Infraestructuras

El consejo de Atlantia sella la venta de Austostrade al Gobierno de Draghi

Acepta la oferta de la pública CDP tras el abrumador voto favorable de la junta de accionistas del 31 de mayo

Cartel de Atlantia en la entrada de su sede en Roma.
Cartel de Atlantia en la entrada de su sede en Roma.

La mayor concesionaria italiana de autopistas, Autostrade per l’Italia (ASPI), va a manos públicas después de que sus accionistas de control, Atlantia, haya aceptado esta mañana la oferta vinculante de la estatal italiana CDP. El consejo ha decidido vender a la vista del voto mayoritario de la junta (86,8% del voto representado), celebrada el pasado 31 de mayo, a favor del cierre de esta desinversión forzosa.

Junto a CDP, integran el consorcio comprador los fondos Blackstone y Macquarie. La cantidad pactada es de 9.100 millones, cifra que podría alcanzar los 9.300 millones en función de una serie de variables. Los accionistas de Atlantia, con la familia Benetton al frente, no veían mejor salida pese a que la española ACS había comunicado su intención de ofertar hasta 10.000 millones. CDP y sus socios llevaban dos años intentando la adquisición y no se apreciaban grandes posibilidades para la española, que siempre manifestó querer entrar si tenía el beneplácito del Gobierno de Mario Draghi.

ASPI gestiona 3.000 kilómetros en autopistas de peaje por toda Italia, con fecha de vencimiento en 2038 y un fuerte plan de inversiones a la vista. Atlantia, partícipe de control de Abertis junto a la propia ACS, se ha visto forzada a vender su 88% en el capital de ASPI tras el siniestro sucedido en agosto de 2018 con el hundimiento del viaducto Morandi en Génova.

La firma de infraestructuras evitó la expropiación de sus concesiones italianas, pero se ha visto obligada a salir del capital y apenas ha tenido margen para buscar ofertas por ASPI en el mercado.

La compraventa se materializará entre el próximo 30 de noviembre y el 30 de junio del próximo año.

Normas
Entra en El País para participar