El ICEX aprovechará la llegada de Biden para relanzar a las empresas españolas en EE UU

El organismo ha pedido 86,5 millones de euros para proyectos ligados a fondos procedentes de la Unión Europa

 María Peña, consejera delegada del ICEX.
María Peña, consejera delegada del ICEX.

El sector exterior se prepara para salir del mayor ajuste que ha sufrido en la historia. Las exportaciones españolas retrocedieron un 10% en 2020, regresando a niveles de 2016, como consecuencia de la parálisis ocasionada por la crisis del coronavirus. Y en esa vuelta a la normalidad el ICEX, que cuenta con un presupuesto de 131 millones de euros en 2021 para impulsar la promoción y la huella de las empresas españolas en otros países. "El plan de actividades para este año se ha diseñado para que el sector exportador sea el motor de la recuperación", ha asegurado esta mañana María Peña, consejera delegada del ICEX, en un desayuno para presentar los grandes ejes de ese plan de actividades.

En total están previstos 1.316 eventos, de los que 833 estarán dirigidos a la implantación y a la internacionalización de las empresas, 276 enfocados a la capacitación empresarial y 110 para atraer inversiones extranjeras. El número de actividades no ha cambiado con respecto a anteriores ediciones, aunque lo que sí ha variado es que la gran mayoría de ellas se realizará de forma virtual, en línea con las restricciones aprobadas por el coronavirus. No es el único cambio. La llegada de Joe Biden a la presidencia de EE UU ha incrementado aún más las actividades y el interés por incrementar la huella de las empresas españolas en ese país. "Lo que esperamos es más transparencia, menos sustos y más previsibilidad. En EE UU nos vamos a focalizar en sectores de alta demanda, como alimentación, gastronomía, moda o diseño. Si finalmente hay una administración más previsible y se relanzan proyectos de infraestructuras, se dedicarán más recursos a este ambito, que será prioritario".

El otro gran foco de la actividad internacional del ICEX será China, que ha sido determinante para que la alimentación se convirtiera en el primer sector exportador en 2020, superando a otros que tradicionalmente habían tenido más peso, como los bienes de equipo o la automoción. De hecho, China fue el único gran cliente que incrementó sus compras a España, con un alza del 20%, y la alimentación fue el único sector que elevó su facturación con respecto a 2019, con un 5%. "España se ha convertido en la despensa del mundo y la alimentación es el único sector que ha crecido. Debemos aprovechar ese tiron de los alimentos con mucha promoción y comunicación y seguir reforzando comunicación nuestra imagen en mercados como China".

Una parte importante de estas actividades se financiará con fondos de la Unión Europa. De los 131 millones de presupuesto con los que cuenta el organismo este año, 8 milllones proceden del fondo de recuperación europeo. Peña aseguró que la petición realizada desde el organismo que dirige recoge proyectos plurianuales (de 2021 a 2024) por valor de 86,5 millones de euros.

Normas
Entra en El País para participar