La OCDE prevé que España registre una de las mayores caídas de los salarios reales este año en el mundo

El organismo considera que los trabajadores españoles perderán 4,5 puntos de poder adquisitivo, una caída solo superada por Grecia, donde esta devaluación será del 7%

Salarios OCDE Pulsar sobre el gráfico para ampliar

La oferta de empleo en los países de la OCDE ha marcado máximos históricos en los países de la OCDE tras la crisis del Covid-19, y esto ocurre a la vez que la escasez de mano de obra ha aumentado considerablemente en muchos sectores y países industrializados. Esta falta de mano de obra podría llevar a pensar que está ejerciendo una presión al alza sobre los salarios, pero no está siendo así porque la fuerte espiral inflacionista que afecta a la economía mundial --agravada en Europa por la guerra en Ucrania-- está deteriorando con fuerza los salarios reales.

En este escenario, la OCDE ha calculado que España estará entre los países que liderarán esta caída de las remuneraciones una vez descontada la inflación de entre las grandes economías industrializadas, con una pérdida de poder adquisitivo esperada para este año del 4,5%. Solo Grecia supera la devaluación salarial esperada para España, con un recorte del 7%, según el último informe sobre Perspectivas de los mercados laborales en los países de la OCDE en 2022 publicado hoy.

En su análisis sobre España este organismo precisa que "la fuerza del mercado laboral generó escasez de mano de obra en los sectores del turismo, la agricultura, la construcción y la tecnología. Esto contribuyó al aumento de los salarios nominales en 2021, pero en un contexto de aceleración de la inflación no fue suficiente para proteger el poder adquisitivo". De hecho, añaden, "el crecimiento de los salarios reales en España cayó bruscamente en 2021, y se prevé que siga cayendo un 4,4% en 2022".

Esto representa uno de los descensos más fuertes de los salarios reales observados entre los países de los que se dispone de datos, y un recorte sustancial del poder adquisitivo de los trabajadores, ya que los precios al consumo en España siguen subiendo a niveles máximos históricos (un 10,4% en agosto, frente al avance del 2,56% de los salarios pactados en convenio hasta julio). Y auguran que este desfase entre los aumentos salariales y la inflación persista todo el año ya que "se prevé que la inflación se mantenga muy por encima de los salarios nominales negociados para el 2022".

Junto a esta previsión, la OCDE reconoce que la tasa de desempleo en España cayó de su punto máximo del 16,4% (en setiembre 2020) al 12,6% en julio 2022, por lo que actualmente el nivel de paro está por debajo del nivel de precrisis (13,9% en diciembre 2019). Asimismo, destaca que el mercado laboral español "se recuperó con fuerza en 2021, gracias a la reactivación del sector turístico y a la necesidad generalizada de cubrir los puestos vacantes en otros sectores a medida que se levantan las restricciones relacionadas al COVID-19".

Sin embargo, alertan de que "esta tendencia positiva se podría ver afectada por la guerra generada por la agresión de Rusia contra Ucrania, el aumento de los precios de la energía y de la incertidumbre, deteriorando la confianza empresarial y frenando el sector manufacturero y el de servicios".

Es más, llaman la atención sobre que "la tasa de desempleo permanece estructuralmente elevada, y la entrada al mercado laboral difícil para los jóvenes". En concreto, la tasa de empleo de los jóvenes sigue por debajo del nivel precrisis (1,5 puntos porcentuales más baja el primer trimestre del 2022 comparada con la del último trimestre de 2019), principalmente como resultado de la pérdida de puestos de trabajo en empleos de baja remuneración en el sector de servicios, como en alojamiento y alimentos, administración, comercio minorista y transporte.

Normas
Entra en El País para participar