Abanca financia proyectos para la transición energética y apoya negocios pesqueros y agrarios sostenibles

La entidad incorpora criterios ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ASG) en su actividad

Océano y energías renovables
Getty Images

Liderar la nueva forma de hacer finanzas y una economía sostenible no es baladí para Abanca. En 2019, la entidad fue signatario fundador de los Principios de Banca Responsable, iniciativa financiera del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP FI) a la que ya se han adherido más de 200 instituciones.

El documento recoge varios compromisos, entre otros: alinear la estrategia global del banco con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ONU), el Acuerdo de París sobre el cambio climático y los marcos nacionales y regionales pertinentes; incrementar los impactos positivos de la actividad, los productos y los servicios bancarios y reducir los negativos; trabajar con los clientes para alentar prácticas sostenibles y favorecer actividades económicas que creen prosperidad compartida para las generaciones actuales y futuras.

También colaborar de forma proactiva y responsable para lograr los objetivos de la sociedad, contar con un gobierno corporativo efectivo y una cultura de banca responsable, revisar periódicamente la implementación de estos Principios y se compromete a ser transparente y responsable de los impactos positivos y negativos.

Pocos días después, la entidad se unió a 38 bancos de todo el mundo que dan el primer paso en alinear sus negocios con los objetivos climáticos internacionales y el ODS 13: acción por el clima. Este documento establece acciones concretas y con plazos determinados que los bancos firmantes pondrán en marcha para ampliar su contribución y actividad con los objetivos del Acuerdo de París sobre el clima.

Entre otras medidas, las entidades se comprometen a financiar la economía baja en carbono, a utilizar sus productos, servicios y relaciones con los clientes para facilitar la transición económica requerida para alcanzar la neutralidad climática, y a ser transparentes a la hora de comunicar el impacto climático de su actividad y el progreso que realiza en estos compromisos.

Francisco Botas, su consejero delegado, subraya que “la responsabilidad social corporativa es una prioridad estratégica para Abanca y nuestro objetivo es promover siempre acciones que sirvan como un impulso para la mejora social y el crecimiento sostenible y que estén en línea con los diez principios del Pacto Mundial y con los Objetivos de Desarrollo Sostenible aprobados por Naciones Unidas. Por eso no hemos dudado en sumarnos a los Principios de Banca Responsable y suscribir el Compromiso Colectivo para la Acción Climática, que está en consonancia con nuestro modelo de banca responsable y sostenible”.

Fondos y seguros

Inversión responsable
Getty Images

Todo ello se traduce en la incorporación de criterios ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ASG) en su actividad inversora en los segmentos de servicios y productos de inversión y seguros tras suscribir los Principios de Inversión Responsable (de la PRI Association, organismo independiente que constituye el principal impulsor de la inversión responsable en el mundo).

El grupo financiero los ha suscrito en dos categorías: la sociedad Abanca Corporación Bancaria, que desarrolla la actividad financiera a través de su dirección general de Mercado de Capitales, Gestión y Distribución en la unidad de dirección de Inversiones (investment manager), y la sociedad Abanca Seguros, a través de la cual el grupo opera en el segmento asegurador, como propietaria de activos (asset owner).

En un primer momento, concentrará sus esfuerzos en la aplicación de los Principios a su labor inversora en los segmentos de negocio de fondos de inversión, planes de pensiones, gestión delegada de carteras y seguros. En una etapa posterior el banco extenderá su aplicación a otras actividades.

La adhesión a los principios de Inversión Responsable ha llevado a Abanca a la redacción de una Política de Inversión Responsable en la que se integra su modelo de inversiones, denominado Alpha360, que permite la inclusión de los criterios ASG (ambientales, sociales y de gobierno corporativo) dentro de los diferentes procesos de análisis y gestión por parte de la dirección de Inversiones del banco.

Como ilustración…

Banca responsable
Getty Images

Algunos ejemplos de ellos son el lanzamiento del servicio de gestión de carteras Alpha Responsable, conformado con fondos de inversión que atienden a criterios de sostenibilidad, la participación en proyectos del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima, destacando en los últimos años la participación en múltiples proyectos de energías renovables, la aplicación de políticas de crecimiento de la cartera de clientes y proyectos de categoría green, la reducción de la huella de carbono, de consumo energético y de papel en las operaciones del banco, el uso de energía procedente de fuentes renovables, la creación de un Código Ético y de Conducta para sus empleados, y el lanzamiento de su Política de Sostenibilidad y de su lanzamiento de su Política de Sostenibilidad y de su Política Energética y Ambiental.

