Infraestructuras

ACS y Atlantia negocian lanzar nuevos proyectos conjuntos y potenciar Abertis

Tienen sobre la mesa la integración de determinados negocios

El presidente de ACS, Florentino Pérez.
El presidente de ACS, Florentino Pérez.

Tienen abundante liquidez y experiencia como socias en el capital de Abertis y de la constructora germana Hochtief. Sobre estas bases, ACS y Atlantia analizan oportunidades, según ha podido saber Cinco Días, para lanzar nuevos proyectos conjuntos.

La entrada de 5.000 millones de euros en la caja del grupo español con la próxima venta de su área de Servicios Industriales a la francesa Vinci, y la desinversión forzosa de Atlantia en 3.000 kilómetros de autopistas italianas (Autostrade per l’Italia) por 9.100 millones, han puesto a ambas compañías en disposición de invertir para rentabilizar tal montaña de efectivo.

Fuentes conocedoras de los contactos señalan que la empresa que preside Florentino Pérez y la concesionaria italiana estudian potenciar la citada Abertis como plataforma de crecimiento en el negocio de las autopistas, e incluso ir más allá. Sobre la mesa hay posibles operaciones corporativas y la integración de negocios.

La española está tanteando también a fondos de infraestructuras para crear un gigante de las autopistas

En el mercado corrieron ayer rumores sobre la intención de Atlantia de abandonar el capital de Hochtief, en la que la italiana cuenta con el 15,9% y ACS tiene el control con el 50,4%. Al parecer, esta baza no se está contemplando en Roma. La irrupción del gigante italiano en la filial de ACS se produjo en 2018 con la toma de un paquete del 23,9% como parte del acuerdo que sacó adelante la compra conjunta de Abertis.

Respecto a posibles operaciones corporativas, tal y como avanzó este periódico, ACS está dispuesta a abrir su negocio de autopistas, basado en las concesiones de Iridium y en el 50% del capital de Abertis, para dar entrada a un socio que aporte activos y capital.

En principio se ha pensado en captar un potente socio de perfil financiero, con lo que el sondeo de posibles interesados arrancó entre los grandes fondos de infraestructuras. Ese planteamiento inicial podría dar cabida ahora al gigante italiano, titular del otro 50% de Abertis y operadora de autopistas en Latinoamérica y de activos en Europa.

Otra baza que estuvo sobre la mesa, en el marco de la opa de Abertis, fue la inyección de autopistas de Atlantia en Chile y Brasil para que fueran gestionadas por la concesionaria catalana.

Energías renovables y la movilidad sostenible son nuevos campos de interés para Atlantia

Según las fuentes consultadas, todas las opciones vuelven a estar sobre el tapete en este arranque de las conversaciones.

Plataforma conjunta

Abertis viene de competir el año pasado por la portuguesa Brisa, perdiendo en la recta final frente al fondo holandés APG. Pero sí ha conseguido hacerse con nuevas concesiones en México (el 51% de RCO) y Estados Unidos (el 55% de la operadora de los túneles Elisabeth River Crossing) con una inversión total de 2.583 millones de euros. En 2019 apenas había invertido 670 millones y vuelve a estar ahora en disposicion de seguir creciendo, a la vista de recientes declaraciones públicas del propio Florentino Pérez.

Pese al duro impacto de la crisis del coronavirus en su actividad, la concesionaria que dirige José Aljaro ha repartido este año 600 millones de dividendo entre sus partícipes y tiene comprometida idéntica remuneración para 2022.

En cuanto a Atlantia, una vez vendida Austostrade a un consorcio liderado por la pública italiana Cassa Depositi e Prestati, y en el que figuran los fondos Macquarie y Blackstone, ha barajado reforzar su división de pagos digitales Telepass. De esta última vendió en abril el 49% a la firma suiza Partners Group por 1.056 millones. Incluso podría estar analizando la configuración de una red de aeropuertos turísticos. En este negocio Atlantia ya tiene como punta de lanza los aeropuertos romanos de Fiumicino y Ciampino, además de la plaza gala de Niza. En el mercado también se habla de su interés por proyectos de renovables y movilidad sostenible.

Atlantia busca ampliar su foco tanto en actividades como en geografías tras el golpe de verse obligada a deprenderse de su activo estrella.

Antecedentes a tener en cuenta

Intento previo. El grupo ACS explicitó en su ofensiva para la adquisición de Autostrade per l’Italia (ASPI) que su intención era integrar esta última con Abertis. Buscaba crear un gigante mundial de las autopistas en el que también participara Atlantia.

Anuncio. ACS ha advertido al mercado su intención de reinvertir con agilidad los 5.000 millones que llegarán a final de año con la desinversión en Servicios Industriales, área de negocio encabezada por Cobra. En el mercado se prima la certeza sobre los próximos pasos del grupo de infraestructuras. Y Florentino Pérez ha señalado que el negocio más apetitoso es el de la gestión de autopistas.

Alianzas. De la mayor desinversión en la historia de ACS nace una nueva plataforma de crecimiento, la joint venture con Vinci para desarrollar 25.000 megavatios (MW) renovables. De esta última, que analistas del mercado valoran en 1.000 millones en el momento de su puesta en marcha, tendrá el 49%.

Normas
Entra en El País para participar