Solo un tercio de los hoteles en España prevé abrir sus puertas en verano

La ocupación debe superar el 40% de las plazas para no perder dinero. Baleares será la más afectada por su dependencia del viajero alemán.

Turistas en la playa de Las Canteras en Las Palmas de Gran Canaria
Turistas en la playa de Las Canteras en Las Palmas de Gran Canaria

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, abrió el sabado las puertas de España para la llegada de turistas extranjeros a partir de julio. Un mensaje bien recibido por los operadores turísticos y que despertó el ansia por encontrar plazas para verano. La agencia de viajes online Destinia certificó que las búsquedas de hoteles en España se dispararon en torno a un 150% durante el fin de semana.

Sin embargo, los empresarios hoteleros no ocultan su pesimismo ante la compleja situación que viven los tres mayores mercados emisores de viajeros: Francia ya ha recomendado a sus turistas que no viajen a España este verano, Reino Unido ha fijado una cuarentena hasta mitad de junio, lo que de facto obligará a sus turistas a no viajar, y Alemania solo transportará turistas a destinos limpios de coronavirus, lo que limita las posibilidades a Baleares y Canarias.

En ese contexto han optado por estrategias conservadoras para esta temporada alta e irán abriendo paulatinamente y solo si les cuadran los números. Miguel Vázquez, director general de Hoteles en Collliers España, recalca que para abrir tienen que alcanzar como mínimo un 40% de ocupación para llegar a un punto de equilibrio en el que no pierdan dinero. “En esa ecuación todavía no está incluida la renta que tienen que pagar al propietario por lo que a muchos no les saldrán las cuentas”, recalca. Por ahora, las cancelaciones siguen siendo superiores a las reservas y las previsiones para julio y agosto no alcanzan ese porcentaje del 40% en la mayoría de casos, por lo que muchos optarán por seguir cerrados, aunque eso les suponga un coste mensual cercano a los a 70.000 euros para un hotel vacacional de 200 habitaciones.

De esta manera, las cadenas con hoteles en propiedad, como es el caso de RIU o Iberostar, cuentan con una mayor ventaja que las que tienen que abonar alquileres a la hora de asumir una apertura que les dejará pocos beneficios. Vázquez matiza que los destinos dependientes del turismo nacional también parten con ventaja frente a los que se nutren de viajeros extranjeros, ante la falta de visibilidad de cuanta demanda se va a recuperar con la conectividad con los grandes emisores como Alemania. Y el gran damnificado es Baleares. “Habrá muchos hoteles que no volverán a abrir hasta la Semana Santa de 2021”, advierte Vázquez.

Canarias puede convertirse en el destino invernal de la UE si se logra controlar el virus

Un mensaje refrendado por el grupo hotelero Palladium, propiedad de la familia Matutes y uno de los más fuertes en el archipiélago balear, que reconoce que habrá hoteles de temporada que no abrirán si no hay garantía de contar con turismo internacional. En el otro lado está Canarias que se podría beneficiar de una mayor aportación de turismo nacional en temporada alta y de convertirse en el destino refugio de Europa en invierno, si la pandemia se controla y se recupera por completo la conectividad con Reino Unido, Alemania y Países Nórdicos.

Todas las fuentes empresariales consultadas coinciden en apuntar que no van a abrir todos los establecimientos para temporada alta y que como mucho se llegará a un tercio de los hoteles que tienen en España. A la debilidad de la demanda se une otro factor determinante. Las grandes cadenas tienen a todos sus trabajadores con el empleo suspendido hasta que decaiga el estado de alarma, algo que podría suceder a finales de junio o principios de julio. Gonzalo Fuentes, responsable de turismo de CC OO, recalca que hay consenso entre empresarios y trabajadores para ampliar la vigencia de estos expedientes más allá del estado de alarma. “Todas las actividades turísticas tienen que ser reconocidas como especialmente afectadas por el coronavirus y poder alargar los ERTE hasta final de año”.

Esa fue la petición que le presentaron el pasado viernes la Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV) y la Federación Empresarial de Asociaciones Territoriales de Agencias de Viajes Españolas (Fetave) a la ministra de Industria, Turismo y Comercio, Reyes Maroto, en la que exigían que los ERTE por fuerza mayor se extendiera hasta marzo de 2021.

Meliá se anota una subida del 27% en una sola sesión

Cotizadas. Los cinco grandes valores del turismo que cotizan en la bolsa española (Meliá, IAG, Aena, Amadeus y NH) registraron fuertes subidas en la sesión de ayer. Los analistas lo achacaron al mensaje de optimismo lanzado el sábado por Pedro Sánchez respecto a que la temporada turística no estaba perdida en España. “El turismo nacional volverá a finales de junio y el turismo extranjero el 1 de julio”, recalcó. La mayor subida la protagonizó Meliá, con un alza del 26,8%.

Cuarentena. Solo faltaba por saber cómo se iba a conjugar esa apertura de fronteras con el establecimiento de una cuarentena de catorce días para los turistas extranjeros que visitaran España durante el estado de alarma. El Gobierno despejó definitivamente ayer esa incógnita al anunciar que esa cuarentena se levantará finalmente el próximo 1 de julio.

TUI. Fritz Joussen, consejero delegado de TUI, valoró muy positivamente el mensaje desde España. “Ahora podemos planificar vacaciones para visitar Mallorca, las costas de la península española y las Islas Canarias y hacer una oferta a nuestros clientes. Después de Grecia, Chipre, Croacia y Bulgaria; España ahora también ha proporcionado claridad para el comienzo de la temporada de vacaciones”, aseguró.

Normas
Entra en El País para participar