A Just Eat Takeaway le van a quedar solo los restos de las fusiones

Su valoración está hundida, y está perdiendo cuota de mercado en EE UU

Cartel de Just Eat en un restaurante de Londres.
Cartel de Just Eat en un restaurante de Londres. reuters

Just Eat Takeaway.com empieza a parecer un bocado atractivo. La firma holandesa, valorada en 15.000 millones, registró este martes unas pérdidas inferiores a las previstas. Pero su valoración está hundida, y el CEO, Jitse Groen, no tiene muchas defensas si un rival llama a la puerta.

Los resultados son relativamente buenos. Registró una pérdida a nivel de ebitda ajustado de 190 millones en el semestre, menor de lo que esperaban los analistas. Los ingresos crecieron un 52%, hasta los 2.600 millones, tras tener en cuenta la adquisición de la estadounidense Grubhub en junio. Pero tiene retos a más largo plazo. En el pasado, Just Eat ganaba dinero conectando a los clientes con los restaurantes, que entregaban su propia comida, lo que contrasta con otros como DoorDash, que tienen sus propios conductores. Ahora, Groen tiene que invertir en el reparto para ponerse al día. Tras comprar Grubhub por 6.200 millones, está perdiendo cuota de mercado en EE UU frente a DoorDash y Uber Eats.

Just Eat sigue liderando el sector en más de una docena de países, pero cotiza a un nivel apetecible. Está valorada en unas 4 veces el beneficio bruto de 2023, mientras Delivery Hero y Deliveroo lo hacen a más de 7 veces. Si los negocios de Groen, excluyendo Gran Bretaña y EE UU, se valorasen con el mismo múltiplo que Deliveroo, el precio actual de sus acciones no asignaría ningún valor a las operaciones en esos dos países, según Goldman Sachs. No es de extrañar, pues, que el accionista Cat Rock Capital quiera que el grupo se plantee una fusión. Es más fácil decirlo que hacerlo. El gigante DoorDash, por ejemplo, tendría dificultades para absorber Just Eat sin plantear problemas de monopolio. Una fusión con Deliveroo, con sede en Londres, sería complicada por la misma razón. Un posible comprador es el inversor tecnológico holandés Prosus, que tiene un fondo de casi 13.000 millones.

Just Eat podría intentar impulsar el precio en Bolsa vendiendo activos y recomprando acciones. El negocio brasileño iFood lleva tiempo en la estantería, pero Groen dice que aún no ha recibido una oferta razonable. Si espera, habrá otras peores.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías