Financiación

La UE coloca 20.000 millones de su primer 'eurobono' con demanda por más de 142.000 millones

Inicia la financiación del fondo Next Generation para la reconstrucción europea

La rentabilidad es superior a la del bono alemán a 10 años e inferior a la del francés

La UE coloca 20.000 millones de su primer 'eurobono' con demanda por más de 142.000 millones pulsa en la foto

La Comisión Europea ha lanzado hoy la primera emisión de deuda con la que va a financiar el programa Next Generation, un momento largamente esperado por los gobiernos de la zona euro y por los inversores, ya que así se pone en marcha el mecanismo de financiación con el que reconstruir Europa tras la dura crisis de la pandemia. Se trata además del debut de unos bonos que son considerados como un primer paso hacia la mutualización de la deuda europea, un tema tabú hasta la fecha, y con los que la UE da un importante paso adelante en su integración financiera. "Hoy alcanzamos un hito clave en la implementación del plan de recuperación", ha señalado en rueda la presidenta de la CE, Ursula von der Leyen.

La de hoy es la primera emisión dentro del objetivo de la UE de captar en mercado este año 100.000 millones de euros, de los que más de 80.000 millones serían bonos a medio y largo plazo. En la emisión inaugural, la UE ha elegido un bono a 10 años. El interés mostrado por los inversores desde primera hora ha sido el impulso para que la UE haya captado finalmente 20.000 millones, 10.000 millones más de lo que en principio preveían los inversores. Se trata así de la mayor transacción pública sindicada del bloque y duplica el tamaño de los bonos a 10 años vendidos en octubre de 2020 en el estreno de las emisiones del programa de empleo SURE.

El apetito mostrado por los inversores en los primeros minutos ha sido suficiente para recortar el diferencial en tres puntos básicos. En la apertura de libros la emisión partía con un precio de un punto básicos sobre midswap (tipo de interés libre de riesgo) y ha quedado situado en los -2 puntos básicos. Esto equivale a una rentabilidad del 0,086%, ligeramente por encima del -0,232% al que cotiza la deuda alemana a 10 años e inferior al 0,147% que registra el bono francés al mismo plazo. La avalancha de papel de la UE que se espera este año y comenzó hoy provocó ligeras ventas en el conjunto de la deuda europea, en especial en la alemana, con un alza de 2 puntos básicos en la rentabilidad del bund.

Los bonos emitidos por la UE contarán con la máxima calificación (triple A según los criterios de Moody's, Fitch y DBRS y doble A según S&P), lo que eleva el interés por los títulos. Una buena muestra de ello es la demanda, que ha ido aumentando a medida que pasaban las horas y se sitúa ahora por encima de los 142.000 millones de euros. BNP Paribas, DZ Bank, HSBC, Intensa Sanpaolo, MS, Danske Bank y Santander son las entidades colocadoras. De acuerdo a la información falicilitada por el comisario europeo de Presupuestos, Johannes Hahn, más del 50% de los bonos fue a manos de los inversores de la UE y el 13% a inversores a de Asia y America. Por tipología, el 25% fue a parar a los bancos centrales; el 37%, a fondos de pensiones y el 11% a fondos de garantía.

A la hora de seleccionar a los colocadores, la UE excluyó a 10 entidades del proceso para las ventas de deuda que planea la región en los próximos años. Según la información publicada por el Financial Times, JP Morgan, Citigroup, Bank of America y Barclays quedaron excluídos así como NatWest, Unicredit, Natixis, Crédit Agricole, Deutsche Bank y Nomura por haber infringido en algún momento del pasado las normas de la competencia.

El debut de los bonos Next Generation este martes se produce una semana después de que el BCE reafirmara que mantendrá sin cambios el ritmo de compra de deuda. Esto ha contribuido en las últimas sesiones a devolver algo de tranquilidad a la deuda en un momento en el que el alza de la inflación hacía temer a los inversores que la institución que preside Chistine Lagarde ajustara la batería de medidas puestas en marcha tras el estallido de la crisis. En las últimas jornadas las rentabilidades de la deuda han hecho un alto en su escalada.

Junto a esta emisión, está previsto que la UE lleve a cabo otras dos operaciones sindicadas antes de verano. Previamente a esta emisión, la región ha procedido a la venta de deuda vinculada al programa SURE, por un volumen de 90.000 millones de euros desde el pasado octubre. Los bonos SURE a 10 años cotizan con un diferencial mayor respecto a la deuda alemana desde su emisión. 

Aun así, la emisión inicial de los bonos Next Generation no ha tenido el arranque arrollador que tuvieron los bonos del programa SURE, con los que financiar la protección al desempleo, el pasado octubre. Esa primera colocación registró peticiones por 233.000 millones de euros para una colocación de 17.000 millones de euros en dos tramos. El tramo a 10 años, por 10.000 millones, se colocó además a un interés negativo, del -0,238%, frente a una rentabilidad positiva por la mínima en la emisión de hoy, reflejo del alza de rentabilidades en el mercado en los últimos meses.

Recursos para los Gobiernos

Como parte del programa de recuperación, la emisión de bonos permitirá a España recibir este año 19.000 millones de euros, de acuerdo a la información recogida por Reuters. Los primeros 9.000 millones se entregarán en junio como pago anticipado y los 10.000 millones restantes llegarán a finales de 2021.

El estreno en el mercado de los bonos vinculados al fondo Next Generation era un momento largamente esperado desde que en julio del pasado año los líderes de la UE dieran un paso inédito hasta el momento, el de emitir deuda con cargo al presupuesto comunitario, en la figura más próxima hasta el momento a un eurobono. El volumen total del programa es de 750.000 millones de euros hasta 2026, lo que convertirá a la UE en el mayor emisor europeo de deuda de máxima calificación en los próximos años y en el mayor emisor del mundo de deuda supranacional.

Los inversores van a disponer por tanto de un nuevo activo de deuda, de la máxima calidad crediticia y una pequeña prima respecto a la deuda alemana, lo que le da más atractivo frente al bund. El hecho de que la UE no cuente aún con una unificación fiscal y de que la calificación triple A no sea unánime entre las agencias de rating determina que el mercado no llegue a considerar a los bonos comunitarios al mismo nivel que a los germanos.

“La fortaleza de la demanda sirve para demostrar aún más el interés en los activos “AAA” que ofrecen un diferencial con Alemania. El inicio de la emisión de los bonos NGEU también refuerza a la UE como un emisor de alta calidad. Dada la envergadura del programa, parece que la UE va a aumentar su protagonismo en el mercado de la renta fija de alta calidad”, explica Peter Allen Goves, analista de renta fija en MFS Investment Management.

Para los países de la zona euro, el inicio de las emisiones de la UE para el fondo Next Generation va a ser crucial en los planes de financiación previstos para este año. Así, el Tesoro español podría rebajar la estimación de emisión neta avanzada en enero, por 100.000 millones de euros, ya que en principio había presupuestado recursos del Next Generation para 2021 por apenas 6.800 millones de euros.  

Normas
Entra en El País para participar