Además, el Instituto de Educación Superior Intercontinental de la Empresa (IESIDE), de la Obra Social Abanca, fue la primera institución de ámbito universitario en Europa integrada en la UNEP FI (United Nations Environment Programme Finance Initiative), en calidad de institución de soporte, para la dinamización de la sostenibilidad en todos aquellos contextos vinculados con las finanzas y el mercado en los que puedan tener impacto las acciones de IESIDE: la formación, investigación y seguimiento de la actualidad de los mercados financieros de forma que se garanticen unas finanzas sostenibles.

Océanos sostenibles

Tortuga marina
Tortuga marina en la isla Lady Elliot, en la Gran Barrera de Coral de Queensland. Getty Images

Abanca se ha convertido desde el pasado 8 de junio, Día Mundial de los Océanos, en la primera entidad financiera española en adherirse a los Principios para un Océano Sostenible, una iniciativa de la Red de Pacto Mundial de Naciones Unidas que constituye un marco de buenas prácticas comerciales responsables con los océanos, común para todo tipo de sectores empresariales y geografías.

Con esta acción reconoce la urgencia y la importancia de adoptar medidas a escala mundial que promuevan el bienestar del océano, con el fin de conservar su riqueza en la actualidad y el futuro, y se compromete a trabajar en este sentido dentro de su ámbito de actuación. El banco se une así a una coalición de 63 entidades de todo el mundo, 21 de ellas españolas, procedentes de diferentes sectores de la economía, que comparten esta preocupación.

En el caso de los océanos, la evidencia científica indica que su salud se está deteriorando debido al aumento de las temperaturas, la acidificación, el agotamiento de los recursos naturales y la contaminación de los ecosistemas terrestres y el mar. Al suscribir estos nueve Principios, se compromete a actuar en aquellos ámbitos donde su contribución pueda ser más relevante, sin olvidar que el impacto de sus acciones y responsabilidad son, hoy en día, globales.

Precisamente, la mayor influencia del banco se encuentra en la costa atlántica, donde se concentra el núcleo de su negocio. Por este motivo, la entidad se ha marcado como objetivo prioritario por su alto impacto y contribución en el ODS 14: Vida submarina, orientado a proteger y restaurar la salud del océano.

El banco cuenta desde 2016 con una unidad especializada en el mar, a través de la cual canaliza su colaboración con las organizaciones de referencia en el ámbito pesquero y conservero. Mantiene acuerdos estables con la Confederación Española de Pesca (Cepesca), las cofradías gallegas o asociaciones sectoriales como Anfaco o ARVI, entre muchas otras, y apoya eventos fundamentales para el sector como Conxemar, la Feria Internacional de Productos del Mar Congelados que se celebra anualmente en Vigo.

Centraliza también el apoyo financiero del banco a las empresas del sector, con lo que contribuye al crecimiento e internacionalización de estos negocios y a hacer realidad sus proyectos vinculados a la sostenibilidad. El ejemplo más destacado es el plan de financiación de la renovación de la flota pesquera, que implica dotar a las armadoras de barcos más sensibles en materia de impacto ambiental, y más eficientes en las capturas. Otras actuaciones en este sentido son las inversiones en eficiencia energética de las instalaciones, la mejora en la gestión de las lonjas o la implantación de nuevas tecnologías orientadas a valorizar los productos pesqueros y su trazabilidad, que contribuyen a la protección y recuperación de la biodiversidad marina y al fomento de la sensibilización ambiental.

En el ámbito de la inversión, las carteras sostenibles Alpha Responsable y Alpha Exponential Future cuentan con fondos vinculados al agua. En concreto, Thematics Water se centra en toda la cadena de valor del agua y dentro de su cartera se encuentran compañías dedicadas a la gestión y procesamiento de residuos sólidos, con tratamiento, reciclaje y gestión de aguas residuales, cuya actividad incide directamente en la calidad del agua de mar.

Además, la preocupación del banco por la salud de los océanos tiene reflejo en su acción social. A través de su programa de voluntariado corporativo Trabajando por la mejora del patrimonio natural, la entidad ha intensificado en los últimos meses las acciones de limpieza en espacios costeros gallegos de especial interés medioambiental, y dentro del programa de educación financiera ha organizado jornadas de formación para colectivos como las mujeres trabajadoras del sector pesquero.

Reducir el impacto ambiental

En febrero pasado, la entidad firmó un acuerdo con Iberdrola para que toda la energía eléctrica suministrada, tanto al banco como a su obra social (Afundación) provenga de fuentes renovables (energía eólica, solar o hidráulica).

Eólica Dinamarca
Turbinas eólicas en la costa de Copenhagen, capital de Dinamarca. Getty Images

Además, el banco ha medido por primera vez su huella de carbono y ha dado un nuevo impulso a promover el reciclaje y reducir los consumos, tanto en oficinas como en servicios centrales. En este sentido, está renovando sus sedes corporativas y su red de oficinas para hacerlas energéticamente inteligentes y ha implantado iniciativas de transporte sostenible y de cero papel. 

Normas
Entra en El País para participar