Turnos para comer y reservas para la piscina: así será la apertura segura de los hoteles

Bruselas recomienda que se garantice la distancia social y metodos electrónicos para entrar, salir y pagar en el establecimiento

Turnos para comer y reservas para la piscina: así será la apertura segura de los hoteles

La Comisión Europea ha presentado esta mañana los detalles del plan de desescalada que recomienda a la industria hotelera para garantizar una estancia segura a sus clientes en la temporada alta más difícil de los últimos años. Muchos de los requisitos ya se están aplicando en los protocolos particulares que está aplicando cada hotel o cadena hotelera, aunque la guía presentada esta mañana puede servir de referencia para los establecimientos que opten por abrir en los meses de verano.

En primer lugar, la guía fija como prioridad que se adopten medida que garanticen la distancia social (entre 1,5 metros y 2 metros) en áreas comunes, donde los clientes no podrán juntarse más allá de 15 minutos. Ese principio no ese aplicará en el caso de aquellas personas que pertenezcan a un mismo grupo. El proceso de entrada y de salida del hotel, que tradicionalmente se hacía en el mostrador del establecimiento, se hará de forma digital. También habrá que establecer una reserva para comer o cenar o para visitar la piscina o el gimnasio, con el fin de evitar aglomeraciones. El documento elaborado por la Comisión Europea también invita a las empresas a aplicar medidas alternativas, como paneles de cristal o plástico e incluso máscaras, cuando la distancia social no pueda ser mantenida y "hacer que se cumplan las separaciones en playas, piscinas, cafeterías, bares y restaurantes".

Ese es uno de los principales puntos de conflicto que se ha producido en el caso de los bares y restaurantes situados en autonomías que han entrado en la fase 1. El beneficio que supone contar con un 30% de aforo en terrazas se ha visto diluido por las aglomeraciones de personas y la imposibilidad de controlar o dispersar esas concentraciones, lo que ha llevado a muchos establecimientos a echar el cierre ante posibles sanciones.

El protocolo también establece que los propietarios tendrán que garantizar medidas higiénicas en spas o piscinas y que todas las instalaciones preparadas para niños, como las guarderías, uno de los servicios más demandados en verano, deben estar cerrados. Asimismo recuerda que los grandes eventos en los que puede haber grandes concentraciones, deben permanecer cerrados.

 

Normas
Entra en El País para participar