Distribución

Dia no ve a Fridman como un riesgo por la guerra en Ucrania, pero sí los problemas de abastecimiento

Dice no verse afectada por las sanciones a los accionistas de Letterone

El magnate ruso Mijail Fridman
El magnate ruso Mijail Fridman

Dia descarta que las sanciones de las que ha sido objeto Mijail Fridman, tanto por parte del Reino Unido como de la Unión Europea, entrañen un riesgo para su negocio, pero sí considera otros efectos que la invasión rusa sobre Ucrania puede provocar sobre las materias primas y la cadena alimentaria.

Así lo describe en su informe anual de gobierno corporativo, depositado este viernes en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). En él, en el apartado destinado a explicar los riesgos a los que se enfrenta en su actividad, detalla el hecho de que algunos accionistas de Letterone, propietaria del 77% de Dia, incluido el magnate ruso Mijail Fridman, hayan visto sus activos financieros congelados, primero por Bruselas y después por el Gobierno británico, por su supuesta cercanía a Vladimir Putin.

Como ya hizo en hechos relevantes anteriores, Dia insiste en que su dueña es Letterone Investment Holdings, y que ninguno de los accionistas del grupo inversor ejerce el control sobre el mismo, es decir, que no ostenta más del 50% de las acciones ya sea a título individual o con acuerdos con otros accionistas.

Cuatro de los cinco fundadores y principales accionistas de Letterone están en la lista de sancionados por Bruselas. Junto a Fridman están Petr Aven, German Kahn y Alexy Kuzmichev. Estos dos últimos ya han salido del accionariado de Letterone, según informó Dia el pasado 23 de marzo, mientras que las participaciones de Fridman y Aven han sido congeladas: no pueden cobrar dividendos, vender esas acciones ni tener voto de calidad. Entre ellos no alcanzan el 50% del capital de Letterone, según confirman fuentes del mercado. El quinto socio fundador de Letterone es Andrei Kosogov, que de momento no está entre las casi 900 personas sancionadas, y que, como todos los demás, salió del consejo de administración.

Por ello, Dia defiende que "la sociedad no se ve afectada por las sanciones internacionales adoptadas en respuesta a la crisis de Ucrania".

Sin embargo, la compañía de supermercados sí identifica otros riesgos derivados del conflicto bélico. El primero, un riesgo operacional de crisis de materias primas, debido a la "escasez de las mismas". Dia desarrolla que "este riesgo afecta, por un lado, a la materialización del riesgo de dependencia de proveedores, causado por la imposibilidad de estos de disponer de las materias primas necesarias para la elaboración de los producto". Es decir, que si los proveedores no tienen materias primas para producir sus productos, estos no podrán entregarlos a la compañía. Esto entronca con el siguiente riesgo que describe Dia, el de la gestión de la cadena de suministro, "causado por el incremento del precio del combustible", y, además, por el "potencial desabastecimiento de los productos en las tiendas y puntos de venta".

Respecto a los riesgos que afrontó en el ejercicio 2021, menciona "la alta competencia existente en el sector de la distribución de alimentación", el riesgo de tipo de cambio o "el retraso en la adaptación del modelo de negocio a las necesidades del mercado".

Normas
Entra en El País para participar