La vocación digital de las mujeres falla desde la infancia

Apenas el 12% de las universitarias elige carreras relacionadas con habilidades STEM

La vocación digital de las mujeres falla desde la infancia

Alrededor de 300.000 jóvenes españoles decidirán su futuro durante las próximas semanas en los exámenes de acceso a la universidad, que ya ha arrancado en varias comunidades. Entre las alumnas que se presenten, muy pocas elegirán carreras relacionadas con habilidades digitales y STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, por sus siglas en inglés) o, al menos, así ha sido hasta ahora. Actualmente, el 59% de las matrículas universitarias están ocupadas por mujeres, pero solo el 12% lo hace en las profesiones mencionadas. Lo mismo ocurre en el sector de servicios de tecnología de la información y comunicación (TIC), donde su presencia es del 23%, y solo representan al 11% de las personas que son capaces de programar código.

Esta diferencia empieza a notarse desde las etapas educativas más tempranas, según explicaron este miércoles las participantes en el debate El liderazgo de la mujer en la ciencia: retos y oportunidades, organizado por Fundación CYD. La presidenta de Microsoft España, Pilar López, aseguró que “en España solo el 8% de las adolescentes de 15 años dice que quiere estudiar informática frente al 25% de los niños”. Fomentar el interés por este tipo de profesiones, sin embargo, es vital para las nuevas generaciones de mujeres, ya que, según indicó López, en los próximos cinco años se prevé crear cerca de dos millones de empleos en el mundo de la tecnología “y las niñas y universitarias no se pueden quedar al margen”.

Para la rectora de la Universidad Jaume I y delegada para políticas de igualdad de CRUE, Eva Alcón, uno de los principales problemas es la falta de visibilidad de las mujeres en este ámbito: “Si no vemos científicas, académicas, mujeres empresarias, que son capaces de tener un liderazgo en la sociedad, difícilmente las niñas van a tener referentes a los que imitar”, comentó.

En este sentido, la secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, Carme Artigas, añadió que el error de la formación actual es que la separación entre las materias de ciencias y letras se lleva a cabo a edades muy tempranas y no se comunican bien las oportunidades de adquirir competencias tecnológicas. “Piensan que si estudian programación y código solo serán unas frikis que hacen videojuegos encerradas en casa, en lugar de decir que si eres médico tendrás que entender de algoritmos porque tendrás a un robot al lado trabajando, y si quieres reducir el cambio climático tendrás que saber de datos”, expuso.

No es el caso, por ejemplo, de Emma Fernández, vicepresidenta de la Fundación Asti Talent & Tech, que acabó los estudios de Ingeniería de Telecomunicaciones en 1987. En los últimos años de carrera, ella era la única alumna de la clase. La fundación en la que trabaja ha creado el programa Talent Girl para que en el futuro las clases se llenen de universitarias que demandan estas profesiones. “Nos tenemos que preocupar mucho más de trasladar a las jóvenes el impacto que nuestro desempeño y el desarrollo tiene en la sociedad a largo plazo”, explicó. En sus seis años de vida, por el programa han pasado más de 5.000 niñas que han trabajado competencias junto a 500 mentoras expertas en la materia. “Tenemos que permitirles conocer a mujeres de carne y hueso para acercarles esta realidad profesional. Para las niñas es un referente de mucha importancia”, recalcó Fernández.

Pero aunque el camino es largo y los pasos lentos, las expertas coinciden en que ha mejorado la concepción de la sociedad y las empresas respecto a la necesidad de aprovechar todo el talento para favorecer la innovación y el crecimiento. Con ese objetivo, la secretaría de Estado va a invertir 96 millones de euros del plan nacional de competencias digitales para formación de mujeres y niñas en estas aptitudes, indicó Artigas. Además, comentó que el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia del Gobierno supone una oportunidad única para digitalizar el país de manera “inclusiva e igualitaria”, para lo que también lanzarán becas de doctorado en ámbitos STEM con el fin de que el 50% se destine a mujeres.

Esas generaciones crearán la nueva sociedad digital que tanto se demanda. Por eso, las expertas insisten en que es inadmisible que en su construcción no participe el 50% de la población, la femenina.

Normas
Entra en El País para participar