El D-Hub y Goodman alcanzan un acuerdo para reindustrializar Nissan Barcelona

El consorcio de Zona Franca había ampliado el plazo hasta el próximo 31 de octubre para dar tiempo al 'hub' a cerrar su alianza con la empresa logística

El consejero delegado de QEV Technologies, Joan Orús.
El consejero delegado de QEV Technologies, Joan Orús.

El D-Hub, grupo de empresas liderado por QEV Technologies y BTech, ha alcanzado un acuerdo con la compañía australiana Goodman para presentarse de forma conjunta al concurso de licitación de los terrenos de Nissan en Zona Franca, según una información adelantada por La Tribuna de Automoción y confirmada por CincoDías.

De esta forma, el hub de electromovilidad que pretende reindustrializar Nissan da el último paso que necesitaba para terminar de cerrar su candidatura, algo que llevó al Consorcio de Zona Franca a retrasar hasta en tres ocasiones el fin del plazo para la presentación de candidaturas. Dicho plazo, tras su última prórroga, finaliza el próximo lunes 31 de octubre.

Con este acuerdo, Goodman utilizará una parte del terreno para actividades logísticas y el resto se lo alquilará al D-Hub para que desarrolle su actividad industrial. Entre los proyectos del hub están el lanzamiento de Zeroid, una nueva marca de vehículos comerciales eléctricos, y resucitar la mítica marca Ebro (esto es un proyecto de BTech). El hub tendrá que compartir parte de las instalaciones con el fabricante de motos eléctricas Silence, el cual queda fuera de este acuerdo porque ya está haciendo uso de su espacio en las instalaciones.

En su búsqueda de un socio logístico, además de Goodman, también habían sonado como candidatos en los últimos meses Prologis y Cilsa. Cabe destacar que el proyecto del D-Hub recibirá más de 107 millones de euros del Perte del coche eléctrico.

Hace dos semanas, la mesa de reindustrialización de Nissan (de la que forman parte el Gobierno central, la Generalitat, los sindicatos y la propia automovilística) habían acordado por unanimidad la prórroga del plazo para la presentación de proyectos. Distintas fuentes de la mesa consultadas por este periódico habían indicado que no podía haber nuevos atrasos.

“Por nuestra parte ya no se puede retrasar más, hay más de 1.200 trabajadores de Nissan que siguen a la espera de una solución”, había señalado un portavoz sindical a este periódico. Además del D-Hub, otras empresas han presentado sus propios proyectos para ocupar los terrenos de Nissan.

Si bien desde el Consorcio de Zona Franca no han confirmado nombres, uno de esos proyectos podría ser el ensamblaje de paquetes de baterías para Seat. La automovilística está buscando un socio que le ensamble dichos battery packs para sus futuros coches eléctricos. Fuentes conocedoras de los planes de la compañía indicaron a este periódico que una de las posibles localizaciones sería precisamente los terrenos de la antigua Nissan.

Normas
Entra en El País para participar