Cushman & Wakefield prevé un nuevo repunte de la inversión hotelera en la UE

Augura que las compras pueden llegar a 18.000 millones en 2022. La fortaleza del dólar frente al euro atraerá capital procedente de EE UU.

John Hubbard, director de la división hotelera de Cushman & Wakefield en Europa, Oriente Medio y África.
John Hubbard, director de la división hotelera de Cushman & Wakefield en Europa, Oriente Medio y África.

El turismo ha sido una de las actividades más golpeadas por el Covid-19 en Europa ante la ausencia prolongada de viajeros. Pese a ello, la inversión en hoteles ha seguido creciendo a buen ritmo y ya ha superado los niveles previos a la crisis sanitaria del Covid. “Hay signos muy importantes de recuperación, con una buena perspectiva de negocio y una demanda creciente en Europa. Hemos tenido una primera mitad de año muy positiva, con volúmenes de inversión similares a 2019 y en el que España se ha situado como el segundo mayor receptor de fondos, tan solo por detrás de Reino Unido”, remarca John Hubbard, director de la división hotelera de la consultora inmobiliaria Cushman & Wakefield para Europa, Oriente Medio y África, en una entrevista con Cinco Días en la víspera de la jornada anual de la división de Hoteles, que se celebra en Madrid y que el propio Hubbard inaugura.

En el horizonte, una inflación desbocada que ha superado el 10% en la mayoría de países de la UE y una amenaza de recesión que, sin embargo, no considera que vaya a frenar el apetito por comprar y vender hoteles en Europa y en España. “Los inversores siguen apostando por el mercado hotelero. El capital riesgo no se ha ido durante toda la pandemia y eso se ha notado en que desde 2020 no se han producido los descuentos importantes que se preveían para las transacciones”, recalca Hubbard, que señala que la inversión media en algunos países es un 30% superior a los niveles precovid. “Barcelona o Madrid, los dos grandes destinos de España, están todavía por debajo porque la ocupación se desplomó con más fuerza”.

El directivo asegura que pese a que finalmente haya una recesión o una desaceleración económica en la UE, el impacto sobre la inversión hotelera será limitado. “En todo caso puede haber un menor crecimiento de precios o de ocupación del previsto inicialmente”. Las previsiones que maneja es que el volumen de transacciones pueda cerrar este año en 18.000 millones de euros, por encima de los 16.400 millones de 2021.

Otro factor que, según Hubbard, puede acelerar la entrada de capital extranjero en el mercado hotelero europeo es la fuerte depreciación del euro frente al dólar (llegó a tocar la paridad a principios de verano), lo que abaratará el precio de compra de aquellos inversores de fuera de la Unión Europea que opten por comprar. Preguntado por si los mayores flujos de capital procederán de EE UU o de Asia, el director de Hoteles de Cushman & Wakefield remarca que la recuperación apenas ha llegado a Asia, que tendrá que esperar varios meses, mientras que augura una fuerte entrada de fondos desde EE UU. “Hay mucho capital estadounidense mirando a Europa”, asegura.

Normas
Entra en El País para participar