La EBA controlará la brecha salarial de género en los bancos a partir de 2023

La autoridad bancaria persigue el principio de igual salario por igual trabajo

José Manuel Campa, presidente de la EBA.
José Manuel Campa, presidente de la EBA.

La Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) monitorizará la brecha salarial de género en los bancos europeos a partir de 2023. La institución está actualizando sus directrices sobre el ejercicio de evaluación comparativa de la remuneración a los empleados bancarios y dentro de ese marco realizará un seguimiento para comprobar que las entidades han implementado las directivas anteriores sobre buenas prácticas de remuneración y que siguen en general el principio de "el mismo salario por el mismo trabajo".

Los primeros datos sobre la brecha salarial de género se publicarán en 2024 y harán referencia al ejercicio 2023. A partir de ahí, los datos se recopilarán cada tres años, ya que "no se espera que la composición de género de las plantillas cambie significativamente a corto plazo". El objetivo de la EBA es que este ejercicio permita monitorizar la implementación de las medidas para garantizar la igualdad de oportunidades y verificar su desarrollo en las distintas categorías profesionales dentro de los bancos.

La propia EBA detalla que serán los propios bancos los que deberán calcular la brecha salarial de género de forma individual y da las pautas de los criterios a tener en cuenta. En ese sentido, las entidades deben hacer el cálculo sobre los empleados ubicados en el país de origen del banco. "No debe tenerse en cuenta el personal ubicado predominantemente en sucursales en otro Estado miembro o en un tercer país", detalla la autoridad bancaria.

Igualmente, la brecha salarial de género se calculará solo para los empleados que formen parte del banco al final del ejercicio, es decir, los empleados que hayan abandonado la entidad durante el año económico no se tendrá en cuenta. También quedarán excluidos los empleados a los que se les aplique algún tipo de reducción salarial debido a permisos de cuidado parental, licencia por enfermedad de larga duración o licencia especial de larga duración. Además, no se tendrá en cuenta a la plantilla contratada durante los últimos tres meses del ejercicio y tampoco a los miembros del consejo de administración.

Por otro lado, para aquellos empleados que sí deban incluirse en el cálculo de la brecha salarial de género, la EBA determina que debe tenerse en cuenta la remuneración anual, incluyendo tanto el sueldo fijo como la retribución variable. Y dentro de la remuneración variable, los bancos deberán calcular el valor de beneficios no monetarios como el hecho de contar con coche de empresa, préstamos sin intereses o jardín de infancia gratuito.

No obstante, no se considerarán los pagos regulares al sistema de pensiones y al seguro de salud para todo el personal. Solo se tendrán en cuenta los beneficios discrecionales de pensión. Igualmente, tampoco se tendrán en cuenta las indemnizaciones por despido, cuando el contrato del empleado no haya finalizado al final del ejercicio.

Normas
Entra en El País para participar