Pullmantur presenta concurso de acreedores al afrontar nueve meses sin ingresos

Los dos accionistas de la cruceristas, Royal Caribbean y Cruises Investments, aseguran que no había otra solución

 Richard J. Vogel, consejero delegado de Pullmantur.
Richard J. Vogel, consejero delegado de Pullmantur.

Pullmantur no va a resistir nueve meses sin ingresos y los dos mayores accionistas de la cruceristas (Cruises Investments, con un 51% del capital, y Royal Caribbean, con el 49% restantes) han optado por solicitar el concurso de acreedores en España para tratar de reorganizar el desequilibrio financiero de la compañía. En un comunicado, la dirección de Pullmantur reconoció que el impacto sin precedentes de la crisis del coronavirus ha obligado a solicitar el concurso y que la noticia se comunicó a los empleados con anterioridad a su petición a las autoridades españolas. "A pesar de los esfuerzos realizados en 2019 para conseguir un incremento del negocio, gracias en gran medida a la implicación de los trabajadores, los vientos de cara causados por la pandemia han sido demasiado fuertes para que Pullmantur pueda afrontar esta situación sin una reorganización".

Esos vientos de cara se tradujeron en que la empresa dejó de navegar desde que arrancó la pandemia en marzo y ha tratado en vano de volver a retomar la actividad hasta en dos ocasiones hasta que finalmente optó por suspender todas las operaciones hasta el próximo 15 de noviembre. Pese a que cerró el pasado ejercicio con un incremento de ventas del 5% hasta los 360 millones de euros, de los que dos tercios procedieron de la venta de cruceros y de los que la mitad vinieron de España, los problemas económicos los arrastraba desde 2018.

En los resultados de ese ejercicio, la auditora PwC ya alertaba de que la compañía registró un patrimonio negativo de 90,6 millones de euros. “Los administradores de la sociedad dominante han formulado las cuentas anuales consolidadas bajo el principio de empresa en funcionamiento en el entendimiento de que el Grupo cuenta con la liquidez suficiente para atender las obligaciones futuras durante los próximos 12 meses”, remarcó el auditor. De hecho, el beneficio de 29,5 millones con el que cerró ese ejercicio sirvió para maquillar pérdidas, ya que se recuperaron 34 millones del deterioro experimentado por la marca desde 2006, coincidiendo con la adquisición por parte de Royal Caribbean.

Una previsión de liquidez que finalmente no se ha cumplido como consecuencia de la paralización total del negocio. Y para compensar a los clientes que ya tenían contratado un crucero, Royal Caribbean ofrecerá a todos los afectados cambiar el viaje contratado con Pullmantur por otro de algunas de las marcas de Royal Caribbean. El segundo accionista de Pullmantur destacó, no obstante, que los detalles serán detallados a los afectados en las próximas semanas.

Normas
Entra en El País para participar