Guía de acción climática

Cómo ahorrar 70.000 litros de agua en el hogar o bajar la factura eléctrica un 7% al año

El BBVA detecta y cuantifica qué acciones de eficiencia energética realizar para frenar el calentamiento global y pagar menos

Una persona con un grifo abierto.
Una persona con un grifo abierto. Getty Images

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC) ha lanzado un claro mensaje en sus últimos informes: se puede frenar el calentamiento del planeta, pero para ello “cada decisión importa” y, además, “se neceistan acciones rápidas”. BBVA ha analizado durante 24 horas las rutinas de consumo de los españoles para detectar en qué y cómo se puede ahorrar energía. Sus consejos se recogen, a modo de guía, en un exhaustivo informe titulado Acción Climática.

Agua

En España se consume una media de 133 litros de agua al día, pese a estar en un contexto de sequía, cuando lo recomendable es usar unos 90 litros para tener un consumo eficiente. El principal responsable del consumo del agua en los hogares, es el inodoro que abarca el 21% del consumo.

El informe asegura que instalando dispositivos ahorradores de agua en los grifos y duchas se puede llegar a reducir el gasto de agua en un 50% y con eso bastaría para cubrir las necesidades de consumo doméstico. En litros, si se reduce el caudal de los grifos se pasaría de20 a 10 litros por minuto en la ducha. Otra herramienta con la que también se puede reducir el consumo de litros son los aireadores en los grifos que garantizan hasta un 40% menos del gasto de agua. Por otro lado, para conseguir una temperatura adecuada están los grifos termostáticos que ahorran 5 litros de agua.

Las acciones individuales también son claves para reducir el consumo hídrico. Así, ducharse en cinco minutos (en lo que se emplean 100 litros) y cerrar el grifo cuando nos enjabonamos, se traduce en un ahorro de más de 70.000 litros de agua al año, aseguran. Por ello, los expertos del BBVA autores de la guía hacen un claro llamamiento: todo esto solo es alcanzable mediante “la educación, el aprendizaje y la divulgación”.

Consumo energético

El Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía (IDAE) asegura que tomando medidas de eficiencia energética, se puede ahorrar entre 150 y 800 euros al año.Algo tan sencillo como el uso de regletas con interruptor puede llegar a ahorrar hasta un 7% del consumo eléctrico anual. Es decir, la eficiencia energética ahorra dinero.

El consumo de energía implica emisiones nocivas de CO2, pero si se usan determinados electrodomésticos y se realizan pequeños cambios en el hogar se reducen estas emisiones. Por ejemplo; usar bombillas LED puede evitar una emisión de hasta 71,04kg CO2e al año y l uso de electrodomésticos de calificación energética eficiente (A+, A++ y A+++) ahorraría hasta 81,7kg de CO2. Asimismo, mantener la temperatura de la nevera a 5ºC y la del congelador a -18ºC, ya que las temperaturas más frías incrementan el consumo de energía, ahorra un 5% de consumo cada grado.

El termostato –tan presente está estos días por los topes puestos por el Gobierno– también es clave para garantizar un consumo eficiente. El informe aconseja mantener la calefacción en invierno entre 19 y 21ºC y el aire acondicionado entre 24 y 26ºC en verano (en este caso, cada grado extra aumenta el consumo energético entre un 7 y 11%). Pero el consumo responsable de climatizadores no es del todo eficaz si no se cuenta con un aislamiento al exterior de ventanas y puertas, ya que el uso de estas restan 45,33 kg CO2 de emisiones. Además el estudio aconseja utilizar fuentes de energía renovables, que producen energía con cero emisiones de CO2. Y también propone dar prioridad al microondas sobre el horno; usar los modos de ahorro de energía en electrodomésticos; los programas de lavadora en frío o regular la iluminación. Todas estas acciones tienen el fin de reducir la huella de carbono y sumar sostenibilidad y ayudan a bajar las facturas de la luz.

Movilidad sostenible

Más del 14% de las emisiones en el mundo proceden del transporte; de esta cantidad, el 12,5% del de carretera. El análisis del BBVA, asegura que recorrer unos cinco kilómetros son unos 20 minutos en bicicleta y evita 38kg de CO2e, que son las emisiones que corresponden a un coche, por lo que se calcula que si se realiza este trayecto para ir a trabajar, al año se dejará de emitir 456kg de CO2e. Esto supondría un ahorro de unos 4.400 euros al año entre amortización del vehículo, combustible (1.200 euros), impuestos, seguros, peajes, mantenimiento y reparaciones.

En el documento, se habla también de una conducción eficiente, esto se refiere a arrancar sin pisar el acelerador, usar al mínimo la primera marcha, acelerar y cambiar la marcha según las revoluciones y velocidad, ahorrando el 15% de las emisiones de carburantes y de CO2. Para viajes más largos, moverse en tren es otra alternativa más se reducen hasta 6 veces las emisiones.

Aprender a llevar la sostenibilidad al trabajo y comer sin residuos

La guía para la Acción Climática elaborada por BBVA aconseja llevar la eficiencia también a la oficina. En el análisis se afirma que un solo email produce 10 gramos de CO2e, lo mismo que una bolsa de plástico. Si el peso de este correo electrónico asciende a 1MB emite 19 gramos de CO2e, pero si tiene un archivo adjunto, consume lo mismo que una bombilla encendida durante una hora. En el documento se define a la huella digital como la huella silenciada de la contaminación.

El uso de Internet a nivel global necesita más de dos billones de litros de agua al año para que funcionen los centros de datos y las redes de transmisión.

Ante esto, la guía traslada los recursos de eficiencia que se pueden tener en los hogares a los lugares de trabajo. En el estudio se propone el control de la climatización y los sensores de luces para tener una iluminación eficiente. Aunque este primer aspecto ya está regulado por el Gobierno por el Decreto-Ley para el ahorro energético vigente desde hace dos semanas.

En 2020 los hogares en España tiraron a la basura más de 1.300 millones de kilos/litros de alimentos sin consumir, lo que supuso que cada persona desperdició 31kg/l. El estudio recomienda organizar las comidas que se van a realizar a la semana para poder hacer un cálculo de los alimentos que son realmente necesarios para el consumo. El aprovechamiento de todos los productos de alimentación es un factor muy importante para evitar este desperdicio, dicen. Además, esto está directamente vinculado con la generación de residuos que acompañan a la industria de la alimentación, (envases, envoltorios, plásticos etc.) Por persona en España, se produce un kilo y medios de residuos al día. Una solución ante el problema según este análisis es el fomento de los productos a granel.

Normas
Entra en El País para participar