Antonio Fernández Vera: “Los planes de pensiones siguen siendo una necesidad”

“Que va a haber pensiones públicas está fuera de toda duda. Aquí la cuestión está en la cuantía”

Antonio Fernández Vera, presidente de Renta 4 Pensiones.
Antonio Fernández Vera, presidente de Renta 4 Pensiones.

Con casi 40 años de experiencia en finanzas y tras pasar por las direcciones de otras grandes entidades de seguros y pensiones, Antonio Fernández Vera preside actualmente Renta 4 Pensiones y Renta 4 Gestora, además de formar parte de la junta directiva de la agrupación de planes y fondos de pensiones de la patronal Inverco.

Tras los cambios en los planes de pensiones individuales, ¿sigue siendo el mejor instrumento para ahorrar para la jubilación?

Sí, los planes siguen siendo una necesidad para complementar las pensiones públicas. Pero como se han limitado muchísimo las aportaciones, alguien que quiera complementar con más de 1.500 euros [anuales] no va a tener capacidad para alcanzar un patrimonio suficiente, por lo tanto, va a tener que utilizar otros instrumentos.

¿Sus clientes aportaban más de 1.500 euros anualmente?

Hicimos un análisis y vimos que había muchos clientes que destinaban más de 2.000 euros al año a planes. Eso significó para nosotros una disminución en las entradas de algo más del 40% el año pasado, en línea con la media del sector. Y este ejercicio, que se ha pasado de 2.000 a 1.500 euros, también va a tener repercusión. De hecho, a falta de las aportaciones de los dos últimos meses –en los que se concentra el grueso de las aportaciones–, ya había disminuido un 12%.

Por el recorte en las aportaciones, las entradas a nuestros planes cayeron en 2021 el 40% y este año ya llevan un 12%

¿No podría ser también por la falta de rentabilidad de los planes?

Nosotros manejamos el concepto de largo plazo. Les recordamos a los partícipes que tras jubilarse le pueden quedar 20 o 25 años más de vida. Por tanto, no tienen por qué pasarse necesariamente a renta fija de corto plazo cuando se acerca el momento del retiro, renunciando así a una buena parte de la rentabilidad que se produce en la renta variable, porque en el largo plazo el rendimiento de esta es muy superior al de renta fija. Asimismo, hay que saber que hay ciclos económicos en los que las rentabilidades son negativas, pero se compensa con otros periodos en los que los retornos son positivos.

¿Qué perfil de riesgo tienen sus ahorradores?

Está variando. Era, como en la media en las entidades, bastante conservador, pero ha ido evolucionando. La parte conservadora de siempre se ha trasladado a moderada, y la parte moderada se ha ido moviendo a dinámica, que es donde prevalecen los activos de renta variable. ¿Es un cambio estructural?, ¿realmente se está produciendo un paso de ahorrador a inversor?, o ¿está motivado por la coyuntura? En cuanto se controle la inflación, los tipos de interés volverán a bajar y, lógicamente, las rentabilidades de la renta fija también descenderán. Y, por lo tanto, de nuevo se va a tener que tomar más riesgo si se quiere alcanzar determinado rendimiento.

En los planes de empleo de promoción pública hay muchas incógnitas. No salen los números para una comisión del 0,30%

Entonces, ¿no han vuelto las oportunidades en renta fija?

Actualmente sí existen porque sabemos cuál es la evolución de los tipos de interés. ¿Cuánto se van a mantener? Esa es la duda. Por lo tanto, ¿cuál es el plazo adecuado para tener renta fija? Esa es la otra incógnita. Pensamos que hasta el 2024 los tipos de interés se mantendrán. A partir de esa fecha..., pues depende mucho también de qué vaya a ocurrir con la inflación y con cuestiones geopolíticas.

¿Qué esperan de los planes de empleo de promoción pública?

Son una buena idea, pero en cuanto a su materialización no difieren mucho de lo que ya existe en planes de empleo. La incógnita está en cómo se van a desarrollar. Por ejemplo, ¿cuál va a ser realmente el papel de las comisiones de control? Si realmente van a encorsetar las decisiones de inversión que puedan tomar las gestoras, eso redundará, por decirlo llanamente, en colocar renta fija española.

Los planes colectivos se están moviendo fundamentalmente en pymes para hacer aportaciones máximas a los directivos y mínimas para el resto de empleados

También aparece en la normativa que se aplicará una comisión de gestión menor del 0,30%.

Si de ahí tiene que salir la remuneración a todas las acciones comerciales, gestionar las inversiones y toda la administración de partícipes y prestaciones... Si hiciéramos la cuenta de resultados, estoy completamente seguro que sale negativa. En el Reino Unido, donde existen los planes de pensiones de empleo cuasi obligatorios, la comisión máxima es del 0,75 y el patrimonio supone el 150% del PIB. En España solo el 4% en empleo. De todas maneras, aquí lo importante no es cuántas personas va a haber en el sistema de empleo, sino cuánto dinero va a haber para esas personas. Si al final lo que voy a tener acumulado cuando me jubile son 30.000 euros, difícilmente servirá para complementar bien las pensiones. ¿Qué estamos viendo nosotros? Que los planes de empleo se están moviendo fundamentalmente en pymes para hacer aportaciones máximas a los directivos. Es decir, no son planes de previsión en el sentido estricto, porque para el resto de empleados las aportaciones que realizan son muy pequeñas.

¿Cómo ve la supervivencia del sistema público de pensiones?

Que va a haber pensiones públicas está fuera de toda duda. Aquí la cuestión está de nuevo en la cuantía. Hay un déficit que ya no es coyuntural y se prolongará por lo menos hasta que vaya falleciendo el baby boom. Lo que se tienen que hacer son modificaciones estructurales en el sistema de financiación de las pensiones públicas.

Antonio Fernández Vera: “Los planes de pensiones siguen siendo una necesidad”

¿Cree que ha mejorado la educación financiera de los españoles?

Va cambiando la cultura, pero muchas veces nos asesoramos en entidades financieras que trabajan por campañas y quizás se esté orientando a los clientes hacia productos que pueden no ser los más adecuados para ellos. Es fundamental entender bien en qué se está invirtiendo para tomar buenas decisiones. Ojalá, poco a poco, vaya calando esto en los clientes y en los hogares y que sean capaces de tomar decisiones con todo conocimiento.

¿Qué puede aportar una gestora independiente respecto a las grandes entidades financieras?

Somos más ágiles. No existen unas directrices que encorseten a los gestores. Y quizás lo que nos caracteriza es que tampoco estamos encorsetados por un estilo de inversión: cogemos las mejores ideas del value [valor], ­growth [crecimiento] y quality [calidad] y tomamos las decisiones de inversión siempre tratando de optimizar el binomio de rentabilidad y riesgo.

Normas
Entra en El País para participar