Emergentes: ningún mercado hace sombra a China, la estrella

El gigante asiático se ha recuperado antes que ninguno y se ha convertido en el indiscutible vencedor de esta crisis

Vista del skyline de Shanghái desde el río Huangpu.
Vista del skyline de Shanghái desde el río Huangpu.

La crisis del Covid-19 no está afectando a todos por igual. Mientras que los mercados desarrollados aún luchan por frenar la pandemia, entre los emergentes la situación es desigual. “Los mercados asiáticos, con China a la cabeza, que han conseguido controlar con mayor éxito la expansión de la pandemia y, en consecuencia, han podido recuperar su actividad industrial y comercial con mayor rapidez, son los claros vencedores”, asegura la directora de análisis de Arquia Profim Banca Privada, Mar Barrero.

Efectivamente, Asia, y en particular China, parece erigirse como la ganadora de la crisis: “Se trata de la única región del mundo que experimenta actualmente una recuperación tangible”, apunta Xavier Hovasse, responsable de renta variable emergente de Carmignac, que menciona el actual posicionamiento de sus carteras de renta variable en los países asiáticos, con China como principal convicción, seguida por Corea del Sur y la India. “En Asia encontramos las economías con los fundamentales más sólidos y el mayor grupo de empresas innovadoras en los segmentos tecnológico/internet que se sitúan, y lo harán en el futuro, a la vanguardia de esta revolución digital que se ve acelerada por el Covid-19”, afirma.

Didac Pérez, director de inversiones de Caja Ingenieros Gestión y gestor del fondo CI Emergentes, es optimista en el devenir de la región, ya que, a pesar de la marcada heterogeneidad entre países, “varios son los nexos de unión que posibilitan el auge de sus economías a través de crecimientos económicos con los que los países desarrollados solo pueden soñar”.

Compañías destacadas

Valores. Hay gestoras que prefieren apostar por mercados y otras que se centran en elegir compañías concretas. Etienne Guicherd, analista financiero de Amiral Gestion, cita por ejemplo la tailandesa Humanica, que es la principal empresa de recursos humanos del país, en particular de gestión de nóminas, con más del 60% de cuota de mercado y sin ningún competidor cercano. Sus clientes son las mayores empresas blue chip y multinacionales de Tailandia.

Otro ejemplo es el de MAP Aktif Adiperkasa (o MAPA por sus siglas), que es el distribuidor más importante de artículos deportivos de Indonesia, con una cuota de mercado del 60%, más de 10 veces el tamaño del segundo de la lista, destaca el analista de Amiral Gestion.

Este experto identifica tres tendencias de crecimiento: el dividendo demográfico (“para 2030, la región representará alrededor del 55% de la población mundial total entre 15 y 34 años, una generación cada vez mejor educada y más integrada en los sistemas globales”), los movimientos sociales y el proceso de urbanización (con una población de 1.300 millones de personas y una edad media de apenas 29 años, solo un 35% de los indios vive en ciudades) y la transformación digital y adopción tecnológica (“la mediana de la penetración del móvil dentro de los países asiáticos se sitúa alrededor del 60%, todavía muy lejos de los estándares del mundo desarrollado”).

Álvaro Cabeza, responsable para Iberia de UBS AM, cree que “China se encuentra en una posición de partida sólida y seguirá registrando un crecimiento estable hasta 2025, aunque a un ritmo más lento que en años anteriores”, augura. Además, observa que continúa la integración del país en los mercados financieros mundiales. “Los inversores nacionales buscan cada vez más invertir en activos financieros, lo que crea una enorme demanda de vehículos de inversión y nuevas oportunidades. Al tiempo, vemos una demanda mucho más fuerte de los inversores extranjeros por activos chinos”, precisa.

Emergentes: ningún mercado hace sombra a China, la estrella

Pero los mercados emergentes no constituyen un ente único: hay más de 50 países y 12 sectores de entre los que elegir, recuerda Jennifer James, gestora de mercados emergentes de Janus Henderson, que también considera que algunas regiones, como Asia, deberían registrar una mejor evolución, “algo que ya está más o menos descontado”. Sectores como el de metales y minería y el de alimentación y bebidas “también han registrado resultados positivos. No obstante, el mejor conjunto de oportunidades reside en títulos con sólidas trayectorias de crecimiento, férreos balances y equipos directivos alineados con sus grupos de interés, independientemente del sector o del país”, añade.

