Qué ofrecerán Bankia y CaixaBank a sus 20 millones de clientes

No habrá cambios en las hipotecas, pero podrían subir las comisiones por servicios.

Hay grandes divergencias en las hipotecas a tipo fijo y en la gestión de fondos

Fusion Bankia CaixaBank Pulsar sobre el gráfico para ampliar

CaixaBank y Bankia han dado luz verde a su fusión, que alumbrará un gigante bancario en España con unos 20 millones de clientes. Los usuarios de cada entidad se preguntan qué pasará con sus productos contratados, como las hipotecas, las cuentas, las tarjetas, los préstamos o los fondos de inversión. Por el momento, nada cambia. El que será presidente del nuevo banco, José Ignacio Goirigolzarri, insistió el viernes en que CaixaBank y Bankia “seguirán compitiendo hasta que se culmine la fusión”, lo que está previsto para el primer trimestre del año próximo. Mientras tanto, cada entidad conservará su propia política comercial pero, una vez fusionadas, habrá que unificar una estrategia en la que CaixaBank, la entidad dominante, llevará previsiblemente la voz cantante.

Las dos entidades tienen numerosos puntos en común en su filosofía de negocio y relación con el cliente, fruto de su pasado como cajas de ahorros, pero difieren en importantes aspectos. La política de comisiones de CaixaBank es más exigente que la de Bankia, que no ha apostado con la intensidad de CaixaBank por las hipotecas a tipo fijo y que cuenta con un negocio de fondos de inversión mucho más débil. CaixaBank es líder en seguros y planes de pensiones y los clientes de Bankia verán finalizada su relación con Mapfre, hasta ahora histórico proveedor de seguros de la entidad. Así, la fusión pasa por que Bankia rompa su alianza con esa aseguradora.

En principio, no cambia nada, pero CaixaBank impondrá su política comercial

La consultora Álvarez & Marsal asegura que “los precios se suelen alinear, y pocas veces en perjuicio de los clientes”. Por su parte, los expertos de HelpMyCash advierten de que serán los clientes que procedan de Bankia los que deberán adaptarse en mayor medida, puesto que CaixaBank absorberá la entidad y tendrá el 74,2% del capital del nuevo banco.

La entidad resultante deberá mantener las condiciones de los préstamos y de las hipotecas vigentes, al ser acuerdos firmados ante notario. Sin embargo, el nuevo grupo podrá modificar unilateralmente las cláusulas de las cuentas y también de las tarjetas, dado que son productos que están soportados por contratos de duración indefinida. Eso sí, es obligatorio notificar al cliente la aplicación de las futuras tarifas y la posibilidad de cancelación del producto sin coste. El código de la cuenta, el IBAN, si varía, es la propia entidad la que se encarga de redireccionar los recibos y las domiciliaciones en cuenta. Únicamente el cliente deberá facilitar la nueva numeración para los nuevos pagos. Además, tras la fusión, los clientes podrían recibir tarjetas nuevas en sustitución de las antiguas, aunque no hayan caducado.

Mapfre dejará de ser el proveedor de todos los seguros de los clientes de Bankia

En Álvarez & Marsal explican que las estrategias comerciales de las entidades financieras cambian a menudo, muy supeditadas también a lo que haga la competencia. Creen, no obstante, que el nuevo banco no hará cambios drásticos, al menos en un principio, dado que “lo primero que van a proteger es a sus clientes”. Opinan que “si empiezan a subir algunos precios y comisiones, puede haber fuga de clientes a otras entidades”.

Comisiones

Actualmente, en lo relativo a las comisiones, las políticas de CaixaBank y Bankia premian la vinculación del cliente con cero comisiones en los servicios básicos, aunque con un diferente grado de exigencia. Ambas entidades requieren ingresos domiciliados en cuentas o dinero invertido en productos de inversión para acogerse a sus programas que eximen de pagar comisiones. En concreto, en Bankia, a los clientes que solo tengan la nómina se les aplica una comisión de seis euros al mes (72 euros al año), excepto a los titulares de la Cuenta On. Sin vinculación, la comisión es de 14 euros al mes (168 euros anuales).

Por su parte, CaixaBank no cobrará comisiones en caso de domiciliar la nómina por encima de 600 euros, una pensión superior a 300 euros al mes o mantener 20.000 euros en productos de inversión. Además, será deberá cumplir uno de los siguientes requisitos: realizar al menos tres compras con tarjetas al trimestre o tener domiciliados dos recibos o más. La tarifa será de 15 euros al trimestre (60 € al año) sin recibos ni tarjetas y de 60 euros al trimestre o 240 euros al año sin vinculación. Fuentes de la entidad que preside Jordi Gual detallan que el programa Día a Día engloba ya todas las cuentas corrientes y unifica sus condiciones. Pero estos cambios no afectarán a los clientes de la cuenta Imagin, la Cuenta Social, las cuentas HolaBank-Living Solutions o la Cuenta de Pago Básica.

