El motor se deja 26.000 millones de beneficio en el camino por la pandemia

Los fabricantes, obligados a aplicar contención de costes

Renault fue la más perjudicada con el peor resultado de su historia

Pérdidas motor Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Los grandes fabricantes de coches del mundo terminaron su ejercicio fiscal de 2020 dejando por el camino 26.025 millones de euros de beneficio conjunto frente a 2019, último curso antes de la pandemia. La crisis sanitaria ha obligado al cierre de plantas de producción y concesionarios y la mayoría de compañías ha visto mermada su cuenta de resultados, con la excepción de Toyota y Daimler, que han conseguido aumentarla pese al desafío que atravesaba la economía mundial y, sobre todo, el propio sector de automoción.

Hay que matizar que las firmas japonesas no reportan resultados a año natural, sino que el último ejercicio fiscal nipón va de abril 2020 a marzo de 2021. En este contexto, el grupo Volkswagen obtuvo un beneficio neto atribuido de 8.824 millones de euros en 2020, lo que supone una caída del 37% en comparación con el año anterior tras el impacto del Covid-19 y unos extraordinarios de 931 millones por costes de reestructuración y el caso del software que alteraba las emisiones de algunos vehículos diésel cuando eran sometidos a pruebas de laboratorio, conocido como dieselgate,

La multinacional alemana espera incrementar “significativamente” este 2021 sus ventas respecto a 2020, aunque ha advertido de desafíos por la situación económica actual y una mayor competencia, así como por la volatilidad de los mercados de materias primas y de divisas. En concreto, prevé ingresar más gracias a las ventas de turismos y estima un margen operativo de entre el 5% y el 6,5%. Por su parte, aspira a un margen de entre un 4% y un 5,5% para el negocio de vehículos comerciales.

Renault ha sido, sin duda, la compañía más perjudicada. El grupo del rombo registró en 2020 el peor resultado de su historia con unas pérdidas netas de 8.008 millones de euros, frente a los números rojos de 141 millones que se anotó un año antes. Sin embargo, no solo se ha visto afectada por el coronavirus, sino también por la contribución negativa de sus empresas asociadas, sobre todo de Nissan, que provocó un agujero negro de 4.970 millones de euros en las cuentas del grupo francés.

Luca de Meo afronta el reto de devolver al grupo a la rentabilidad bajo el plan de la compañía Renaulution, con el que prevé un recorte en costes fijos de 2.500 millones para 2023 y hasta 3.000 millones para 2025. El grupo francés es cauto de cara a este año y es consciente de los “desafíos” extra que atraviesa el sector, aparte del Covid-19, como, por ejemplo, la escasez global de chips o semiconductores, que está obligando a las plantas de producción a acometer nuevos paros tras los confinamientos impuestos por los distintos gobiernos.

Ford y Stellantis

En la misma línea, Ford también ha empeorado notablemente sus resultados, pasando de un beneficio de 38,5 millones de euros en 2019 a unas pérdidas de 1.047 millones en 2020. La multinacional norteamericana, que está acelerando su proceso de transformación hacia la electrificación, con una inversión de 24.530 millones de euros para 2025, espera obtener en el año actual un beneficio operativo de entre 6.675 y 7.510 millones de euros. PSA y Fiat Chrysler Automobiles han culminado su fusión en enero de este año, pero han presentado las cuentas de 2020 ya bajo el nombre de Stellantis.

Ambas compañías han contabilizado un beneficio conjunto de 2.200 millones de euros el año pasado, muy por debajo de los más 5.900 millones de 2019. De cara a este año, el grupo fusionado prevé un margen operativo corriente que se sitúe entre el 5,5% y el 7,5%, siempre y cuando se dé “una ausencia de todo confinamiento significativo vinculado al Covid”.

Nissan, por su parte, ha reducido un 33% sus pérdidas, pero aún así anticipa que este año seguirá en negativo. Estas se frenarían hasta 453 millones de euros, con un alza prevista de sus matriculaciones del 8,6%.

Toyota y Daimler son los únicos que consiguieron ganar más

Toyota Motor redujo costes y, junto con una recuperación de las ventas, logró elevar un 10% el beneficio neto en su último año fiscal [de abril de 2020 a marzo de 2021], hasta 17.000 millones de euros. y espera seguir en la misma línea ascendente con una subida del 2,4% para el año en curso, que terminará en marzo de 2022.

Daimler también se sobrepuso a la pandemia. El consorcio alemán ganó 3.600 millones de euros, un 52% más en comparación con los niveles precovid, gracias a sus medidas de contención de costes y de efectivo. “El 2020 fue una prueba de estrés para casi todas las empresas de casi todas las industrias. El equipo de Daimler dominó muy bien esta prueba. Nuestros productos siguen teniendo una gran demanda en los principales mercados”, sacó pecho el presidente de la compañía, Ola Källenius, en la presentación de resultados. Daimler prevé que este año tanto su facturación como sus matriculaciones y beneficio operativo estén “significativamente por encima” de sus cifras de 2020,

Normas
Entra en El País para participar