Volkswagen vuelve a dividendos de 2018 tras recortar un 37% el beneficio

El grupo alemán afronta 931 millones en extraordinarios por el 'dieselgate' y costes de reestructuración

Herbert Diess, presidente del grupo Volkswagen.
Herbert Diess, presidente del grupo Volkswagen. dpa

El grupo Volkswagen obtuvo un beneficio neto atribuido de 8.824 millones de euros en 2020, lo que supone una caída del 37% en comparación con el año anterior, debido al impacto del Covid-19, que provocó un retroceso de sus ventas del 15,2%, hasta 9,3 millones de coches matriculados.

El consorcio alemán facturó 222.884 millones de euros el año pasado, un 11,8% menos en la comparativa interanual, y registró un retroceso del beneficio operativo del 43%, hasta 9.675 millones de euros.

Registró unos efectos extraordinarios de 931 millones por costes de reestructuración y el caso del software que alteraba las emisiones de algunos vehículos diésel cuando eran sometidos a pruebas de laboratorio, conocido como dieselgate, frente a los 2.336 millones de 2019.

Los consejos de administración y supervisión propondrán un dividendo de 4,80 euros por acción ordinaria y de 4,86 euros por título preferente, tal y como ya avanzó la compañía a finales de septiembre del curso pasado y lo que supone volver a niveles de 2018. Antes de que estallara la crisis del coronavirus, estaba en 6,5 y 6,56 euros, respectivamente.

La compañía explicó en su día que los beneficios retenidos, unos 855 millones de euros, se trasladarían a las cuentas del próximo año. "La propuesta de dividendo original se fundamentó en los buenos resultados del exitoso 2019. La nueva propuesta tiene ahora en cuenta el impacto de la pandemia", defendió el presidente del grupo, Herbert Diess.

"El Covid-19 supuso desafíos sin precedentes para todos nosotros. El año pasado, el grupo Volkswagen logró contener los efectos de la pandemia en su negocio y al mismo tiempo sentar bases estratégicas importantes para su transformación", ha señalado el responsable de Finanzas y Tecnologías de la Información de la corporación, Frank Witter.

La rentabilidad operativa sobre las ventas se situó en el 4,3%, frente al 6,7% de 2019. Volkswagen elevó en 2020 un 26% la posición neta de liquidez del área automovilística, hasta 26.796 millones de euros, mientras que el flujo de caja neto fue de 6.357 millones de euros, un 41,3% menos.

"Los resultados financieros que presentamos son mucho mejores de lo que esperábamos y demuestran lo que la empresa es capaz de lograr, especialmente en medio de una crisis", ha subrayado Witter.

Dentro de las marcas del grupo, la española Seat fue una de las que registró una mayor caída de ventas. En total, entregó 427.000 coches, un 25,6% menos que un año antes. Volkswagen Turismos, su marca de mayor volumen, cerró el curso anterior con una bajada del 15% y 5,32 millones de unidades. También pesó sobre el grupo presidido por Herbert Diess su desempeño en China, su mercado más importante. Allí recortó sus registros un 9,1%, hasta 3,84 millones de automóviles.

La multinacional alemana espera incrementar "significativamente" este año sus ventas respecto a 2020, aunque ha advertido de desafíos por la situación económica actual y una mayor competencia, así como por la volatilidad de los mercados de materias primas y de divisas.

En este contexto, prevé ingresar más gracias a las ventas de turismos y estima un margen operativo de entre el 5% y el 6,5%. Por su parte, aspira a un margen de entre un 4% y un 5,5% para el negocio de vehículos comerciales.

Normas
Entra en El País para participar