Referencia hipotecaria

El euríbor trepa por encima del 2% y golpea a los hipotecados

El índice a 12 meses se dispara 112 milésimas hasta el 2,015% en tasa diaria

La media provisional de septiembre se sitúa en el 1,910%

Euríbor Pulsar sobre el gráfico para ampliar

La determinación del BCE para frenar la inflación, que le llevó ayer a acometer la mayor subida de tipos de su historia, de 75 puntos básicos, ha tenido un impacto directo e inmediato en el euríbor a 12 meses. El índice con el que se calculan la mayoría de hipotecas en España -unas 4,1 millones que representan 400.000 millones de saldo vivo hipotecario- se ha disparado 112 milésimas hasta el 2,015% en tasa diaria. Supera así la barrera del 2%, niveles no vistos desde diciembre de 2011. La media provisional del mes de septiembre se sitúa ya en el 1,910% frente al 1,25% de agosto y al -0,492% de hace un año.

Esto supone un nuevo golpe para las economías domésticas, ya lastradas por la elevada inflación de más del 10%, que seguirán viendo cómo se encarecen las hipotecas. Si suben los tipos de interés o hay expectativas de que vayan a aumentar, sube el euríbor, y entonces también suben los préstamos ligados a este índice, que prácticamente no ha parado de escalar en lo que va de año, pasando del -0,5% al 2% actual.

El analista de IG Sergio Ávila explica que el aumento de los tipos influye negativamente en el poder adquisitivo de las familias hipotecadas, ya que las cuotas de estos créditos aumentan a medida que lo hace el euríbor, por lo que tienen que destinar una parte mayor de sus ingresos al pago de la hipoteca.

El tenedor de un préstamo de 150.000 euros a 25 años y un diferencial del 1% sobre el euríbor al que le toque revisión pagará 122 euros más al mes o casi 1.500 euros más al año. Si el capital pendiente es de 180.000 euros, la letra subirá 206 euros al mes o 2.474 euros anuales.

Las previsiones más recientes apuntan a que el euríbor rondará el 2,5% a finales de 2022. Algunos analistas no descartan que el euríbor alcance el 3%. Todo dependerá de cómo evolucione la economía europea y de si el BCE sube los tipos una o dos veces más este año. De seguir esta tendencia, Asufin ve posible que en 2023 se llegue un euríbor 12 meses del 3%, lo que se traduciría en una subida de las cuotas variables de 2.000 euros, tomando como referencia un préstamo 100.000 euros a 25 años.

Con las tasas rectoras ya en el 1,25%, los inversores han empezado a descontar la posibilidad de que el BCE lleve los tipos de interés al intervalo entre el 1,75 y el 2% de cara a finales de año. "Quedan dos reuniones de la autoridad monetaria en este 2022 y la cuantía de cada subida estará condicionada en gran parte por la evolución de la inflación, que se ha convertido en el principal indicador económico a seguir", apunta Joaquín Robles, analista de XTB.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) recomienda a los consumidores con hipotecas a tipo variable "la necesidad de contar con un margen de ahorro o de ingresos suficiente" para hacer frente a las subidas de cuota que siempre se producen a lo largo de la vida del préstamo, teniendo que cuenta que se trata de una operación a "plazos muy largos". "Ahora es el momento de utilizar ese ahorro para hacer frente a la subida de cuotas", subrayó.

Por su parte, desde la plataforma Hipoo señalan que hay tres mecanismos para protegerse: seguro para cubrir posibles subidas de tipos, pausa en el pago mensual de las cuotas y renegociación.

Cada vez más hipotecados intentan cambiarse a tipos fijos para evitar el impacto de las subidas de los tipos del BCE, al ser una opción que aporta certeza y estabilidad pero que en muchos casos cuesta dinero. n concreto, tanto si el cambio de condiciones se realiza con la misma entidad (novación) como si es con otra diferente (subrogación) el cliente tendrá que pagar una comisión, que varía en función de cada banco y que la actual ley hipotecaria limita al 0,15 % del importe del préstamo en sus tres primeros años de vida. Para una hipoteca de 150.000 euros, esto equivaldría a unos 225 euros como máximo. Por otro lado, algunas entidades señalan que desde hace "semanas" ciertos clientes se interesan de nuevo por los tipos variables y prefieren negociar con el banco una rebaja en el diferencial (el interés que se suma al euríbor para calcular la cuota)

El euríbor a 12 meses alcanzó su pico por encima del 5,3% en 2008 y después fue cayendo hasta deplomarse a tasas negativas del -0,5% por la política de tipos cero y estímulos monetarios del BCE. Empezó a subir el pasado febrero al admitir el BCE el problema de la inflación y el 12 de abril cotizó por primera vez desde 2016 en positivo.

Normas
Entra en El País para participar