La inflación amenaza el boom de la inversión hotelera

Una encuesta de Cushman & Wakefield a inversores la sitúa como la mayor preocupación

Albert Grau y Bruno Halle, socios de Cushman&Wakefield Hospitality en España.
Albert Grau y Bruno Halle, socios de Cushman&Wakefield Hospitality en España.

La inversión hotelera en España cerró el primer semestre con claros síntomas de reactivación. El volumen de fondos comprometidos en ese período ascendió a 1.700 millones, la mejor cifra desde 2017, según el último informe elaborado por la consultora CBRE. Una tendencia alcista que podría verse cortada de raíz ante el complejo escenario macroeconómico a la vuelta del verano.

Esa es la principal alerta que incluye la última encuesta internacional elaborada por Cushman & Wakefield a un grupo de 56 inversores europeos, formado por firmas de capital riesgo, fondos, socimis y family offices. De hecho, el alza de los costes de construcción irrumpe como la mayor preocupación entre los inversores, muy por encima de otras como la evolución del negocio, la falta de personal o las condiciones de financiación.

El impacto no se limita a los hoteles de nueva construcción, si no también a aquellos que están construidos y listos para ser reformados. Ese nuevo contexto recesivo llevará a los inversores a pedir descuentos para cerrar operaciones. Un 32% de los encuestados considera que serán necesarios ajustes entre el 5% y el 10% respecto al precio de 2019 para cerrar operaciones, mientras que otro 25% eleva esos porcentajes entre un 10% y un 15%. “Desde que arrancó la pandemia se esperaban grandes descuentos que no se produjeron finalmente. Ahora en un escenario con menos márgenes, mayor coste de inversión y subidas de tipos de interés, los inversores creen que es necesaria una bajada del precio del activo”, recalca Albert Grau, socio y codirector de Cushman&Wakefield Hospitality en España.

El estudio sitúa a Madrid y Barcelona como el cuarto y el quinto destino más atractivo para los inversores, por detrás de París, Londres y Amsterdam. “Eran mercados en los que hasta hace poco había pocas oportunidades. En Barcelona por la moratoria y en Madrid porque había precios muy altos”.

El regreso a los niveles precrisis de facturación y ocupación dependerá en gran medida de la tipología de establecimientos. “Los vacacionales volverán este verano, los situados en pequeñas ciudades lo harán la próxima primavera y los de grandes serán los últimos y no lo harán hasta julio de 2023”. En el caso de los vacacionales, un 39% de los encuestados apunta a que la recuperación ya se habría producido en la temporada alta de este año, mientras que otro 57% retrasa la consecusión de ese hito hasta 2023.

No será hasta esa última fecha cuando arranque la reactivación de los hoteles en pequeñas ciudades. Solo un 16% de los inversores cree que volveran este año a niveles precrisis. Ese porcentaje crece hasta el 41% para aquellos que retrasan la salida de la crisis para 2023 y llega al 36% para los que consideran que la recuperación total no llegará hasta 2024. El segmento más dañado es de las grandes ciudades, ya que en el conjunto de sus turistas, hay dos colectivos que han sido los más afectados por la pandemia: los viajes de eventos, convenciones y negocios y el turismo de largo radio desde Asia o América. Buena prueba de ello es que solo el 5% de los inversores cree que habrá recuperación este año, mientras que otro 39% lo aplaza a 2023. El mayor porcentaje de respuestas se concentra en 2024, con un 43% del total

Apartamentos y resorts, los activos más codiciados

La encuesta de Cushman & Wakefield también pregunta a los inversores sobre los activos con mayor y menor interés para cerrar operaciones. Entre los más atractivos resurgen los edificios de apartamentos, ya que el 72% de los encuestados los consideran más atractivos en relación a la época previa a la pandemia. Muy cerca aparacen los resorts vacacionales, con un 69% de las respuestas.

En el otro lado figuran destacados los edificios cercanos a los aeropuertos, que han perdido interés para el 80% de los encuestados. Ya a cierta distancia, con un 58% de las respuestas, aparecen los hoteles ligados a eventos, convenciones y negocios, dañados por el teletrabajo.

Normas
Entra en El País para participar