CaixaBank cobrará hasta 240 euros al año a los clientes no vinculados por tener una cuenta

En los últimos años, y ante el escenario de tipos negativos para la banca y tasas rectoras cero del BCE, las entidades financieras han tendido a incrementar la vinculación de los clientes a cambio de menores comisiones. “No es tanto tener muchos clientes, sino muchos clientes vinculados”, precisan en Álvarez & Marsal, donde aseguran que “la nómina es el producto estrella, dado que permite conocer la situación financiera de un cliente y ofrecerle productos cruzados”.

Los expertos coinciden en que CaixBank y Bankia trabajan mucho en la fidelización del cliente. “La estrategia comercial de ambas entidades sitúa al cliente en el centro, fomentando la gestión discrecional y personalizada, con un mayor foco en la transformación digital en el caso de Caixabank y en el impacto social y medioambiental, en el caso de Bankia”, apuna María Rodríguez González, consultora del área de banca de AFI. Con todo, cada una tiene sus puntos fuertes. CaixaBank es muy potente en créditos y seguros, mientras que es más prudente en hipotecas. Como recuerda Nuria Álvarez, analista financiera de Renta 4, el tipo de negocio de CaixaBank se dirige más a créditos a empresas y al consumo, mientras que Bankia está más posicionada en crédito hipotecario.

Actualmente, Bankia tiene en cartera dos hipotecas, una a tipo variable (desde euríbor más un diferencial del 0,99%) y otra a tipo fijo (desde el 2,16% TAE). Los intereses aplicados varían en función del importe de la nómina, que es el único requerimiento para su contratación. CaixaBank, en cambio, hace años que se centró en los tipos fijos y solo publicita abiertamente un préstamo fijo con intereses que parten del 4,113% TAE, bonificado por domiciliar la nómina, recibos, uso de tarjeta y contratación de seguros y un servicio de alarmas. “Tras la absorción, lo más probable es que la nueva oferta hipotecaria se parezca más a la de CaixaBank que a la de Bankia”, aseveran en HelpMyCash. Fuentes de CaixaBank aclaran que cualquier producto se puede negociar con el cliente y se personaliza en función de su perfil.

CaixaBank también destaca en el negocio de los fondos de inversión, donde ha apostado fuerte por la gestión discrecional de carteras a través de su propia gestora, CaixaBank Asset Management, la primera de España en activos gestionados. La entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri, por su parte, cuenta con Bankia Gestión Experta, que ofrece una gestión activa de acuerdo con el perfil inversor, con una alta diversificación que se lleva a cabo a través de fondos.

Los clientes de Bankia tendrán acceso a la gestión de carteras de CaixaBank

Bankia ha conseguido aumentar su cuota de mercado en fondos hasta el 7,38%, con unos 19.684 millones de euros gestionados, mientras que CaixaBank atesora una cuota del 17,5% con más de 46.520 millones bajo gestión, según datos de Inverco. Juntas, tendrían una penetración en este mercado de casi el 25%, con una oferta de más de 360 fondos de inversión. “La oferta de cada entidad después de la fusión la estudiarán detenidamente. Previsiblemente, reducirán su oferta para no duplicar productos”, indican en Inverco. “Los clientes tendrán acceso a una gestión del ahorro y de productos y seguros de las mejores de España”, inciden en Álvarez & Marsal. Fuentes del mercado sostienen que los clientes de Bankia deberán previsiblemente traspasar sus fondos de inversión y planes de pensiones a los que comercialice la nueva entidad. Los traspasos no tienen efectos fiscales. Actualmente, los dos mayores fondos de CaixaBank son el CaixaBank Master Renta Variable Usa Advised By y el CaixaBank Master Renta Fija Privada Euro.

La entidad que nacerá de la fusión tendrá una red comercial más grande, con más de 6.000 oficinas, aunque habrá cierres para reducir costes. Con todo, será una ventaja para los clientes, dado que Bankia que tiene menor presencia regional. El número de cajeros podría variar. En la actualidad, CaixaBank cuenta con 9.400 cajeros distribuidos en toda España, mientras que Bankia dispone de 5.400. En una fusión bancaria se cuida a los clientes y, probablemente, se les hará mejoras en las condiciones”, sentencian en Álvarez & Marsal.

Las cifras del nuevo gigante bancario en España

Cuota de mercado. La nueva entidad, que mantendrá la marca CaixaBank, será el mayor banco de España, con unos activos totales de 664.000 millones de euros. El grupo reforzará su liderazgo en banca retail en España, con más de 20 millones de clientes y la primera posición en cuota de mercado de todos los productos clave: depósitos (24%), créditos (25%) y ahorro largo plazo (29%), que incluye los seguros de ahorro, los fondos de inversión y los planes de pensiones. Además, ostentará casi el 30% de las hipotecas del país. Tendrá 10 millones de clientes digitales en España.

Volumen de negocio. La cartera de crédito bruto alcanzará los 368.500 millones de euros, mientras que los recursos de los clientes sumarán 555.400 millones y los activos fuera de balance (que incluyen planes de pensiones y fondos de inversión) se situarán en 128.900 millones.

Oficinas y empleados. La entidad combinada tendrá presencia en alrededor de 2.200 municipios y en 290 será la única con representación. Contará con 6.300 oficinas y 51.500 empleados.

Normas
Entra en El País para participar