El Covid retrasa la detección a tiempo del cáncer

El 20% de los enfermos no ha sido diagnosticado por la pandemia

Detección cáncer Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Preocupación en los servicios de oncología. Uno de cada cinco pacientes con cáncer no ha sido diagnosticado debido a la crisis sanitaria provocada por el Covid-19, calcula un estudio realizado durante la primera ola de la pandemia. El problema es que, según Álvaro Rodríguez-Lescure, presidente de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), ese retraso o lentitud en la atención persiste en la actualidad por las dificultades de acceso al sistema y el miedo latente al virus. Los especialistas temen que este “limbo” suponga una mayor detección de tumores en fases avanzadas –como ya se está viendo en los hospitales–, lo que reduce las opciones terapéuticas y compromete la supervivencia y calidad de vida.

“Los programas de cribado se vieron afectados en mayor o menor grado, por lo que, con toda probabilidad, el número de cánceres colorrectales, de mama y de cuello uterino diagnosticados en 2020 fue menor que el esperado. Todo el sistema sanitario se vio tensionado y esto también influyó negativamente en su capacidad diagnóstica”, revela la Red Española de Registros de Cáncer (Redecan) en un informe reciente.

Los cribados de colon, mama y cuello uterino, entre los más afectados

Es por esto que Jaume Galcerán, presidente de esta organización, cree que habrá una sobreestimación en la incidencia (estimada en 277.394) al detectarse en 2020 menos casos de los previstos por el confinamiento. Sin embargo, para 2021 y 2022 prevé un aumento tanto de la incidencia como de la mortalidad.

Lescure avisa de que si no se toman medidas, la situación se perpetuará. “Denunciamos ese muro en la atención. El sistema está muy al límite, muy castigado; necesita una redefinición de los esquemas, los recursos y el personal. Es un drama cuando llaman y no reciben respuesta, pero hay que insistir, que no sea el miedo lo que paralice”, sugiere en vísperas del Día Mundial contra el Cáncer, celebrado el pasado día 4, y tras reivindicar la asistencia de toda la patología no Covid. “El retraso no es solo en cáncer”, reitera.

Los oncólogos temen el auge de casos en fase avanzada y que comprometa, por tanto, la supervivencia

Luis Paz-Ares, jefe del servicio de oncología del Hospital Universitario 12 de Octubre, indica que su unidad ha visto entre un 10% y un 15% de pacientes menos que otros años. “Ha habido meses en los que el número de biopsias, frente a 2019, ha bajado a la mitad. Aún no tenemos datos del efecto que esto va a tener, pero sí hemos visto a menos enfermos, también hemos diagnosticado a menos, por tanto, con toda seguridad, algunos van a sufrir el impacto de esa demora”, reflexiona el además presidente de la Asociación Española de Investigación contra el Cáncer (Aseica), quien se suma al reclamo de “medidas correctoras”. Por eso, 14 sociedades científicas y organizaciones sanitarias se han unido para crear la RED-C, a fin de mejorar la atención de este colectivo.

Entre los más vulnerables

Y es que estos pacientes sufren un triple impacto: son más vulnerables al virus SARS-CoV-2, han tenido que adaptar sus terapias a las circunstancias (con menos sesiones presenciales, más control telemático –siempre que fuera posible– o su suspensión) y retrasar, en muchos casos, la primera consulta ante una molestia o síntoma, detalla Paz-Ares. Desde el Hospital Beata María Ana y la Policlínica Nuestra Señora del Rosario insisten en poner el foco en este grupo, uno de los más vulnerables junto a los crónicos, y reforzar el diagnóstico. Carmen González, presidenta de la Fundación Merck Salud, añade la necesidad de seguir impulsando y apoyando la investigación biomédica.

Para 2021 se calculan 276.239 nuevos casos de cáncer en España, 1.155 menos que en 2020, recoge un informe de SEOM, pero la estadística se verá alterada por el Covid. Los más frecuentes: colorrectal, próstata, mama, pulmón y vejiga urinaria. Los oncólogos destacan la tendencia al alza mantenida en el de pulmón en mujeres (es ya el tercero con más incidencia y el segundo en mortalidad) y, en general, la subida de los de cavidad oral y faringe y vejiga urinaria por el tabaco. Y advierten sobre el alcohol, asociado al desarrollo de siete tumores. “No hay un nivel seguro de consumo; su impacto no es nada despreciable”, alerta Lescure.

Normas
Entra en El País para participar