Se necesitan mujeres líderes para impulsar cambios

Las expertas insisten en la importancia de que haya una mayor presencia femenina en puestos de responsabilidad

Se necesitan mujeres líderes para
impulsar cambios
GETTY IMAGES

La innovación y la sostenibilidad son dos de los grandes retos a los que se están enfrentando las empresas. Dos aspectos en los que la tecnología tiene mucho que decir. Sobre esto se debatió durante la mesa redonda I+I: igualdad + innovación, celebrada en el marco de la III Jornada Mujeres y Liderazgo, organizada por 50&50 Gender Leadership. “Durante años, la tecnología se ha visto como una enemiga de la naturaleza, pero ahora va a ser la que nos ayude a cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)”, subrayó la directora general de Volkswagen España, Laura Ros, durante su intervención.

Sin embargo, mientras que la mayoría de egresados universitarios son mujeres, la presencia de estas sigue siendo minoritaria en el ámbito técnico. “Desde las empresas podemos poner todo nuestro esfuerzo por conseguir la paridad en la contratación, pero si desde las universidades no sale ese talento femenino tan necesario, vamos a tener un cuello de botella”, lamentó Ros, quien insistió en que son estos departamentos los que tendrán la oportunidad de llevar a cabo la transformación.

Una idea con la que discrepó la presidenta de Merck Healthcare para Europa, Marieta Jiménez, a pesar de que ella misma proviene del ámbito científico. “Lo que le quiero transmitir a las mujeres es que da igual lo que estudien, lo importante es que lleguen a posiciones de liderazgo. El mundo se cambia desde ahí. Si lo que queremos es un mundo más maduro económicamente, necesitamos a más mujeres en posiciones de poder”, sentenció. La vicepresidenta de Grupo Antolin, María Helena Antolín, coincidió en que los cambios trascienden las áreas de tecnología. “No se innova solo en el departamento de innovación, sino también en el de recursos humanos, el de marketing... Innovar es pensar de manera diferente. Pero para tomar las decisiones hay que estar arriba”, desarrolló.

También la vicepresidenta de Microsoft para Europa, Pilar López, reivindicó la importancia de los puestos de responsabilidad. “Estudiad lo que os permita dar lo mejor de vosotras mismas, pero no se puede escribir el futuro desde una posición que te marca el mundo”, afirmó la directiva, quien sí que hizo un guiño a las opciones de carrera que abre el ámbito tecnológico. El reto, reconoció, requiere de un cambio cultural dentro de las propias compañías. “Si no, el talento va a elegir esos lugares donde sí exista esta confianza en las mujeres”, avisó la portavoz de la tecnológica.

No es una tarea sencilla. “El sistema está pensado para que las mujeres no lleguen”, criticó la presidenta de Grupo Red Eléctrica, Beatriz Corredor, quien alertó de que los pequeños avances conseguidos suelen sufrir un retroceso en momentos de crisis como el actual. La directiva se mostró partidaria de establecer cuotas y normas que aceleren la incorporación igualitaria de las mujeres al mundo laboral. “Habrá que apoyarlas de forma positiva porque si no, se va marcha atrás. La regulación no hace que las chicas no puedan llegar, pero sí que lo hace la falta de ella”, apuntó.

Para Corredor, la innovación es la capacidad de adaptación a circunstancias cambiantes. Algo en lo que, aseguró, las mujeres son líderes indiscutibles: “Tenemos capacidad de escucha, empatía, creemos más en el liderazgo colaborativo que en el jerárquico...”. En un momento de elevada incertidumbre, la experta recordó que son las personas las que deciden el curso de los acontecimientos. “La mejor manera de predecir el futuro es crearlo”, añadió.

Los efectos de la pandemia

  • Innovación. Por encima del impacto en la economía y en el mundo corporativo, no hay que perder de vista que el Covid ha sido una crisis sanitaria. Así lo reivindicó la presidenta de Merck Healthcare para Europa, Marieta Jiménez: “Tenemos que tener el foco en qué es lo que nos ha sacado de la pandemia. Debemos salir de esta crisis reforzando la innovación”.
  • Desigualdad. Las crisis suelen desembocar en un retroceso de derechos sociales, y esta no ha sido menos. “La pandemia ha colocado a las mujeres en una situación de desigualdad. Ha aumentado el paro femenino y ha crecido la brecha en conciliación, sobre todo por estar en casa. Eso es algo que hay que desaprender”, comentó la portavoz de Merck.
  • Transformación. Pero la pandemia también ha acelerado cambios que ya empezaban a asomar. “En los últimos 18 meses hemos aprendido más que en los últimos cinco años”, aseguró la vicepresidenta de Microsoft para Europa, Pilar López. Las compañías han ganado en agilidad y están ahora más preparadas para adaptarse: “El mundo cambia constantemente, pero nadie te dice hacia dónde va a cambiar”, apuntó la directora general de recursos humanos de Mercadona, Patricia Cortizas.
Normas
Entra en El País para participar