La AEB celebra las ayudas a hipotecados, pero avisa: “Tiene costes relevantes para el sector”

La presidenta de la principal patronal bancaria asegura que aplicar las medidas de alivio pactadas con el Gobierno conllevará costes millonarios para los bancos

La presidenta de la AEB, Alejandra Kindelán.
La presidenta de la AEB, Alejandra Kindelán.

La Asociación Española de Banca (AEB) ha celebrado el acuerdo alcanzado la pasada semana con el Gobierno para ayudar hasta a un millón de familias a pagar las hipotecas ante la subida de las cuotas por el alza de tipos, pero ha avisado de los costes que implicará para la banca. En ese sentido, la presidenta de la principal patronal bancaria, Alejandra Kindelán, ha asegurado que las entidades afrontarán costes millonarios.

"Una vez llegados al consenso tan importante hemos conseguido un acuerdo equilibrado que tiene costes relevantes para el sector. Estamos asumiendo un incremento en las provisiones, hemos cancelado comisiones temporalmente y tiene costes operativos millonarios para poner en marcha los sistemas necesarios. Pero también es verdad que es un acuerdo preventivo que nos prepara para una situación que se puede presentar ante la subida de tipos de interés y la repreciación de las cuotas", ha expuesto Kindelán durante su participación en unas jornadas financieras organizadas por KPMG y Expansión.

En todo caso, ha destacado que el acuerdo entre Ejecutivo y sector bancario, en el que también ha participado el banco de España, ha logrado un punto de equilibrio para ayudar a las familias y no perjudicar a los bancos con la dotación de provisiones millonarias. "Han sido semanas de intensas negociaciones para llegar a un punto de acuerdo común con dos ejes fundamentales. El primero, el interés de ayudar a las familias en dificultades y el segundo, preservar nuestro mercado hipotecario que es la joya de la corona del sistema financiero español que da acceso a la vivienda a la mayoría de las personas", ha expresado.

El Consejo de Ministros aprobó este martes un paquete de medidas destinado a aliviar la carga hipotecaria a los colectivos vulnerables y las clases medias en riesgo de vulnerabilidad debido a la acelerada subida de tipos de interés por parte del Banco Central Europeo (BCE). En total, el Ejecutivo prevé que puedan verse beneficiadas hasta un millón de personas.

Los consejeros delegados de los principales bancos, que también han participado en el evento, avanzaron su intención de adherirse en los próximos días al acuerdo. De hecho, el primer ejecutivo de Sabadell, César González-Bueno, ha ido un paso más y ha asegurado que el banco ampliará las ayudas que prevé el Código de Buenas Prácticas. "Iremos más allá del Código y llegaremos a más gente. No hay que minimizar el impacto. Se ha producido una subida de tipos que no es muy alta, ha sido elevada y tendrá un impacto. Hay que tener una consideración importante de ayudar a los clientes para evitar el llegar a situaciones extremas porque el negocio del banco no ha sido nunca quedarse con viviendas”, ha apuntado.

En la misma línea, el consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar valoró que el Código de Buenas Prácticas “responde a un problema real que van a tener prestatarios y familias”. Así, Gortázar ha indicado que esta medida es “algo positivo” y por eso la entidad ya se ha adherido a dicho pacto. CaixaBank y Sabadell fueron los primeros bancos en anunciar que habían aprobado su suscripción al protocolo de medias de alivio.

Por su parte, el consejero delegado de BBVA, Onur Genç, ha destacado que el banco decidirá esta semana la previsible adhesión al acuerdo entre Gobierno y la banca para aliviar la carga hipotecaria. En todo caso, el banquero ha recordado que la amplia mayoría de las hipotecas adoptadas en los últimos cinco años son a tipo fijo, por lo que el problema de las exposiciones a los tipos de interés “es algo gestionable”.

El consejero delegado de Santander España, António Simões, también ha avanzado que el consejo de administración de la entidad dará el visto bueno a las medidas hipotecarias, aunque ha reconocido que conllevarán “un coste relevante e impacto significativo en provisiones”. No obstante, ha destacado que la prioridad del banco es “apoyar a los clientes, principalmente a los más vulnerables”.

Normas
Entra en El País para participar