Plazos fijos

Depósitos: tipos del 1% en banca extranjera para suavizar el golpe de la inflación

El interés medio hasta doce meses lleva un año estancado cerca del cero absoluto

Depósitos Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Los españoles no han renunciado a los depósitos bancarios a pesar de la limitada oferta y las pobres rentabilidades que han reinado en los últimos años. El giro del BCE augura mejores remuneraciones en un futuro, aunque no de la noche a la mañana. Una vez la institución eleve los tipos, algo que en todo caso hará de forma gradual, el movimiento tardará en trasladarse a los depósitos y será muy leve. De momento, el tipo medio de las nuevas operaciones hasta doce meses lleva un año estancado cerca de cero absoluto—se sitúa en el 0,01%—. Puntualmente, los intereses medios a plazos más largos han repuntado algún mes —a más de un año y hasta dos años marcaron el 0,57% en verano—, pero desde septiembre pasado la tendencia vuelve a ser a la baja.

El importe destinado a las imposiciones a plazo fijo se ha ido reduciendo mes a mes en los últimos años en favor de las cuentas a la vista. Aproximadamente, solo uno de cada diez euros en la banca está en depósitos. En total, el saldo vivo ronda los 80.000 millones de euros frente a los más de 110.000 millones de hace un año, según los últimos datos del Banco de España hasta diciembre de 2021. Con todo, los depósitos se mantienen como uno de los instrumentos de ahorro más tradicionales en España por su sencillez y seguridad.

“El español es un ahorrador natural en este producto, pero la oferta está condicionada por la necesidad de dinero del sistema financiero. El problema es que ahora es nula y lo será durante mucho tiempo. Pero si el BCE eleva la facilidad marginal de depósito al 0%, al banco no le importará pagar al cliente un 0% en lugar de cobrarle como está haciendo ahora con alguno”, dice Enrique Lluva, de Imantia Capital. “Si a final de año hay un incremento del precio del dinero, los bancos podrían empezar a pagar algo más por el ahorro en 2023, pero muy lejos de los niveles que se vieron en la guerra del pasivo. La liquidez sigue siendo abundante en el mercado”, opinan en MyInvestor.

Actualmente, solo es posible encontrar retornos por encima de la media en entidades extranjeras y neobancos. En la plataforma europea de depósitos Raisin se pueden contratar intereses del 1% o algo más que, al menos, permiten suavizar el impacto de la inflación. El banco checo J&Banka y el italiano Banca Sistema ofrecen los tipos más altos del momento, de hasta el 1,14% TAE, aunque a plazos muy diferentes, a tres y diez años, respectivamente. El también italiano Banca Progretto comercializa un interés del 1,10% TAE a tres años y otro del 1,01% TAE a dos años. El portugués Haitong dispone de un deposito a tres años al 1,05% TAE y otro a dos años al 1,01% TAE. El belga CKV cuenta con cuatro depósitos con rentabilidades del 1% a distintos plazos. Todos están cubiertos por los fondos de garantía de depósitos de sus respectivos países.

Mónica Pina, directora general de Raisin España, apunta que mientras las ofertas a dos años, una de las más populares de la plataforma, han experimentado subidas en los últimos meses, el tradicional plazo a un año ha sufrido bajadas en algunos bancos. Explica que los retoques en la oferta obedecen a las necesidades de liquidez de las entidades colaboradoras, muchas de las cuales requieren liquidez a corto plazo debido a sus modelos de negocio especializados. A su juicio, aunque el BCE ya no descarta subir los tipos “esto no significa que vayamos a ver grandes subidas, ya que han estado bajando de forma constante durante diez años”. Espera, no obstante, que “a medida que los cambios en los tipos se extiendan por el sistema financiero, la banca especializada seguirá pudiendo permitirse ofrecer los tipos más altos”.

Una vez el BCE suba las tasas, los bancos podrían empeza a pagar algo más por el pasivo en 2023, según MyInvestor

Entre los bancos digitales y de nuevo cuño, Banco Big, de origen portugués que opera en España, mantiene el 1% TAE a tres meses desde 500 euros y hasta 50.000 euros. Banco Finantia S.A Sucursal en España —en diciembre cambió su denominación tras completar la fusión con su matriz lusa— recortó recientemente los intereses y ahora paga hasta un 0,60% TAE a 60 meses a partir de 50.000 euros. También metió la tijera Renault Bank, financiera del Grupo Renault, en su plazo a 24 meses al 0,50% TAE. Igualmente, Wizink, Pibank y Banco Pichincha revisaron a la baja el tipo de sus depósitos.

La política monetaria ultraexpansiva del BCE que está a punto de tocar a su fin ha provocado una caída de la remuneración de los depósitos del 98% en los últimos diez años. “Mientras los tipos estén en negativo no veo depósitos en positivo y las subidas irán por detrás del euríbor casi con seguridad”, destaca Eduardo Areilza, de Alvarez & Marsal. A su parecer, para ver cambios, “el BCE primero tiene que terminar con las compras netas de activos y, posteriormente, tendrá que tomar la decisión de si sube tipos, que en un escenario razonable podría ser al final de 2022. En todo caso, la subida seria gradual de 25 puntos básicos y puede que se consolide en 2023”.

José Luis Martínez Campuzano, portavoz de la AEB (Asociación Española de Banca) cree que la aversión al riesgo ha contribuido también al ahorro en depósitos y a un mayor interés por los fondos de inversión. “El reciente cambio de sesgo del BCE ha generado expectativas sobre el fin de la anomalía de los tipos negativos que penalizan el ahorro y puede generar distorsiones en las decisiones de inversión”, advierte.

Normas
Entra en El País para participar