Contenidos

Youtube y Spotify lanzan planes más baratos para captar más suscriptores de pago

Rebajan de manera ostensible sus ofertas premium, pero a cambio de menos beneficios

Logo de Youtube.
Logo de Youtube.

Youtube y Spotify han lanzado casi simultáneamente modalidades de suscripción más baratas que las que tienen actualmente con el fin de ganar más suscriptores. Son conscientes de que el sector del streaming está cada vez más concurrido de competidores y que mucha gente no está dispuesta o no puede pagar los precios de sus planes actuales.

La primera que movió ficha fue la plataforma de vídeo de Google, que acaba estrenar en algunos países europeos (entre los que no está España) su plan YouTube Premium Lite, que cuesta 6,99 euros al mes frente a los 11,99 euros de YouTube Premium. La diferencia es que la nueva suscripción permite ver los vídeos sin publicidad, pero no incluye otros beneficios como YouTube Music sin anuncios, y funciones como la reproducción en segundo plano (para cuando quieras cambiar a otra aplicación mientras continúas escuchando el audio de un video de YouTube) o las descargas sin conexión para ver más tarde. El nuevo plan tampoco incluye un mes de prueba gratis.

La compañía asegura que está probando la nueva oferta en Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Luxemburgo, los Países Bajos, Noruega y Suecia, y no aclara si planea lanzarlo en otros mercados. Parece claro que esa decisión va a depender del éxito o fracaso que coseche en los países citados.

Spotify, por su parte, también está probando un nuevo plan llamado Plus con un número limitado de usuarios que cuesta 0,99 euros al mes. Su suscripción básica ahora cuesta 9,99 euros. La empresa sueca, que siente la presión de Apple Music y Amazon Music, que están ganando terreno, no elimina los anuncios en este nuevo plan (una de sus fuentes principales de ingresos), pero elimina los límites de omisión de canciones y reproducción aleatoria de los usuarios gratuitos. Es decir, los suscriptores a Spotify Plus seguirán escuchando publicidad entre sus canciones, pero podrán saltar canciones de manera ilimitada y reproducir las canciones que quieran y cuando quieran. En la versión gratuita solo se pueden saltar seis canciones cada hora y solo se puede escoger canciones de 15 listas de reproducción.

Al igual que YouTube, Spotify no ha informado si lanzará la propuesta a todo el mundo, pero si resulta exitosa y le sale rentable es de prever que lo haga.

Youtube y Spotify no son las únicas plataformas de streaming que anuncian propuestas más económicas. Twitch también anunció el pasado mayo que iba a bajar los precios de las suscripciones en un gran número de países. La compañía, perteneciente a Amazon, dijo que a partir de ahora el precio de la suscripción Nivel 1 en Twitch no será de 4,99 dólares al mes en todo el mundo sino que la cifra se adaptará a la moneda y la realidad económica de cada país.

Esto supone que hará que las suscripciones puedan llegar a ser un 50% más baratas en Europa o entre un 60% y un 80% en los países de Latinoamérica, por ejemplo. “Es el momento de ofrecer precios de suscripciones que se ajusten al país de residencia del espectador. Precios que permitan a más personas disfrutar de los beneficios de una suscripción”, dijo entonces la compañía.

El fondo de 84,5 millones para creadores de Youtube Shorts, en marcha

Youtube ha puesto en marcha el fondo de 100 millones de dólares (84,5 millones de euros) anunciado a principios de año para pagar a creadores de contenido originales en Youtube Shorts, su servicio de vídeos cortos para competir con TikTok que lanzó en más de 100 países este julio. Los creadores de contenido comenzarán a recibir sus primeros pagos este agosto y podrán ir de 100 a 10.000 dólares, según la audiencia. La compañía no ha precisado cuál debe ser esa audiencia para poder recibir estos pagos.

Lo que sí ha señalado a TechCrunch es que solo se les pagará a los creadores por producir contenido original. Y es que otro servicio de vídeos cortos, Reels, el TikTok de Instagram, ha tenido que afrontar un serio problema: los creadores a menudo reutilizaban el mismo contenido que comparten en TikTok cuando publican en su plataforma, lo que obligó a la red social de Facebook a ajustar su algoritmo para reducir ese contenido reciclado.

Los creadores también deberán tener 13 años o más en EE UU o la mayoría de edad en otros países. Según la citada publicación, aquellos que tengan entre 13 y 18 años necesitarán que un padre o tutor configure su cuenta de AdSense, la vincule al canal del creador y acepte los términos, ya que ahí es donde se dirigirán los pagos.

Normas
Entra en El País para participar