Intermoney despunta en inversión sostenible con su fondo de renovables

El instrumento está diseñado para dar una rentabilidad del 8-9% al inversor

De izquierda a derecha, Constantino Sotelo, Íñigo Bilbao y Pablo Goizueta, equipo de gestión de Lynx Renovables Iberia.
De izquierda a derecha, Constantino Sotelo, Íñigo Bilbao y Pablo Goizueta, equipo de gestión de Lynx Renovables Iberia.

Intermoney lanzó a través de su fondo Lynx Renovables Iberia una nueva línea de negocio con vehículos de inversión directa en activos alternativos. La conciencia social y el apoyo gubernamental a la transición energética coinciden con un momento de bajos tipos de interés y alta volatilidad en los mercados. Intermoney ofrece la posibilidad de invertir en activos de bajo riesgo, carácter anticíclico, con flujos de caja estables, rentabilidades atractivas y distribuciones de caja anuales.

El grupo CIMD, principal compañía independiente en el sur de Europa en intermediación, consultoría, gestión de activos, titulización y energía, amplió a finales de 2019 su oferta al incorporar a su firma de servicios de inversión (Intermoney Valores) un equipo experto en energías renovables que procedía de Plenium Partners. Dicho equipo lanzó a comienzos de marzo, justo antes de la marejada bursátil del Covid-19, este fondo de capital riesgo, cuyos artífices son Constantino Sotelo, Íñigo Bilbao y Pablo Goizueta.

Lynx tiene una vida de siete años: los dos primeros son el periodo de inversión y los cinco siguientes, el periodo de optimización financiera y operativa de los parques. El objetivo, explica Sotelo, cogestor del instrumento, pasa por “vender la cartera de proyectos en el año siete para que el inversor obtenga una rentabilidad neta entre el 8% y el 9%, con dividendos anuales durante la vida del fondo en el entorno del 5% al 6%”.

Este 'private equity' invierte en sociedades no cotizadas propietarias de parques de generación eléctrica con fuentes renovables, y que cumplen tres características que Bilbao, otro de los gestores del vehículo, enumera: “Diversificación tecnológica, principalmente solar fotovoltaica y eólica, y quizá más adelante termosolar o minihidráulica; diversificación en parques con ingresos regulados según el real decreto de producción de energía eléctrica a partir de fuentes de energía renovables y parques no regulados con ingresos de mercado; y la posibilidad de invertir tanto en España como en Portugal”.

“Ya hemos completado nuestra primera inversión y planeamos cerrar dos adquisiciones más en las próximas semanas, con rentabilidades y proyección de dividendos en línea o superiores a las objetivo”, revela Goizueta, la tercera pata de este fondo.

Este vehículo apuesta por la energía eólica y fotovoltaica en España y Portugal

La andadura de Lynx Renovables Iberia se topó ya desde sus inicios frente al enemigo invisible de los mercados en este imprevisible 2020: la pandemia de coronavirus. “Nuestras primeras operaciones ya recogen en la valoración los efectos de la pandemia. La principal consecuencia de la pandemia en el sector eléctrico ha sido una caída notable del precio medio del mercado mayorista”, valora Sotelo, en referencia a la paralización de la actividad y al desplome del precio del petróleo.

“Si bien es una situación coyuntural, fruto de un shock sin precedentes en la demanda eléctrica, esto refuerza nuestra estrategia de inversión: la importancia de diversificar mercados, regulaciones y tecnologías, y la importancia de entender los riesgos de este tipo de inversión, especialmente los precios de pool [mercado mayorista de la energía] a largo plazo”, añade.

Respecto al Covid-19, el equipo gestor de Intermoney considera que ha generado una “muy buena oportunidad” para comprar debido al incremento de la “necesidad vendedora de algunos propietarios”.

Cambios del mercado

La implementación de los criterios de inversión responsable (factores medioambientales, sociales y de gobierno corporativo, ESG por sus siglas en inglés) puede parecer un viejo conocido por lo mucho que suena dentro del mundo financiero. Sin embargo, apunta Bilbao, “en España, hasta hace pocos años, no existían instrumentos de inversión específicos en energías renovables”.

Debido a esa carencia, “la única forma de acceder al mercado era vía inversión directa, invirtiendo directamente en las plantas o de forma indirecta mediante inversión en cotizadas con exposición al sector”. Su compañero Goizueta lo secunda y apunta que en los últimos años han surgido “varias iniciativas de banca privada abiertas a pequeños inversores, pero principalmente centrados en el mercado fotovoltaico, debido a la menor complejidad técnica que ofrecen”. No obstante, se realizaban “en la mayoría de los casos en la fase de promoción, con los riesgos de promoción, regulatorio y de mercado que ello conlleva”.

Intermoney, fruto de esa estrategia conservadora, pone el foco en los parques nuevos con ingresos de mercado, compra “siempre” proyectos que ya hayan obtenido todos los permisos y licencias necesarios para iniciar la construcción. “No vamos a participar en la fase de promoción y desarrollo, que es otro negocio con un riesgo superior”, aclara Sotelo.

Estrategia conservadora

  • Tamaño pequeño. Un fondo pequeño permite a este producto ser “selectivo en las oportunidades que elegimos perseguir, no necesitando competir en procesos de gran tamaño”. Así, añaden sus gestores, evitan el “riesgo de colocación si dejamos pasar oportunidades que consideramos tienen precios por encima de lo razonable”.
  • Variedad. La posibilidad de invertir en distintas tecnologías amplía el número de oportunidades a las que se tiene acceso. “Gracias a nuestra experiencia en diversas tecnologías nos permite acceder a mercados con mayores barreras de entrada (eólico, minihidráulico o termosolar), evitando la burbuja fotovoltaica y aportando valor a través de la gestión de asuntos complejos desde el punto de vista técnico”. Este instrumento, añaden sus gestores, “diversifica el riesgo de una caída del precio de captura que tienen las tecnologías renovables, en especial la fotovoltaica, en el largo plazo”.
  • Sobre seguro. Lynx Renovables Iberia invierte mayoritariamente en proyectos con ingresos regulados, que se han venido encareciendo desde el cambio regulatorio de 2014, pero que siguen “en unos niveles de rentabilidad/riesgo atractivos a nuestro modo de ver. No tenemos prisa ni necesidad de comprar parques de reciente construcción, con ingresos dependientes fundamentalmente del mercado pool”.
Normas
Entra en El País para participar