Las energéticas preparan la transición verde con 50.000 millones de inversión

La pandemia ha acelerado la apuesta por las renovables

Energías renovables Pulsar sobre el gráfico para ampliar

El año 2021 promete dar el impulso definitivo al despegue de las renovables en España y las grandes energéticas ya han adelantado inversiones milmillonarias para los próximos años con el objetivo de posicionarse en la carrera por un negocio en auge. De esta forma, entre Iberdrola, Endesa, Repsol, Red Eléctrica, Enagás y Naturgy, ya han anunciado inversiones por más de 50.000 millones de euros en sus últimos planes estratégicos destinados exclusivamente a la transición energética. Además Naturgy, actualizará su hoja de ruta a principios de 2021 y previsiblemente lanzará apostará por las renovables en la línea que ha mantenido en los últimos años, por lo que el volumen inversor será aún mayor.

Y es que, la pandemia de Covid-19 ha acelerado la transición energética y ha convertido a las renovables en uno de los sectores con mayor potencial de negocio hasta el punto de que las energéticas tradicionales que explotaban combustibles fósiles, han dado un giro verde a sus estrategias.

Por su parte, las firmas que ya venían dedicando su cartera a la generación de energía limpia han encontrado la oportunidad de expandir su negocio. Es el caso de Iberdrola, la empresa que más venía apostando por la energía libre de emisiones ha diseñado una hoja de ruta hasta 2025 con 75.000 millones de euros en inversiones, de los cuales más de la mitad (38.256 millones) se destinarán a las renovables. Esto permitirá alcanzar una capacidad instalada de 60 GW al final del periodo, tras llegar a los 44 GW en 2022, lo que supone duplicar su potencia actual 32 GW, dando un gran impulso a la tecnología eólica marina, con 4 GW al final del periodo.

La apuesta de Iberdrola le permitirá crecer también en solar fotovoltaica, con una previsión de 16 GW instalados al final del periodo y reforzarse en eólica terrestre e hidroeléctrica, con 26 GW y 14 GW instalados en 2025, respectivamente.

De hecho, Iberdrola cuenta con una de las carteras renovables más grandes de la industria: 70,5 GW distribuidos por sus áreas tradicionales y principales tecnologías: 30,7 GW, fotovoltaicos; 20,2 GW, eólicos marinos y 16,3 GW, terrestres. En la actualidad, la compañía avanza en la construcción de 7 GW y tendría hasta 11 GW en ejecución en 2025.

El giro verde lo dará también Endesa. La compañía liderada por José Bogas está decidida a lanzar una ofensiva renovable de 3.300 millones destinados a incrementar el parque generador de energía renovable de forma que la empresa alcanzará los 11.500 MW solares, eólicos e hidráulicos a final de 2023.

Además, por primera vez Endesa avanzó en diciembre una visión de sus principales objetivos de negocio en el horizonte 2030. La empresa prevé unas inversiones de 25.000 millones entre 2021 y 2030 para aprovechar, precisamente, las oportunidades derivadas tanto del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) (la hoja de ruta del Gobierno para abordar la transición energética en la próxima década) así como de los fondos para la recuperación pos-Covid que llegarán de la UE. De esta forma, Endesa estima un megaplán inversor de 25.000 millones de euros entre 2021 y 2030. De ellos, el 40% irá a aumentar el parque generador renovable hasta alcanzar más de 18.000 MW, más de 10.000 MW adicionales a los operativos a cierre de 2020.

Petroleras y gasistas

El giro de timón hacia las renovables se hace más evidente en la estrategia de las grandes petroleras que han irrumpido con fuerza en el sector eléctrico. Repsol ha trazado un plan con el que se reinventará a partir del próximo año y para ello invertirá 4.000 millones en renovables hasta 2025 (800 millones al año, el 300% más que en el plan anterior) y rebajando la inversión en (exploración y producción) con la intención de ser una compañía libre de emisiones de CO2 en 2050.

Por su parte, las gasistas también apostarán por la generación de bajas emisiones. Naturgy preveía triplicar su capacidad instalada renovable al final de su plan estratégico 2018-2022. Según las cuentas de la compañía presidida por Francisco Reynés, a cierre de 2018 contaba con una capacidad instalada libre de emisiones de 4.300 MW, lo que supone que al final del periodo debería acabar con 12,8 GW.

Actualmente, la gasista tiene en construcción nuevos proyectos por unos 1.400 MW en España, Chile y Australia y tiene en desarrollo y tramitación otros 3.700 MW adicionales. Aunque Naturgy no detalla el dato, fuentes del mercado estiman una inversión de 3.800 millones. Además, la empresa retrasó hasta febrero de 2021 la presentación de su nueva hoja de ruta con más inversiones después de que en noviembre acordara la venta de la filial chilena Compañía General de Electricidad (CGE) por 2.570 millones de euros.

Esta operación supone un movimiento que dota a Naturgy de capacidad financiera para abordar su apuesta por las energías renovables dentro del proceso de transformación que atraviesa el grupo. Por lo tanto, en los objetivos actualizados para el horizonte de los próximos años cabe esperar que eleve aún más las cifras tanto en inversión renovable como en capacidad instalada al final del mismo.

Enagás se comprometió a invertir 300 millones en proyectos de hidrógeno, biogás y biometano entre 2020 y 2026. De hecho, a partir de 2021 se librará una carrera por desarrollar el hidrógeno con una inversión ya anunciada por el Gobierno hasta 2023 de 1.500 millones.

Y es que, 2021 se posiciona como el año del espaldarazo definitivo a las renovables en España. Según los datos de Red Eléctrica de España (REE), 2019 (último ejercicio completo del que se disponen datos) supuso un hito en la transición del sistema eléctrico peninsular, ya que por primera vez las energías verdes superaron (52%) al resto de tecnologías en el parque generador. De esta forma, España cerró el año con la cifra récord de 104,8 MW renovables.

A cierre de 2019, el contingente renovable en la península ascendía a un total de 54.457 MW, de los que un 46% son eólicos, un 16% son fotovoltaicos y el resto (38 %) corresponden a otras tecnologías renovables.

Primera subasta, en enero

Calendario y plazos. La primera subasta de energía renovable se celebrará el próximo 26 de enero, con un total de 3.000 megavatios (MW) en juego para distintas tecnologías. El Gobierno habilitó desde el pasado día 15 de diciembre el plazo para la documentación de la oferta y el 26 de enero se procederá a la presentación de ofertas.

Tipos de tecnología. De los 3.000 MW que se pondrán en juego en la primera convocatoria de 2021, al menos 1.000 MW se destinarán a energía eólica y otros 1.000 MW a energía fotovoltaica, quedando el resto de potencia a subastar sin restricción tecnológica.

Normas
Entra en El País para participar