El teletrabajo aumenta los casos de sobrepeso

Casi el 50% de los españoles ha ganado tres kilos en el confinamiento

obesidad

No es broma, el teletrabajo engorda y, de paso, perjudica seriamente la salud. Durante los dos primeros meses de confinamiento, más del 45% de los españoles aumentó de peso y la mayoría ganó entre uno y tres kilos, recoge un estudio reciente de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (Seedo).

“Más tres que uno”, asegura Juana Carretero, vicepresidenta de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). “Muchos de los pacientes que han acudido a mi consulta en los últimos meses han engordado hasta cinco kilos y no solo porque hayan comido más, sino principalmente porque no han hecho ejercicio”.

Prueba de ello es que, según el Colegio Oficial de Dietistas Nutricionistas de la Comunidad Valenciana, más del 70% de las consultas que han recibido estos profesionales en las últimas semanas del primer estado de alarma ha tenido que ver con la dieta y pérdida de peso, mayormente entre el colectivo de mujeres.

El riesgo de muerte por Covid es un 48% mayor en los obesos

Y, de hecho, “las mujeres han sido las que más se han visto afectadas, sobre todo en la primera fase de la pandemia”, afirma el médico nutricionista Nicolás Romero. Pero, en la segunda ola, “el sobrepeso ha tendido a igualarse por sexos y edad”. Aunque fuentes del colectivo médico sostienen que ha empeorado más la salud de las mujeres frente a la de los varones por su rol de cuidadoras, pese a que los hombres son biológicamente más susceptibles a la obesidad y a las enfermedades metabólicas.

No es para tomárselo a broma, teniendo en cuenta que la obesidad es causante de otras muchas enfermedades tan serias como la diabetes, la hipertensión, el colesterol, la EPOC, el ictus y las cardiopatías, entre otras. Y máxime este año, en plena pandemia, cuando las personas con exceso de peso tienen un 46% más de riesgo de contagiarse del Covid, un 78% de riesgo de ingreso en las UCI y el riesgo de mortalidad es un 48% superior, indican desde la Seedo.

“El teletrabajo será beneficioso para la economía, pero no para la salud”, advierte Carretero. Además de que “la mayoría de los pacientes con estas patologías han estado mal controlados durante la pandemia debido a la situación de los centros de atención primaria”. Y añade que “trabajar en casa reduce la movilidad, impide obtener la vitamina D y altera los ritmos circadianos que regulan el sueño”. “En un año veremos las consecuencias porque habrá más episodios de ictus, insuficiencia cardiaca, cardiopatía isquémica y artrosis de rodilla, entre otras patologías”, prevé esta médico internista del Hospital de Zafra (Badajoz).

Una enfermedad crónica

El problema es que en España no se quiere reconocer la obesidad como una enfermedad crónica y los pacientes se ven gordos, no enfermos, alerta Carretero. “Su falta de reconocimiento impide, asimismo, que estos pacientes accedan con facilidad a los tratamientos, que, encima, no están financiados por el Sistema Nacional de Salud”, critica.

El exceso de peso se está convirtiendo en otra pandemia, pero silenciosa. El 23,6% de los pacientes que acuden a las consultas de medicina interna sufre obesidad (definida como un índice de masa corporal superior a 30) y el 60%, sobrepeso, según el estudio Obemi de la SEMI. Unas cifras todavía más sangrantes en los niños, donde uno de cada cuatro tiene exceso de peso.

Romero insiste en que el teletrabajo, que este año han desempeñado tres millones de españoles, ha ayudado a detonar las cuatro haches (hipertensión, hiperglucemia, hipercolesterolemia e hiperadiposidad). Y apunta que, además de la falta de movilidad, aunque sea para ir a la oficina, trabajar en casa “desestructura los horarios de las comidas, necesarios para no coger peso, y se tiende a la comida recompensa, normalmente ultraprocesada, debido al hambre emocional producida por la ansiedad, mucho más impulsiva que la física”.

Un problema que podría agravarse, teniendo en cuenta que en breve podrían incorporarse otro millón y medio de personas al trabajo telemático y la falta de movilidad aumentará el número de casos de sobrepeso en los próximos meses, calculan en el Colegio Oficial de Dietistas y Nutricionistas valenciano.

Mantener la tripa a raya

La grasa abdominal es la que más hay que controlar porque influye negativamente en el metabolismo y favorece el desarrollo de patologías cardiovascu­lares, diabetes, gota... En la mujer, el perímetro abdominal debe estar por debajo de los 88 centímetros y en el hombre, menor de 102, aconseja el nutricionista Nicolás Romero.

Tener un índice de masa corporal menor de 30 requiere medidas individualizadas en función de donde se tenga la grasa acumulada, con ejercicio y sin dietas restrictivas, sugiere Juana Carretero, de la SEMI. También cuidar el entorno del teletrabajo, planificar el menú, consumir frutas y verduras a diario, legumbres, huevos, pescado, evitar ultraprocesados y usar más el horno, recomiendan los dietistas valencianos.

Normas
Entra en El País para participar