Escarrer reclama un plan de apoyo al turismo de 35.000 millones de euros

Prevé que la ocupación no llegará al 50% en julio y que solo abrirá el 50% de hoteles

Gabriel Escarrer, consejero delegado de Meliá y presidente de Exceltur
Gabriel Escarrer, consejero delegado de Meliá y presidente de Exceltur

Gabriel Escarrer, consejero delegado de Meliá y presidente del lobby Exceltur, ha reclamado al Ejecutivo que dote el Plan Estratégico del Turismo con 35.000 millones de euros para compensar al menos parcialmente los más de 43.000 millones de pérdidas que acumula por la crisis de la Covid-19.

Para hacer esos cálculos, Escarrer ha tenido en cuenta que España recibirá en torno a 140.000 millones de euros, de los que la mitad serán transferencias directas y la otra mitad préstamos en condiciones ventajosas, y que la recomendación de Bruselas es que se destine un 25% de esos fondos al sector turístico. “Si se traslada ese esfuerzo a España, el plan de apoyo al turismo que ha anunciado el Gobierno debería rondar los 35.000 millones de euros, que tendrían además un extraordinario efecto tractor sobre la economía y el empleo en general”, ha recalcado en un comunicado.

Esta petición choca con el plan puesto en marcha por el actual Gobierno, que limita las ayudas al turismo a 2.651 millones, de los que 2.500 millones son avales del ICO para acceder a créditos bancarios y sólo 151 millones serán transferencias a fondo perdido, “que deben dedicarse a objetivos concretos que no ocupan en esta situación de emergencia la primera prioridad empresarial”, señala Escarrer. En su opinión, las ayudas deben ser fundamentalmente no reembolsables, “para no volver a financiar más las pérdidas, sino para aliviarlas y seguir adelante”.

El primer ejecutivo de Meliá también se mostró muy contrariado con la fijación de la cuarentena al turismo extranjero hasta el 1 de julio. “Es preciso no poner más palos en las ruedas de los necesarios. Determinadas actuaciones políticas a veces penalizan al sector”, recalcó. Ese veto al turismo extranjero traerá, según Escarrer, trágicas consecuencias, “como el hecho de que a partir de 15 de junio los alemanes podrán comenzar sus vacaciones en todos nuestros países competidores, pero no en España”.

Todo ello le lleva a prever que la ocupación en julio no llegará al 50% en los principales destinos de sol y playa en España y que solo abrirán la mitad de los hoteles, por lo que consideró imprescindible extender y flexibilizar los ERTE y diseñar un plan de ayudas fiscales y de incentivos a largo plazo tal y como reclama este organismo.

 

Normas
Entra en El País para participar