Stefano Berni:: “A los italianos nos copian porque lo hacemos bien”

Protege uno de los quesos más vendidos del mundo, con 3.000 millones de euros de ventas

Stefano Berni:: “A los italianos nos copian porque lo hacemos bien”

Ha desempeñado a lo largo de su trayectoria diferentes responsabilidades. Ha sido gerente de la Asociación de Productores de Leche de Mantua, se dedicó a la política dentro del partido Democracia Cristiana, también ha sido gerente general de la ANB (Associzione Nazionale Bieticoltori, Asociación Nacional de Productores de Acelgas) en Bolonia, que cuenta con 60.000 miembros y alrededor de 200 empleados. Fue presidente del Consorcio para la Protección del Vinagre Balsámico de Módena.

Desde 1998, Stefano Berni (Moglia, Italia, 1955) es el director general del Consorcio de Protección del queso Grana Padano, el consorcio de denominación de origen protegida más importante de Europa, con una facturación de alrededor de 1.600 millones de euros de venta al por mayor de queso Grana Padano, y de 3.000 millones al consumidor. Esta entrevista se realizó durante la última feria de Alimentaria, celebrada en Barcelona.

¿Cuantas toneladas de queso producen de Grana Padano?

Producimos cinco millones de formas. Cada forma tiene un peso de 40 kilos. Cinco millones por 40 kilos es una cifra considerable. Hay que tener en cuenta la cantidad de leche que se utiliza para hacer todas esas formas, que son alrededor de 2,8 millones de toneladas de leche, procedente de 142 lugares diferentes, y 4.000 tipos de levaduras, con las que producimos toda nuestra producción de Grana Padano. Tenemos 280.000 vacas en el área de producción.

De esta producción, ¿cuánto se destina a exportación?

El 44% del queso que producimos se exporta, y el 56% se consume dentro del país. El primer país al que exportamos es Alemania, el segundo es Francia, el tercero es Estados Unidos, el cuarto Suiza, el quinto Reino Unidos, y después Bélgica y España. En Alemania y Francia hay mucha afinidad en cuanto a gustos se refiere por eso son nuestros principales mercados, además de que son grandes consumidores. Alemania se lleva el 25% de las exportaciones de Grana Padano, con 550.000 formas, mientras que a Francia se exporta la mitad, 280.000 formas, que a Alemania. Una ventaja que tenemos en Alemania y en Estados Unidos es la cantidad de italianos que viven en esos países, que llevan allí las tradiciones culinarias italianas.

¿A qué se debe el éxito de los productos italianos en el mundo?

En Italia, el producto más importante del mundo es el queso Parmigiano Reggiano, que se parece al Grana Padano. Ellos son más famosos, cuestan más, pero venden menos que nosotros, cuatro millones de formas. Hay otros productos, que no son necesariamente quesos, como el jamón de Parma, que es un producto de calidad, o el vinagre balsámico de Módena, que el 90% se consume fuera de Italia. Somos un país que exporta a todo el mundo y nuestros productos tienen éxito porque son buenos. Y por eso también nos copian.

¿Hay mucho fraude, en este sentido?

No hablaría tanto de fraude como de productos que se parecen. Por ejemplo, con el vinagre balsámico ha habido problemas en Alemania por el uso del nombre balsámico, que se utilizaba para productos similares, pero no iguales. Pasa igual con el queso parmesano, que hay productos que se parecen, pero no lo son. Aquí es donde entra el problema de la evocación, de evocar un producto para intentar atraer la atención del consumidor. No hablaría tanto de fraude, aunque se venden productos que parecen una cosa, pero no lo son, aunque el cliente pueda comprarlo pensando que es el auténtico, porque el nombre es parecido. Es una irregularidad diferente. En Italia sufrimos un problema, y es que la gente consume productos pensando que son italianos, pero no lo son.

El gusto español, en cuanto a comida, es parecido al italiano. Es un mercado fácil, aunque vendamos más en Alemania

¿Por qué son tan copiados?

En general se copian los productos más conocidos, que tienen más valor, los más buenos, por lo tanto, los productos italianos, como sucede con los productos franceses, como el champán, se han convertido en famosos antes que otros y por eso se copian. Se puede intentar copiar un coche de Ferrari porque es famoso, tiene prestigio. Pasa lo mismo con los relojes Rolex, pero no se copia lo que no es conocido. Esa es la razón por la que hay muchos productos que se copian de Italia, porque somos conocidos y somos buenos con la comida y la moda. Y no nos copian en tecnología porque no tenemos.

¿Qué supone para Grana Padano el mercado español?

El mercado español está creciendo, porque el gusto español, en general, es parecido al gusto italiano, en cuanto a comida se refiere. Me muevo mucho por el mundo y si hay un sitio, después de Italia, donde me gusta comer es en España. El mercado español es más fácil, aunque vendamos más en Alemania y en Francia, porque ellos están más acostumbrados al queso de vaca. En España estamos seguros de que vamos a tener éxito por la afinidad de gustos. Aunque ahora, tras la pandemia y con la guerra de Ucrania, no hacemos previsiones. Solo hay una cosa cierta ahora y es la incertidumbre. Hay que adaptarse a lo que vaya sucediendo.

Normas
Entra en El País para participar