Las pymes suspenden en estrategia para cumplir con los ODS

Sólo un 34% de las compañías españolas alinean su forma de actuar con la Agenda 2030

Las firmas con más de 250 empleados son las que cuentan con áreas dedicadas a la sostenibilidad

Las pymes suspenden en estrategia para cumplir con los ODS

Aunque ya se ha superado el debate sobre la existencia o no del cambio climático, las empresas españolas aún están iniciando sus estrategias para luchar contra este fenómeno, según afirmó Carles Agustí, coautor del Barómetro ODS 2022, impulsado por Esade en colaboración con la consultora tecnológica Seidor y United Vars, alianza de proveedores de soluciones SAP. De hecho, dicho estudio señala que solo un 34% de las empresas españolas alinea su estrategia empresarial con el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas.

Se da la circunstancia, además, de que casi la mitad, en concreto el 49%, de las compañías no han incorporado los ODS en su estrategia y no tienen entre sus previsiones hacerlo. En este punto, hay una gran diferencia dependiendo del tamaño de las empresas. Entre las grandes, aquellas que tienen más de 250 empleados, solo un 9% no tiene dicha estrategia, frente al 54% de las firmas con menos de 50 trabajadores.

Las diferencias entre grandes empresas y pymes en lo referente a la sostenibilidad se repiten en diversos puntos tratados en el barómetro. Uno de ellos es el conocimiento de lo que es la Agenda 2030. El 80% de las que tienen más de 250 empleados son conocedoras, porcentaje que baja al 25% entre las que tienen menos de 250 trabajadores. Del mismo modo, mientras el 60% de las grandes tiene un departamento específico de sostenibilidad consolidado, esta área es casi inexistente en las pymes. Otro de los puntos estudiados es si en las empresas existen métricas de seguimiento en el cumplimiento de los ODS. Solo un 6% de las pequeñas y medianas los tienen ya definidos, frente al 33% de las grandes. En lo que coinciden las empresas, independientemente de su tamaño, es que solo el 10% de las consultadas dispone de algún certificado que confirme su contribución a los ODS.

El barómetro, realizado a partir de 300 entrevistas, también ha sondeado los motivos por los que las empresas han comenzado a trabajar para cumplir con la Agenda 2030. Los dos principales son el ahorre de costes y los beneficios para la reputación de la marca. Del mismo modo, preguntados por las razones por las que la compañía no cumple con los ODS, la respuesta más repetida es que es una tarea que debe recaer en los gobiernos y las instituciones internacionales.

Teniendo en cuenta los datos recabados, una de las principales conclusiones del barómetro es que es “imprescindible involucrar al conjunto de pymes en la consecución” de los ODS, ya que representan casi la totalidad del tejido empresarial de España. A este respecto, en el apartado de recomendaciones del estudio se pone especial énfasis en que “la adopción e implementación de los ODS en las empresas, lejos de ser una carga o un gasto, son una inversión”. Y para reforzar la idea, en el barómetro se señalan beneficios como la mejora de la marca, de la reputación, así como del valor añadido que hace que aumente la competitividad y la atracción de talento.

Entre las mejoras que pueden hacer las compañías, una de los más relevantes es que las empresas deben tener un departamento dedicado a la sostenibilidad, o al menos una persona responsable, en el caso de las más pequeñas, y que el líder del área esté presente en el comité de dirección. “La sostenibilidad llega de manera transversal y no se pueden llevar a cabo si no alcanza la gobernanza”, sostuvo Agustí durante la presentación del barómetro.

El coautor del estudio, junto a Marta Carrió y Manel Gazo, quiso también destacar la importancia de que las compañías tengan un alineamiento real con los ODS. “Una cosa es hacer acciones con los ODS, como organizar jornadas, reciclar, reducir el consumo de papel. ¿Es positivo? Sí, pero eso no es alineamiento real con los ODS. Es una metodología que nos lleva a una identificación real de cuáles de las 179 metas afectan a la empresa. Y saldrá una cifra, que es diferente para cada una. Hasta que no se cumple, es decir se impacte, con ese número, no estaremos ante un alineamiento real”, amplió Agustí. Del mismo modo, alertó sobre el peligro de caer en lo que se conoce como greenwashing, intentar venderse como una empresa sostenible, pero no serlo.

 

Normas
Entra en El País para participar