Las tecnológicas lideran la paridad de los consejos

Solo cuatro compañías del Ibex cumplen con la recomendación del 40% de mujeres de la CNMV

Mujeres consejeras Ibex Pulsar sobre el gráfico para ampliar

El 31,17% de los asientos de los consejos del Ibex ya están ocupados por mujeres. El selectivo cumple así la primera recomendación del 30% para 2020 de la CNMV, aunque aún está lejos del 40% que el Código del buen gobierno del organismo fijó para 2022. De hecho, solo cuatro de estas empresas respetan esta directriz: Red Eléctrica (50%), Caixabank (43%), IAG (42%) y Santander (40%). Es lo que se desprende del IX Informe de mujeres en el Ibex, elaborado por Atrevia e IESE y presentado este martes en formato híbrido.

El Ibex continúa siendo, sin embargo, la locomotora de la paridad en los consejos. En el resto del continuo, el porcentaje de consejeras se queda en el 22,90% y aún hay 10 empresas que no cuentan con ninguna mujer, aunque esta cifra ha descendido en dos compañías desde el año pasado. Es especialmente llamativo el caso de NH Hoteles, que ha sufrido un retroceso, pues contaban con una consejera en 2019, pero ahora ninguno de sus nueve sillones está ocupado por una mujer. También Nueva Pescanova perdió su única consejera para incorporar a otro hombre a uno de sus cinco puestos.

El selectivo podría superar por primera vez la media europea, que en 2019 (último dato disponible) se situaba en el 29%, si bien los consejos españoles en ese momento marcaban el 27,3%. Francia es el líder indiscutible de las Bolsas europeas, con un 44% de consejeras en su selectivo. Un ejemplo, además, de cómo las leyes de cuotas –que en Francia obligan al 40% de mujeres– impulsan que se alcance esta paridad. Los países que cuentan con algún tipo de normativa a este respecto no solo encabezan la clasificación de las más paritarias, sino que han superado con holgura y sin problemas el objetivo fijado. Es el caso también de Italia, Bélgica y Alemania.

En el caso concreto de España, destaca la evolución de las empresas tecnológicas, que por primera vez se sitúan como líderes en representación femenina. Así, el sector tecnológico cuenta con un 37,18% de cuota de mujeres, seguido del financiero (33,71%) y el energético (34,59%). En el lado contrario se encuentran los servicios inmobiliarios, la única industria en la que la representación de las consejeras ha mermado hasta situarse en el 22,90%.

Los puestos ejecutivos, no obstante, siguen siendo la asignatura pendiente de las compañías. En el caso del 35, el 94,29% de los presidentes y un 96,43% de los consejeros ejecutivos son varones. De hecho, solo hay una mujer –María Dolores Dancausa al frente de Bankinter– que ocupa este puesto en el índice de referencia, lo que supone el 3,57% del total.

Sobre las razones de que aún exista una clara brecha de género en las compañías también se debatió este martes durante la presentación del Esade Gender Monitor 2022, elaborado por la escuela de negocios. Dicho estudio concluye que el 61,4% de las directivas españolas está totalmente o muy de acuerdo con la afirmación de que en España hay un trato desigual a favor del hombre para ocupar puestos de alta responsabilidad. Además, un 33,9% adicional reconoce estar conforme con la mencionada premisa.

El mayor obstáculo para frenar esta brecha es que las mujeres no desarrollan redes de contacto que les ayuden a llegar a puestos de responsabilidad (25,1%). Los hombres tienden a llamar a otros hombres cuando tienen que designar a otro cargo. El informe también apunta que son las mujeres las que se autoimponen este techo de cristal porque prefieren optar a puestos medios que les permitan tener un mejor balance de vida personal y profesional (21,9%). Un dato que ilustra que la consecución de la igualdad no está solo en manos de las empresas, sino que también se debe luchar desde los propios hogares. “No hay que elegir entre familia y trabajo, sino quién es tu pareja y en qué empresa quieres trabajar”, apuntó la directora ejecutiva de Atrevia, Asun Soriano.

El teletrabajo, más extendido como consecuencia del coronavirus, se postula como una buena herramienta en este sentido. El 58,8% de las ejecutivas reconoce que concilia mejor ahora que antes de la pandemia, según Esade. Además, en los últimos años ha descendido drásticamente el número de compañías que considera que el equilibrio entre vida personal y profesional es solo un problema de mujeres: del 56% en 2016 al 18,9% en 2020.

Normas
Entra en El País para participar