QEV tiene acuerdos cerrados por más de 100 millones de euros

El consejero delegado de QEV Technologies, Joan Orús, junto a una furgoneta Zeroid.
El consejero delegado de QEV Technologies, Joan Orús, junto a una furgoneta Zeroid.

El D-Hub todavía no ha entrado en las instalaciones de la antigua Nissan en Barcelona, pero ya tiene asegurado su primer gran pedido. Según ha confirmado QEV Technologies a CincoDías, empresa que lidera el proyecto del hub junto a BTech, el grupo Bimbo ha encargado 1.500 furgonetas eléctricas Zeroid (marca que QEV presentó en marzo de este año), las cuales se destinarán a funciones de reparto en México y tendrán una potencia de 80 kWh.

Con este y otros acuerdos, QEV se ha asegurado un volumen de facturación de más de 100 millones de euros para el próximo año. Si bien la compañía todavía está a la espera de que se resuelva la licitación de los terrenos de la nipona (la mesa de reindustrialización está analizando toda la documentación y no se espera un anuncio oficial hasta mitad de diciembre), QEV ha comenzado ya a producir las furgonetas de este pedido en China, en colaboración con su socio EVDynamics. “Cuando se resuelva la licitación, la producción se realizará en Barcelona”, ha asegurado QEV a este periódico.

“QEV está esperando la resolución final de la licitación de los terrenos de Nissan para poder empezar a contratar y a trabajar lo antes posible en los terrenos de Zona Franca por el aumento de los encargos y la producción. La empresa tiene necesidad urgente de escalar la producción, y quiere hacerlo en Barcelona y con la antigua plantilla de Nissan”, ha indicado la compañía.

Avales para el Perte

QEV, junto a sus socios del D-Hub, presentó la semana pasada avales por valor de 48 millones de euros para así poder recibir las ayudas del Perte del coche eléctrico. Esa cifra se quedó muy por debajo del 90% de los 107,8 millones que se le habían asignado en el Perte y, por lo tanto, se redujo notablemente la cantidad de dinero que recibirá. Al D-Hub finalmente le corresponden 61,9 millones en subvenciones y 3,3 millones en préstamos, es decir, que recibirá 65,2 millones del Perte.

El hub tuvo problemas para conseguir avales, ya que había obtenido una garantía de 40 millones del ICF, el Intitut Català de Finances, pero el Ejecutivo lo rechazó por no ser una entidad dada de alta en el Banco de España. El Gobierno decidió entonces prorrogar hasta el pasado 28 de noviembre el plazo para la entrega de garantías y así dar más tiempo al D-Hub.

Ahora, con los avales de Andbank, CaixaBank, Avalis, Abanca y Banco Sabadell, esta unión de empresas podrá seguir adelante con su proyecto, aunque este tendrá que ser necesariamente más pequeño. En un principio, el D-Hub había dicho que invertiría 800 millones, cifra que después se redujo a 300 millones. Ahora, con el recorte de fondos del Perte habrá que ver en cuánto queda su inversión.

Una marca española de vehículos industriales

El espejo es Iveco. La marca Zeroid contará con cinco versiones que, dependiendo de la potencia y las prestaciones, oscilarán entre los 20.000 y los 120.000 euros. Joan Orús, consejero delegado de QEV, explicó en una entrevista con CincoDías en abril que el espejo en el que se mira QEV es Iveco. “Queremos tener una marca propia de vehículo industrial. Si hay un espejo en el que mirarse sería el de intentar competir con la marca Iveco. Nuestro sector, como Zeroid, no es el de los turismos eléctricos. Nuestro plan es hacer vehículos industriales”, había afirmado el directivo. Por su parte, BTech planea revivir la mítica marca española Ebro, que regresará con una pick-up.

Normas
Entra en El País para participar