Energía

El Gobierno inicia medidas legales contra “las malas prácticas de las hidroeléctricas”

Calviño aboga por un alza "limitada" del SMI y anuncia la prórroga de los ERTE

La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, en una fotografía de archivo.
La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, en una fotografía de archivo. EFE

La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño,  ha descartado este lunes la creación de una empresa energética pública como demanda Unidas Podemos y ha advertido de que el Gobierno tiene intención de tomar medidas legales "inmediatas" contra las empresas hidroeléctricas que están incurriendo en "malas prácticas" por el vaciado de embalses.

"Vamos a terminar con las malas prácticas de aquellas empresas concesionarias en el ámito hidroeléctrico. Nuestra intención es inmediatamente utilizar instrumentos legales para poner fina esa mala praxis", ha subrayado Calviño en declaraciones a TVE.

En este sentido, ha resaltado que la energía hidroeléctrica y las renovables deben aumentar su penetración por ser las más limpias, pero ha insistido en que no se puede permitir que se realice una gestión "inadecuada de unas concesiones públicas que, por razones puramente de beneficios de las empresas", tengan consecuencias negativas desde el punto de vista social y medioambiental".

Respecto al actual precio de la luz, Calviño ha asegurado que había previsto a medio y largo plazo un aumento de los precios mayoristas por el incremento de los costes del CO2. "Ese aumento se ha acelerado muchísimo y los precios que estamos teniendo los preveíamos para 2030", ha apuntado.

Calviño ha indicado que el Gobierno está trabajando en un plan de choque para que el repunte de precios de la electricidad no lo paguen los ciudadanos y las empresas, sobre todo las pymes, aunque ha reiterado que los precios del mercado mayorista no son los que automáticamente se pagan en el recibo.

En línea con lo dicho por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, Calviño ha asegurado que la previsión del Ejecutivo es que en el conjunto del año "se pague aproximadamente" lo mismo que en 2018 por la luz, "teniendo en cuenta la inflación que ha habido desde entonces", ha precisado.

El plan de choque en el que trabaja el Gobierno para rebajar los costes de la factura, ha comentado, ampliará y profundizará algunas de las medidas ya adoptadas, siempre con el respeto al marco regulatorio comunitaria, y con el objetivo de que sean "eficaces".

No a una energética pública

Calviño ha descartado medidas que "no responden a las necesidades" y que realmente no sirven para atajar los problemas, entre ellas, la creación de una empresa energética público como demanda Podemos.

"La evolución de los precios en los mercados mayoristas no dependen de que una empresa sea pública o privada (...) Hay otras ideas y sugerencias que no van a resolver en absoluto los problemas. Queremos tomar medidas adecuadas y no atajos que nos lleven a males mayores en el futuro", ha defendido.

La vicepresidenta primera ha señalado que no solo se refiere a las ideas de su socio de Ejecutivo, sino también a las propuestas que está haciendo el PP y que ha definido como "una especie de mancha de tinta de calamar que no responde absoluto a las necesidades" de los ciudadanos.

Preguntada por si las diferencias que existen en el Gobierno de coalición sobre cómo combatir los elevados precios de la luz ponen en peligro el apoyo de Podemos a los Presupuestos Generales del Estado de 2022 o la propia coalición, la vicepresidenta ha pedido que, en general, "se rebaje un poco el grado de crispación, el tono y las declaraciones rimbombantes que se oyen de unos u otros".

Salario mínimo interprofesional

En paralelo Calviño considera que  los buenos datos de empleo permiten plantear la recuperación de la senda alcista del salario mínimo interprofesional (SMI), si bien ha dicho que la subida para lo que queda de 2021 ha de ser relativamente limitada.

Así, Calviño ha avanzado que la intención del Gobierno es que haya una posición "clara" o se llegue a un acuerdo sobre un incremento "limitado" del SMI "en el curso de septiembre para que ese aumento pueda aplicarse para octubre, noviembre y diciembre de este año".

"Nos estamos planteando un aunto relativamente limitado y vamos a ver si los agentes sociales llegan a un acuerdo sobre esta cuestión para que podamos cuanto antes abordar esa subida para 2021", ha expresado, instando a los agentes sociales a que traten de llegar a un acuerdo y donde precisó que será de aplicación "en la última parte del año" y que "no puede ser retroactivo".

Nueva reunión

Sus palabras tienen lugar justo en el día que volverán a reunirse los responsables del ministerio de Trabajo con sindicatos y la patronal, después de que la semana pasada arrancasen los encuentros para la subida del SMI y les trasladase que el grupo de expertos del Gobierno sopesa este año una subida de entre 12 y 19 euros frente a los 25 que piden los sindicatos y mientras que los empresarios rechazan el incremento para no perjudicar la recuperación.

"Tenemos que movernos en los parámetros del consejo consultivo, pero con margen", ha afirmado en referencia a la horquilla de entre 12 y 19 euros recomendada por los expertos, sin querer cifrar el importe que el Gobierno considera adecuado para que haya margen al acuerdo en el diálogo social.

Al respecto, ha valorado que los agentes sociales, tanto "los representantes de los empresarios, como los sindicatos, han tenido una actitud tremendamente constructiva y responsable durante toda la pandemia y espero que sigan en esa misma línea porque eso sería lo deseable", frente al amago de la patronal de no respaldarlo por estar en contra.

Calviño, que anteriormente se había mostrado reticente a subir el SMI hasta que la recuperación no fuera robusta, ha explicado que su posición era favorable a retomar el proceso de aumento del SMI para seguir avanzando hacia ese objetivo del 60 por ciento del salario medio "cuando las condiciones económicas fueran las favorables", algo que a su juicio se ha ido constatando con los diferentes indicadores en las últimas semanas y con "los datos que hemos tenido en los últimos meses".

De forma específica, ha recordado que la pasada semana se publicaron datos del mercado laboral "muy positivos", que revelaron "una caída del paro sin precedentes", el paro juvenil ya "por debajo de los niveles prepandemia" y con alrededor de 270.000 trabajadores en Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE).

ERTEs

Con respecto a los ERTE, Calviño ha confirmado que los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) se mantendrán más allá del 30 de septiembre, con la intención de adaptarlos a un sistema que sea permanente y "se aplique ya a partir de enero del próximo año".

Según la propia Calviño, los ERTE se han revelado como "uno de los elementos más importantes de la respuesta que hemos dado a la pandemia" y, sobre este ejemplo, ahora toca "plantearnos instrumentos de carácter más permanente para el futuro". "De hecho, este es uno de los elementos de la reforma laboral que vamos a tener que abordar de aquí a final de año y en este mes lo que tenemos que ver justamente con los agentes sociales también es cómo hacemos la transición desde el sistema que hemos tenido extraordinario hasta ahora hasta el sistema que sea permanente y que yo espero se aplique ya a partir de enero del año próximo", ha expuesto.

Normas
Entra en El País para participar