Alimentación

Dcoop apunta a un 2023 "muy complicado" tras unas ventas récord de 1.200 millones en 2022

Estima en un 40% la caída que sufrirá en la producción en esta campaña

Dcoop apunta a un 2023 "muy complicado" tras unas ventas récord de 1.200 millones en 2022

Dcoop, el principal productor de aceites de oliva a nivel mundial, cerrará 2022 con unas ventas de 1.200 millones de euros, un nuevo récord para la cooperativa, tras una "buena campaña" productiva en el conjunto del sector, que alcanzó los 1,5 millones de toneladas, según ha explicado este jueves su presidente, Antonio Luque, en un encuentro con medios de comunicación.

Esa cifra supondrá una mejora del 17,5% respecto a los 1.021 millones facturados el año anterior. Sin embargo, tras el récord de 2022, Luque apunta a un 2023 "muy complicado", en el que la producción caerá en el entorno del 40%, según las primeras estimaciones, que afectará tanto a aceite de oliva como a aceituna de mesa, dada la sequía que afecta a todo el país. "El problema más grave que tenemos es el agua. El drama ya no es solo para este año, sino que si no llueve ahora, será peor: nos estamos jugando la próxima cosecha".

Ese escenario de oferta reducida casi a la mitad, unido a la inflación de costes que afecta a todos los eslabones de la cadena, hace pensar en una subida de los precios en los lineales del aceite de oliva. Sin embargo, el presidente de Dcoop no cree que tengan que ir a más respecto a los niveles actuales, de entre cuatro y cinco euros. "La distribución es consciente de la situación que hay, y que nos afecta a todos·, ha dicho Luque, que ha reconocido que el contexto actual "no lo hemos vivido nunca". Eso sí, este ha mostrado su preocupación por el hecho de que los operadores de la distribución quieran asegurarse el aprovisionamiento para todo el año, con los efectos que pueden derivarse en la demanda.

Aún con todo, no ve que el consumo de aceite de oliva se esté resintiendo teniendo en cuenta los incrementos en los precios. Con la actual evolución de la demanda, el presidente de Dcoop dice preferir "no subir los precios. No es el momento de hacer locuras. Con el consumo actual, prefiero mantenerlo porque, de lo contrario, se perderá más de lo que se ganará".

Luque tampoco ha descartado tener que acudir a la compra de aceite de otros países si la cosecha actual n oes suficiente para cubrir la demanda de sus clientes, sobre todo a nivel internacional y, en especial, en EE UU, su principal mercado exportador "Lo haremos si con ello protegemos a las familias de nuestras cooperativas", ha dicho.

El presidente de Dcoop también se ha referido a la mayor demanda de marcas blancas de alimentación. Enseñas que, desde hace tiempo, tienen un peso preponderante en España. "Dos de cada tres botellas que se venden son de marca blanca. En España perdimos esa batalla hace tiempo", ha dicho. Dcoop, además de tener sus marcas propias, también produce para algunos distribuidores.

Normas
Entra en El País para participar