La cartera de inversión de Delivery Hero no le sienta muy bien

Los accionistas no ven con buenos ojos sus participaciones en rivales como Deliveroo o Glovo

Sede de Delivery Hero, en Berlín.
Sede de Delivery Hero, en Berlín. REUTERS

El trabajo principal de Niklas Oestberg es dirigir Delivery Hero, una empresa de reparto de comida a domicilio que crece rápidamente pero que genera pérdidas. Sin embargo, el consejero delegado de la empresa alemana también tiene un trabajo secundario: apostar por las acciones de sus rivales. Es una distracción por la que los inversores le dan poco crédito.

La empresa de 24.000 millones de euros anunció el jueves que su ebitda ajustado fue negativo en más de 300 millones en el primer semestre del año, ligeramente peor que en el mismo periodo de 2020. Ese resultado se produjo unos días después de que Oestberg admitiera haber gastado unos 260 millones de euros de la caja de la compañía amasando una participación del 5% en Deliveroo. Insiste en que las acciones de la empresa cotizada en Londres están infravaloradas y que ofrecerán una buena rentabilidad a largo plazo.

Puede que sea cierto: las acciones de Deliveroo cotizaban el jueves más de un 30% por encima del precio medio de 270 peniques que Oestberg dice haber pagado. Pero los beneficios para Delivery Hero siguen sin estar claros. Como inversor minoritario, no tiene una visión privilegiada del negocio de su rival británico. Y una participación del 5% difícilmente da a Delivery Hero una ventaja si quiere tomar un bocado más grande de Deliveroo en el futuro. El consejero delegado de la empresa británica, Will Shu, tiene derechos de voto especiales que le dan el control del negocio durante los próximos tres años.

No es la única apuesta de Oestberg. Delivery Hero tiene participaciones en rivales que cotizan en Bolsa, como Just Eat Takeaway.com y Zomato, así como en empresas emergentes que no lo hacen, como Glovo y Rappi. Su cartera está valorada en 2.300 millones de euros, y la empresa afirma que ha generado ganancias porcentuales de dos dígitos. Eso es un pequeño consuelo para los accionistas que se preguntan cuándo el rápido crecimiento de Delivery Hero va a producir un flujo de caja positivo. La empresa perdió más de mil millones de euros en el ejercicio que terminó en diciembre, en el que los clientes se atiborraron de comida para llevar.

Los inversores no necesitan que Delivery Hero invierta en empresas cotizadas en su nombre. Y no están recompensando los esfuerzos de Oestberg en la selección de valores. Excluyendo su cartera de inversiones minoritarias, el valor de empresa del grupo alemán, de unos 23.000 millones de euros, es apenas 2 veces superior a sus ingresos previstos para 2023. Just Eat Takeaway se valora en más de 2,5 veces sobre la misma base.

Oestberg tiene la sartén por el mango dirigiendo los primordiales negocios de reparto de comida de la empresa. También tiene grandes planes para expandirse en la entrega rápida de comestibles. Probablemente debería centrarse en eso, en lugar de en su afición a la selección de acciones.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías