Responsable de divisas

Francisco de Haro (Citi): “La búsqueda de refugio irá a más y eso beneficia al dólar”

El experto cree que la Fed subirá tipos ya a mediados de 2022, sin que el BCE pueda seguirle los pasos, lo que acentuará la debilidad del euro hasta los 1,12 dólares

Francisco de Haro, responsable de divisas de Citi para el Sur de Europa
Francisco de Haro, responsable de divisas de Citi para el Sur de Europa

La fuerte subida de los precios, paralelo al rápido encarecimiento de la energía, está propiciando una apreciación del dólar que, en opinión de Francisco de Haro, responsable de divisas de Citi en el sur de Europa, va a ir a más. El reverso estará en el euro, que desde mayo se deprecia más del 5% frente al billete verde. Para Haro, el dólar se verá reforzado por el tapering de la Fed y un alza de tipos en Estados Unidos que podría llegar antes de lo que espera buena parte del mercado. Y además, por unas turbulencias financieras que pueden poner en cuestión las valoraciones bursátiles y dirigir el dinero hacia el puerto seguro del dólar.

¿Qué previsiones tiene para el dólar tras la fuerte subida de los últimos meses?

Este entorno de gran incertidumbre seguirá favoreciendo al dólar. A final de año pensamos que el euro/dólar terminará muy cerca de 1,15. A un plazo de seis a 12 meses vista, estimamos 1,13 dólares y, a partir de ahí, descendería a la zona de 1,12. Nos cuesta ver que el dólar vaya a romper por debajo de ese nivel frente al euro. Los 1,10 dólares es un nivel psicológico importante. Vemos una tendencia de apreciación para el dólar que irá a más, probablemente fortalecida por la Fed y la expectativa de que anuncie el tapering en noviembre y de que haya una posible subida de tipos a partir de mediados del año que viene.

¿Un alza de tipos en Estados Unidos ya a mitad de 2022?

El mercado ha ido anticipando esa subida de tipos. Inicialmente era a finales del año 2022 y ahora cada vez más apunta a mediados de ese año. Nosotros también lo esperamos para mitad de 2022. De hecho, creemos que el mercado está siendo demasiado conservador en cuanto al momento para esa alza de tipos. Vemos que la inflación es menos transitoria de lo que opinan los bancos centrales, principalmente por el precio de las materias primas. Nuestro equipo de Citi Research ve que el precio del gas en Europa y Asia sigue teniendo recorrido alcista, con un potencial de subida del 200% al 300% desde la base del contado de hoy. Eso es una presión inflacionista enorme y los bancos centrales deberán responder.

¿Ve factores estructurales en el alza de la inflación o se trata de precios elevados durante más tiempo de lo previsto?

Los problemas que se están viendo en las cadenas de suministro a nivel mundial están siendo mayores de lo que se preveía. Y el coste de la energía ha sido una grandísima sorpresa para todo el mundo, y eso parece que es un problema más estructural a medio plazo. La sensación es que arrastraremos ese problema, que previamente no teníamos, durante más tiempo. Y eso indudablemente está causando un replanteamiento de la postura de los bancos centrales.

¿El BCE se verá forzado a mover ficha y seguir a la Fed?

Somos menos optimistas para el euro. Principalmente porque gran parte de la balanza comercial europea está destinada a Asia, donde se están viendo indicios de una ralentización económica, sobre todo en China. Europa podría frenar su recuperación. Además, que el BCE se pueda plantear una subida de tipos parece más un mito que una realidad. Europa sigue rezagada y el diferencial de tipos frente al dólar juega en contra del euro. En cuanto la Fed se mueva, ese diferencial irá a más.

¿Qué parte de la apreciación del dólar corresponderá a su condición de divisa refugio?

Las primas de riesgo están aumentando, en parte a causa de la Fed y el tapering. Pero también se está frenando un poco la proyección alcista de la Bolsa, se están cuestionando las actuales valoraciones. Y esto inevitablemente se traduce en la búsqueda de activos que funcionen como refugio, como el dólar. La sensación es que esta búsqueda de refugio podría ir a más, sobre todo en el corto plazo. En Citi prevemos que el bono de Estados Unidos a una década se sitúe en el 1,9%, lo que supone una corrección significativa desde el nivel actual y hace más cautos a los inversores. Eso fortalece al dólar.

En ese entorno de incertidumbre, ¿no podría esperarse una apreciación del dólar aún mayor hasta fin de año?

El momento es delicado. Hasta ahora ha sido bastante sencillo comprar Bolsa y dejarse llevar por la ola. Ahora surgen muchas dudas. En un entorno de risk off, el dólar será uno de los grandes beneficiados, pero no esperamos una apreciación muy rápida, para nada. Sino un periodo de estabilidad, con grandes incógnitas. Pensar que entre noviembre –la Fed se reúne el día 3 de ese mes– y final de año habrá un movimiento agresivo cuando mucho de esto ya está en precio no es muy realista.

¿Hay riesgo en los emergentes ante el cambio de rumbo de la Reserva Federal?

Está claro que no es la misma situación que en 2013 con el taper tantrum. Creemos que el tape­ring se puede hacer sin que haya repercusiones negativas en los mercados. La parte que nos inquieta es la del crecimiento global, sobre todo lo que tiene que ver con China. Hay más escrutinio regulatorio por parte del Gobierno chino en muchos frentes y eso está causando algo de miedo ante una ralentización del crecimiento. Y en este escenario, Europa es la gran perjudicada.

¿Qué divisas emergentes podrían ser aun así las más vulnerables?

Hay economías donde los bancos centrales están siendo muy agresivos subiendo tipos y no logran que sus divisas respondan apreciándose como tradicionalmente lo harían. Es verdad que hay elementos idiosincráticos importantes, como las elecciones del año próximo en Brasil, que generan una incertidumbre política muy alta. También se ve en México, con una agenda muy nacionalista de reforma de electricidad y energía, que está castigando al peso mexicano. Y las economías emergentes importadoras netas de materias primas van a sufrir mucho. Así, a la lira turca le irá muy mal si el precio de las materias primas sigue subiendo. Al peso chileno, en cambio, le podría ir muy bien.

¿Urge cubrir el riesgo de tipo de cambio en negocios e inversiones?

Hay que ser consciente de que cubrir el riesgo de tipo de cambio, aunque es cada vez más caro, tiene su lógica. El que decida no hacerlo asume un riesgo muy importante. Los próximos meses serán volátiles.

Normas
Entra en El País para participar