Pullmantur abandonará su sede central en Madrid por impago del alquiler

El 40% de la plantilla lleva más de mes y medio sin cobrar el sueldo

Richard J. Vogel, consejero delegado de Pullmantur
Richard J. Vogel, consejero delegado de Pullmantur

El polvorín de Pullmantur ha estallado. La crisis sanitaria del coronavirus obligó a parar a toda la industria de los cruceros, pero Pullmantur fue la única que dio un paso más allá al presentar un concurso de acreedores, en marcha desde finales de julio. La empresa lo justificó ante la imposibilidad de continuar con el negocio en un escenario de nueve meses sin ingresos. Lo que podría ser un plan para reestructurar el pasivo de la compañía y reorientar el negocio es, según denuncian los propios trabajadores, un plan para liquidar la compañía con el menor coste posible.

Fuentes cercanas a la plantilla revelan que los 127 trabajadores de Pullmantur SA (un 40% de los 311 que conforman) no han cobrado todavía el mes de agosto y que, pese a la insistencia a la hora de reclamarlas, la empresa se escuda en que no las abonará hasta que no se unifiquen los dos ERES concursales puestos en marcha (uno para Pullmantur SA y otro para Pullmantur Cruises SL). De hecho, el consejero delegado de Pullmantur, Richard J.Vogel, remitió un correo electrónico el pasado viernes a toda la plantilla, al que ha tenido acceso Cinco Días, en el que se aseguraba que se procedería al pago de la nómina "en los próximos días".

Ese impago ha agravado la delicada situación de los trabajadores, ya que el 90% de la plantilla se encuentra desde abril en un ERTE al 100% y el restante 10% se encuentra al 50%. A ello se une la amenaza de que a partir de octubre puedan ver reducidas sus nóminas en el marco de la nueva amplicación de los ERTE. Otro dato que revela la crítica situación de la firma es que Pullmantur deberá abandonar la sede central que tiene en el Campo de las Naciones el próximo 30 de septiembre por impago del alquiler.

Pullmantur está participada al 51% por Cruises Investment Holding, propiedad del fondo Springwater, y el otro 49% le corresponde a Royal Caribbean. Los trabajadores denuncian que el brazo ejecutor de toda esa estrategia ha sido Royal Caribbean, cuya intención, según revelan, es la de liquidar Pullmantur con el menor coste posible, "ya que no le encaja en su estrategia de empresa crucerista de lujo". De hecho aseguran que dos de los tres barcos de la flota de Pullmantur ya han sido desguazados en Turquía y que el tercero está atracado en Grecia a la espera de también ser achatarrado. La promesa de Royal Caribbean de renovar el barco Grandeur of the Seas para integrarlo en Pullmantur tampoco saldrá adelante, ya que finalmente dentro de su flota. "Toda la cartera de clientes de Pullmantur la han desviado a su compañía. No hay plan de viabilidad".

Dos de los tres barcos han sido desguazados y el tercero está en Grecia esperando para ser achatarrado

Vogel rechaza esas críticas. "Estamos trabajando incansablemente en la elaboración de un nuevo plan de negocio que suponga la vuelta a la operación y que avale la viabilidad de la Compañía. Estamos barajando diferentes escenarios y contemplando multitud de variables en el corto, medio y largo plazo entre las que se encuentran la posible llegada de la vacuna, el impacto de la crisis sanitaria en la economía y la evolución de la pandemia no solo en España, también en Europa y en Latinoamérica, donde están nuestros principales mercados y donde navegamos", recalca el consero delegado que apunta que al estar los barcos que operábamos fuera de servicio, "estamos evaluando las diferentes oportunidades disponibles en el mercado para encontrar aquellas que se adapten a las características de nuestros clientes y producto".

Las sospechas de los trabajadores se han visto refrendadas por el administrador concursal, que ha visto indicios de una posible declaración del concurso como culpable, tal y como avanzó el diario Vozpopuli, lo que apuntaría directamente a los dos accionistas y a sus administradores como responsables directos "por haber generado o agravado el estado de insolvencia de la empresa mediando dolo o culpa grave".

Normas
Entra en El País para participar