El déficit comercial de España se hunde un 49,3% a niveles de 1998

Las importaciones retroceden un 11,1% hasta febrero por el menor consumo e inversión

Contenedores en el puerto de Shangai (China)
Contenedores en el puerto de Shangai (China)

La economía española trata de recuperarse del desplome cercano al 11% sufrido por la crisis del coronavirus. Las restricciones a la movilidad y el letargo al que muchas empresas han sometido sus presupuestos, no solo en España si no en el resto de grandes socios comerciales, sigue castigando al sector exterior y auguran que la recuperación será lenta.

Los datos hechos públicos esta mañana por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo reflejan como el déficit comercial se redujo un 49,3% entre enero y febrero, situándose en 2.850,9 millones de euros, lo que representa el nivel más bajo desde 1998. En ese período de tiempo, las exportaciones cayeron un 6,6%, mientras que las importaciones se hundieron un 11,1%, provocando ese desplome sin precedentes del déficit comercial. En ambos casos, las ventas y compras de bienes se situaron en niveles de 2016.

China se cuela en el top 10 de los mayores compradores de bienes a España por los productos cárnicos

La caída entre los grandes sectores exportadores e importadores es generalizada, con la excepción de los alimentos, cuyas ventas a terceros países crecieron un 2,3% entre enero y febrero hasta sumar el 20% del total y convertirse en el sector más exportador. En este resurgimiento ha sido clave el boom de demanda de carne, especialmente de cerdo, desde China, que ha provocado que la rúbrica de productos cárnicos sumara 1.623 millones de euros en los dos primeros meses del año, al mismo nivel que medicamentos, plásticos o componentes de automoción, tradicionalmente más pujantes. En el otro lado, la falta de demanda sigue castigando con especial dureza al sector de la automoción, que acumula una caída del 14,4% en las exportaciones. Aún más llamativo es el desplome de las importaciones, con un retroceso del 19,5% que evidencia la parálisis de las ventas en el mercado español.

Todos estos cambios, a los que hay que unir la salida de Reino Unido de la UE, han dinamitado la lista de los países que más bienes compran a España. En primer lugar aparece Francia, con un 16% de las exportaciones, ya a mucha distancia de Alemania, el segundo en la clasificación, con un 11,8% del total. Italia y Portugal irrumpen en tercera y cuarta posición, con cuotas del 8,4% y del 7,2%, respectivamente, relegando al quinto puesto a Reino Unido (6,2%). China protagoniza el mayor cambio, ya que las ventas al gigante asiático subieron un 35,8% hasta febrero y le situaron en el octavo lugar (con un 3,3%), por detrás de EE UU (4,4%) y Holanda (3,4%).

Normas
Entra en El País para participar