Crisis de Gobierno

El banquillo sale a jugar en la antesala de un congreso de renovación para el PSOE

Entre altos cargos de los ministerios afectados por la renovación no se esperan grandes cambios

Toma de posesión de los nuevos ministros del Gobierno.
Toma de posesión de los nuevos ministros del Gobierno. EFE

El presidente Pedro Sánchez sorprendió el sábado. Y es previsible que lo siga haciendo en el PSOE. Superado el pasado Consejo de Ministros sin el anuncio de relevos, pocos apostaban por una crisis de Gobierno antes de las vacaciones. Pero se produjo, y ha sido de gran calado. Más que el momento, descolocó a propios y extraños el ascenso a la primera línea de acción de nombres que no entraron nunca en las quinielas, entre ellos los de tres alcaldesas, Raquel Sánchez (Gavà), Isabel Rodríguez (Puertollano) y Diana Morant (Gandía), elegidas para conducir los ministerios de Transportes, Política Territorial, y Ciencia e Innovación, respectivamente.

Ayer fue día de despedidas, en las que Raquel Sánchez y Morant se comprometieron a “dejarse la piel” en sus nuevos cargos, e Isabel Rodríguez, que además se convierte en portavoz del Gobierno, aseguró que no perderá “la perspectiva de la calle”.

José Luis Ábalos, será la primera baja de peso en Ferraz

Raquel Sanchez, Diana Morant, Pilar Alegria, Isabel Rodriguez, Felix Bolanos, Pilar Llop y Jose Manuel Albares
Raquel Sanchez, Diana Morant, Pilar Alegria, Isabel Rodriguez, Felix Bolanos, Pilar Llop y Jose Manuel Albares

El presidente ha movido el banquillo de su partido; es clara la apuesta por la mujer y por perfiles jóvenes. Al nombramiento de las tres regidoras se sumó el de la madrileña Pilar Llop como Ministra de Justicia, desde su anterior puesto de presidenta del Senado, y el salto de Pilar Alegría a Educación y Formación Profesional, dejando atrás la Delegación del Gobierno en Aragón.

Distintas fuentes señalan que se espera un alto grado de continuidad entre los altos cargos de los ministerios afectados por la crisis. Se trata de arrancar la segunda mitad de la legislatura con perfiles de refresco, pero no de motivar un parón de semanas, e incluso meses, en una actividad que ya se ve ralentizada en verano. Sin embargo, ayer ya presentó la dimisión el secretario de Estado de la España Global, Manuel Muñiz, quien ha sido punta de lanza en la diplomacia económica en el último año y medio. La decisión de este leal a Arancha González Laya ha sido "estrictamente personal", según indicó en una misiva enviada a la ministra saliente de Exteriores.

Los relevos se completan con el nombramiento de dos nuevos alfiles del presidente: Félix Bolaños y José Manuel Albares. El primero se hace cargo de la cartera de Presidencia y Relación con las Cortes, y su promoción ha sido leída como un gesto ante Ferraz, al igual que la apuesta por Óscar López al frente de la jefatura del Gabinete de Presidencia en lugar de Iván Redondo.

En cuanto a Albares, repatriado desde la embajada de España en París, ya fue escudero de Pedro Sánchez ante la UE o el G20 antes de ser elegido para Exteriores.

La nueva portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez: “No perderé la perspectiva de la calle”

Quedan en el camino pesos pesados con fuerte desgaste, como Carmen Calvo y José Luis Ábalos; este último también dejará la secretaría de Organización del PSOE. Isabel Celaá, Arancha González Laya, Juan Carlos Campo, José Manuel Rodríguez Uribes y Pedro Duque también son sustituidos para la segunda mitad de la legislatura. Unos caen por cansancio, como el titular de Ciencia e Innovación o la de Educación; otros después de dar pasos discutidos por la opinión pública, como ha sido el caso del ministro de Justicia con los indultos a los líderes del procés, y los hay que cesan, como González Laya, por el peso de una crisis reciente, la de la frontera con Marruecos.

El octavo estreno en un ministerio va a ser el de Miquel Iceta en Cultura, después de sonar incluso para una de las vicepresidencias.

Mensaje interno

Las alcaldesas de Gavà y Gandía afirman que “se dejarán la piel” en sus ministerios

Los guiños de Sánchez al partido bien pueden ser un intento de allanar su paso por el 40º Congreso del PSOE, fijado para el fin de semana del 15 al 17 de octubre en Valencia, donde se espera renovación de la cúpula socialista.

El batacazo de la fallida moción de censura en Murcia y la incontestable victoria de la popular Isabel Díaz Ayuso en Madrid, al tiempo que el PP toma vuelo en las encuestas, ha hecho mover ficha desde La Moncloa y, próximamente, en la calle Ferraz. No en vano, también hubo cambios en delegaciones del Gobierno como las de Madrid (Mercedes González), Galicia (José Miñones) y Andalucía (Pedro Fernández).

Fuentes del PSOE traducen los movimientos del secretario general como la sutura de heridas abiertas en primarias y comités federales que le enfrentaron con otras figuras del socialismo.

Segunda parte de la legislatura

El presidente del PP, Pablo Casado.
El presidente del PP, Pablo Casado.

Movilizar el voto progresista. Con un Ejecutivo rejuvenecido y la apuesta por figuras de la gestión municipal, el presidente Sánchez ha puesto a jugar a la cantera, probablemente pensando en movilizar al voto progresista ente los comicios Generales de 2023.

Con la economia no se juega. En las carteras relacionadas con la recuperación económica, Pedro Sánchez ha preferido no hacer experimentos. Nadia Calviño sale reforzada. España, con 140.000 millones en subvenciones y préstamos de la UE para el plan de recuperación, no deja de estar bajo la lupa de Bruselas. No haber tocado un solo ministro de Unidas Podemos, incluso tras la polémica de la carne roja con el titular de Consumo, puede verse como un gesto de respeto a la autonomía del socio de Gobierno. Pero a cambio, el presidente no parece dispuesto a negociar con Yolanda Díaz asuntos elementales como una contrarreforma de la regulación laboral.

“Moción de censura a sí mismo”. Mientras el PSOE habla del “Gobierno de la recuperación”, el PP ha cargado contra la estrategia desplegada por Pedro Sánchez. El líder de los populares, Pablo Casado, afirmó ayer que ha ejecutado “una moción de censura a sí mismo y una enmienda a la totalidad a todo lo que ha defendido y a todos de los que se ha rodeado y con los que ha recorrido este camino tan malo para España”.

Normas
Entra en El País para participar