La historia nos dice que mayores crecimientos de PIB no siempre están ligados con mejores comportamientos bursátiles, “por eso, desde Schroders creemos que hay que tener en cuenta todos los factores, aunque al final son los modelos de negocio lo que más pesan a la hora de conseguir mejores rentabilidades”, expresa Leonardo Fernández, director del canal intermediario de Schroders. Además, muchos de esos mercados están poco analizados en comparación con los desarrollados, lo que “brinda la oportunidad de que un gestor profesional ayudado por su equipo de analistas descubra atractivas oportunidades de inversión antes de que estas se reflejen en los precios del mercado”, sostiene.

También Warren Hyland, gestor de carteras de mercados emergentes de Muzinich & Co, espera que el crecimiento se incline a favor de los mercados emergentes, “ya que en general están más centrados en la fabricación, en comparación con los desarrollados, con sectores de servicios grandes y ahora en dificultades”. Por países, ven oportunidades en Brasil y China y observan atentamente a Rusia y Turquía.

Sudamérica, por su parte, se está viendo muy afectada por la pandemia. “El PIB regional caerá más de un 9% este año y los mercados han sufrido pérdidas muy abultadas, a lo que se suma una intensa depreciación de sus divisas”, describe Alejandro Varela, gestor del Renta 4 Latinoamérica, que es, no obstante, optimista, ya que “en el momento en que la economía global comience a remontar y se despeje la incertidumbre, creemos que también los mercados latinoamericanos podrían subir con más fuerza que el resto, así que es muy probable que estemos ante una oportunidad interesante”.

Bonos: rendimientos algo mejores que en los desarrollados

En cuanto a la inversión en deuda emergente, las opiniones de los inversores expertos no son tan coincidentes como en renta variable. A Claudia Calich, responsable de renta fija emergente de M&G, por ejemplo, los datos fundamentales de inversión a largo plazo en estos mercados le siguen pareciendo atractivos (crecimiento a largo plazo, demografía, deuda sobre PIB, etc.).

Además, esta clase de activos cuenta con el apoyo de unas políticas monetarias muy acomodaticias por parte de los bancos centrales y, en el caso de las economías más débiles, con el apoyo financiero de las instituciones internacionales. “Y, por supuesto, tampoco podemos obviar las mayores rentabilidades que ofrecen esta clase de activos, especialmente en un entorno de muy bajos rendimientos en los mercados desarrollados”, recuerda.

Los expertos de Western Asset siguen considerando que la deuda emergente con alta calificación denominada en divisas fuertes –tanto la pública como la corporativa– constituye una asignación estratégica. “Determinadas oportunidades en Asia (Indonesia), Oriente Medio (Israel, Qatar y Emiratos Árabes Unidos) y Latinoamérica (Panamá) parecen ofrecer un valor interesante y beneficios en términos de diversificación”, puntualizan.

Desde Columbia Threadneedle, en cambio, creen que el entorno de valoración de la renta fija de los mercados emergentes se ha vuelto cada vez menos atractivo, y los diferenciales ahora convergen hacia promedios a más largo plazo, una situación impulsada por la estabilización en los reembolsos de fondos y una respuesta predecible a los programas de estímulo monetario y fiscal implementados a escala mundial. “Fundamentalmente, el panorama sigue siendo desafiante, con una normalización de la actividad comercial que no se espera hasta al menos 2021, lo que implica un periodo sostenido de incumplimientos y estrés crediticio más altos de lo normal”, adelantan.

Alejandro Arévalo, gestor de fondos de renta fija emergente de Jupiter AM, asegura, por su parte, que “para los inversores especializados como nosotros, estos reveses, aunque crean volatilidad a corto plazo, también generan excelentes oportunidades para invertir en bonos atractivos con descuentos sustanciales”.

Explica que desde 2008 no se habían encontrado con unas valoraciones tan atractivas en esta clase de activos como las de marzo. “Ya hemos visto cómo muchos de estos bonos recuperaban entre 40 y 60 puntos desde los mínimos de marzo. En lo que llevamos de año, los índices de deuda pública y corporativa en moneda fuerte se sitúan ya en territorio positivo después de haber llegado a acumular pérdidas de dos dígitos”, resalta.

Normas
Entra en El País para participar