Global Feed, fosfatos sostenibles y de calidad para la nutrición animal

La compañía desarrolla en Huelva minerales para piensos bajo un estricto control medioambiental. La filial del grupo Térvalis produce al año alrededor de 230.000 toneladas que exporta a los cinco continentes

Global Feed
Los productos de Global Feed se emplean en avicultura, crianza de ganado porcino y vacuno y en acuicultura.

Global Feed es una compañía enfocada en el bienes­tar animal. Con sede en Huelva, desarrolla minerales a través de fosfatos convencionales y tecnológicos y sulfatos de hierro que son utilizados en la elaboración de piensos para la avicultura, el ganado porcino y de rumiantes y para la acuicultura.

El fósforo es un mineral esencial para la formación y el mantenimiento de las estructuras óseas, para la síntesis de tejidos como la masa muscular y para la creación de la cáscara de los huevos en aves. Participa en el metabolismo de las proteínas, las grasas, los carbohidratos, los minerales y otros nutrientes del organismo. Su déficit puede desembocar en enfermedades graves.

Global Feed nació en 2014 en el seno del holding empresarial Grupo Térvalis, fundado por Generoso Martín en 1986 en la provincia de Teruel, “basando su desarrollo y crecimiento en el sector agroalimentario y en la diversificación de actividades estratégicas como la energía, la logística y el turismo, así como en el impulso de la economía social de la mano de la Fundación Térvalis”, explica Javier Martín, director general de Global Feed desde los comienzos de la empresa.

Con tan solo ocho años desde su puesta en marcha, el salto empresarial ha sido espectacular. En 2021 registró una facturación de 87,7 millones de euros, que supuso un crecimiento del 364% sobre el cierre de 2019, a pesar de la crisis provocada por el Covid. Para este ejercicio sitúan el avance sobre el 250%.

El 56% de los ingresos procede de los mercados internacionales y el 44%, de España. En términos de volumen de producción (toneladas), la mayor demanda se concentra en Europa, con el 40,9% sobre el total. Por detrás se sitúan África (18,1%), Sudamérica (3,9%), Australia (1,3%), Norteamérica (1%) y Asia (0,1%); en España se queda el 34,6%. La plantilla está formada por 45 trabajadores.

Javier Martín (Global Feed)
Javier Martín, director general de Global Feed.

“Global Feed es el primer operador en Portugal y tiene una cuota creciente en un mercado tan importante y competitivo como es el de Francia. Otros países europeos donde se están realizando operaciones de exportación de forma estable son Bélgica, Países Bajos y Dinamarca”, detalla su director general. Las plantas de producción están en constante proceso de expansión, con una capacidad actual de 200.000 toneladas al año de fosfatos y 30.000 toneladas al año de sulfato de hierro monohidratado. El crecimiento de los últimos tres años ha sido del 32% para el primero y del 24% para el segundo.

La cifra

364% crecieron las ventas de la compañía entre 2019 y 2021, hasta rozar los 88 millones de euros, pese a la crisis del coronavirus. La expansión del negocio de Global Feed está orientada en dos direcciones: “La consolidación en los mercados donde ya está presente y la búsqueda de oportunidades en otros”, explica su director general, Javier Martín. Las regiones europeas con una mayor perspectiva de crecimiento para su actividad son Centroeuropa (Alemania y Polonia) y Europa del Este.

Diferenciación

Martín relata dónde reside el éxito de la empresa y qué la diferencia frente a otras del sector: “Optimizamos las especies fosfatadas de alta digestibilidad en la formulación de los productos, disminuyendo el consumo de materias primas no renovables en favor de la sostenibilidad”. También, “maximiza la eficiencia en el uso de este nutriente y minimiza la cantidad no utilizable por el animal, reduciendo así la emisión de fósforo en heces”.

Los fosfatos que desarrolla Global Feed para piensos son convencionales –monocálcico y bicálcico– y tecnológicos. Ambos son de alta digestibilidad, pero los segundos permiten ir más allá en cuanto a propiedades y dar respuesta a nuevas tendencias y criterios de nutrición. A través de la tecnología GlobalPhos, desarrollada por la propia empresa, consiguen una reducción del consumo de roca fosfórica –de donde se obtiene la materia prima– del gasto energético en la extracción de la materia prima y una bajada de las emisiones de CO2 a la atmósfera, con la consiguiente reducción de la huella de carbono. El grupo está comprometido con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas para 2030.

Departamento de I+D+i

Global Feed tiene un departamento propio de I+D+i que se puso en marcha en 2018 y al que se destina en torno al 1% de la facturación cada año. “Se centra en el desarrollo de nuevos fosfatos tecnológicos, confiriéndoles atributos diferenciales”, apunta Javier Martín.

Aparte del trabajo en nutrición animal, el área de I+D+i interviene en otras divisiones como la sanidad, el bienestar animal y la calidad de los alimentos, y desarrolla proyectos en estrecha colaboración con centros de investigación y universidades.

Avicultura Global Feed
Granja avícola.

A pesar del éxito cosechado en poco tiempo, para la empresa el camino no ha estado exento de dificultades. “El principal reto ha sido la competitividad, ya que el mercado de fosfatos para alimentación animal está dentro de las commodities y se utilizan como insumos en la fabricación de piensos compuestos, así como de concentrados y correctores. Son productos que tienen precios volátiles, estando sujetos a fluctuaciones durante todo el año. Es un mercado basado en el coste y la calidad, así como en un servicio de entrega fiable”, cuenta Martín.

En su opinión, “la consolidación y fuerza de Global Feed son fruto de un posicionamiento estratégico, tanto en el suministro como en la comercialización; una exigente calidad de materias primas; una tecnología competitiva y respetuosa con el medio ambiente, y sólidos recursos financieros, lo que ha permitido su internacionalización y presencia en los mercados de todo el mundo”.

La compañía se ha financiado principalmente con fondos propios. En el ámbito de la I+D+i se han llevado a cabo proyectos gracias a las ayudas financieras concedidas por el CDTI (Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial). Además, ha contado con cofinanciación del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) para el desarrollo de proyectos tecnológicos empresariales en España.

Herramientas de trabajo para la producción

Global Feed I+D+i

Plantas. Global Feed tiene dos centros de producción de materias primas y aditivos minerales para alimentación animal en Huelva, donde se fabrican las diferentes gamas de fosfatos (convencionales y tecnológicos) y sulfato de hierro monohidratado.

Investigación. Cuenta con un departamento de I+D+i que dispone de un laboratorio de análisis químico y otro de biología mo­lecu­lar. Dentro de las instalaciones se encuentra también una planta piloto de procesos, donde se realizan las pruebas necesarias.

Normas
Entra en El País para participar