Consumo responsable

El precio, principal aliciente en el mercado de segunda mano

La demanda de productos usados crece un 29% desde que los precios comenzaron a subir en mayo

El 84% de los consumidores cree que comprar objetos de segunda mano es clave para el consumo sostenible.
El 84% de los consumidores cree que comprar objetos de segunda mano es clave para el consumo sostenible. GETTY

Un 60% de los compradores que acuden al mercado de segunda mano lo hacen por el coste más bajo de los productos, según la última encuesta publicada por Milanuncios dentro de su iniciativa Cierra el círculo. “Los clientes se mueven principalmente por el precio. Entre mayo, cuando empezaron a subir los precios, y septiembre, se ha incrementado la demanda de productos de segunda mano un 29% de media. Cifra que sube hasta el 68% en la categoría moda y complementos", ha asegurado José Lezcano, director general del portal durante la presentación de los resultados. "Estamos en una situación de alta inflación, con una incertidumbre económica y el componente de la compra inteligente va ganando peso", ha añadido.

Desde el lado de los vendedores, un 39% afirma que el principal motivo por el que acuden a este tipo de páginas web es que quieren deshacerse de un objeto, pero no quieren tirarlo, mientras un 30% lo hace para recuperar parte del dinero que destinaron a su compra.

La subida de los precios, en concreto de la gasolina, también está detrás del aumento, en los últimos meses, de usuarios de Blablacar, como ha explicado Itziar García, directora de comunicación de la plataforma de coches compartidos, durante el acto, en el que se ha tratado cómo ayudan la economía colaborativa y el mercado de segunda mano a la sostenibilidad.

En el estudio de Milanuncios se recoge que el 84% de los consumidores cree que comprar objetos de segunda mano es clave para el consumo sostenible, y el 89% asegura que quiere ser menos contaminantes. Para llevar a la práctica este deseo, el 22,6% evita el desperdicio de comida, una tendencia al alza en los últimos meses. “Con la inflación se tira menos comida, se aprovecha más”, ha contado Lorena Díaz-Santos, directora de marketing de Too Good To Go, una aplicación para comprar a menor precio los alimentos que no se han consumido en los negocios. “Hay concienciación sobre lo importante que es la sostenibilidad, pero es necesario pasar más a la acción”, ha añadido Díaz-Santos.

 

Normas
Entra en El País para participar